Plenamente orgullosas, por Elisa Aguilar

Plenamente orgullosas, por Elisa Aguilar

No es un tópico: la Liga Femenina Endesa 2020-21 puede ser la mejor de la historia. Y tampoco es simplemente un deseo: es, a pesar del complicado momento que viven las competiciones debido a las restricciones por la crisis sanitaria, lo que transmiten jugadoras, entrenadores y entrenadoras, clubes e incluso una afición, que siempre ha sido extraordinariamente fiel pero que además año a año va aumentando su seguimiento.

El regreso a nuestra Liga de muchas de las jugadoras de la Selección que en anteriores temporadas jugaban en clubes de fuera de España es sin duda uno de los factores más destacables. Su imagen con la camiseta de España, en una etapa, además, históricamente exitosa en todas las competiciones –Juegos Olímpicos, Mundiales y Eurobasket-, da lógicamente más valor a la competición.

Pero no es ni mucho menos la única razón. Está también el más que positivo impacto de los nuevos sistemas de competición implantados en los últimos años: el aumento del número de equipos, y especialmente de los implicados en los playoff al título, la ampliación a ocho equipos y siete partidos de la fase final de la Copa de la Reina y la potenciación de la Supercopa gracias a su nuevo formato de Final a Cuatro. Cambios que han conseguido los objetivos perseguidos porque han abierto las puertas de los momentos más emblemáticos de la temporada a más clubes, más equipos, más jugadoras y más aficiones.

Todo, por supuesto, con el empeño de la FEB en multiplicar los altavoces de la Liga Femenina Endesa, que está ofreciendo también excelentes resultados. Teledeporte, Canal FEB y Twitter dan la cobertura más completa y detallada de la que nunca ha gozado la competición, y la respuesta, traducida en datos de seguimiento, está siendo espectacular.

Y finalmente, sin olvidar que este gran momento que vive la Liga Femenina Endesa arrastra a toda la pirámide: a las más jóvenes, que siguen haciendo del baloncesto el deporte con más licencias de mujeres en nuestro país, y a una Liga Femenina 2 que cuenta con más clubes y equipos que nunca con la ilusionada aspiración de alcanzar la elite.

El apoyo de una marca como Endesa, que ha dado una muestra más de su incondicional compromiso dando su nombre a la Liga, ha sido y está siendo un pilar imprescindible en este crecimiento, poco menos que impensable hace apenas unos años pero del que hoy, quienes amamos a nuestro baloncesto femenino, nos sentimos plenamente orgullosas y orgullosos.

Elisa Aguilar, Directora de la oficina Ligas FEB

JORGE GARBAJOSA: EL ÉXITO DE LA CONTINUIDAD