Una primera toma de contacto

Una primera toma de contacto

Antonio Rodríguez

Con el primer enfrentamiento de la Selección Española anoche ante Lituania en Pamplona (78-70) se inició la fase de preparación de este Eurobasket. Entrar en dinámica de partidos, dejar apartados algunos entrenamientos, que ya llegan a resultar tediosos para estos jugadores, era una aclaración precisa de Sergio Scariolo a modo de previa, manejando unos hombres con ganas ya de “mambo”. Y sin Rudy Fernández (por el fallecimiento de su abuelo) junto a la baja ya sabida de Marc Gasol, que esta vez lo tomó com descanso, tocaba hacer probaturas ante otra selección, Lituania, que si de ‘mambo’ hablamos, la tendrá ya desde la fase previa, encuadrado en el grupo de la muerte, junto a Australia y Canadá, sin olvidarnos de Senegal.

Las ganas y los deseos de los nuestros por agradar, por hacer las cosas bien, eran proporcionales a la falta de conjunción y rodaje, más que lógicos, en el intento de desperezar unas neuronas y unos músculos post vacacionales, que también deberán entrar en dinámica. Y vimos arriesgadas defensas zonales, como una 3-2 con enorme presión arriba, que necesitarán de entrenos y ponerlo en práctica en estos amistosos, para encontrar el cuidado en las esquinas preciso, se perdieron rebotes en la canasta españolas y los tirones en el ritmo se mostraron dentro de un sentir por hacer bien las cosas. Porque se intentó y por eso se ganó, arrancando grandes ovaciones a la parroquia del Navarra Arena en Pamplona, que abarrotó sus imponentes 11.800 localidades.

Porque ante las bajas ya comentadas, resultó más que interesante que dos NBA, de los que deben coger el timón del equipo y ser importantes en ataque, hicieron exactamente eso: abanderar en ataque y con la estadística de ser los máximos anotadores. Willy Hernangómez (23 puntos) fue nuestro bastión interior en la mayor parte de los minutos y le puso tesón y acierto bajo el aro, arrancando a los lituanos un buen puñado de faltas personales. Y por otra parte, la intensidad de Ricky Rubio por defender en uno contra uno y amargar la existencia a los directores de juego lituanos, resultó tan gratificante como anticiparse en sus pases, robar balones y acabar con algunas bandejas llenas de fantasía, como la que realizó tras fintar pase a ambos lados de la pista. La ya habitual de Ricky, nada nuevo.

A partir de ahí, ir destensando muñecas, forzar carreras por buscan contragolpes y la defensa entre hombres muy altos (por eso las diferentes zonas pueden ser tan efectivas), muy activos, dando pie incluso al enfado de Pierre Oriola, botón de muestra de la voluntad por hacer bien las cosas y seguir con el bosquejo de un Equipo Nacional que tiene que ir cogiendo su forma poco a poco. Forma y roles en cada uno de los jugadores, en los que Sergio Scariolo destacó la falta de egoísmo de todos y la humildad en el esfuerzo porque todo salga bien. Que tienen baloncesto y mucho espectáculo y es cuestión de ejecutarlo. Que para ser el primer día de cara al público, está francamente bien. A seguir.