Los juniors de oro: 19 años... de aquellos campeones de 19 años

Los juniors de oro: 19 años... de aquellos campeones de 19 años

Antonio Rodríguez

Ayer, 25 de julio, se cumplieron 19 años de la gesta que aquellos chavales de 19 años lograron en tierras portuguesas: CAMPEONES DEL MUNDO. La generación de 1980 vencieron en el Mundobasket junior de Lisboa en 1999. Lo que eran jugadores con cuerpos de niños en muchos casos, con un desparpajo como no habíamos visto anteriormente, aunque sin tener claro sus futuros, nos desarmaron -y entusiasmaron- a todos con sus futuras carreras. De aquel conjunto que aquí les recordamos, vamos a extraer algunos de los fragmentos del diario publicado en acb.com sobre esa bendita experiencia. Retazos que nos auguraban muchas y buenas cosas. Que lo disfruten… y lo rememoren.

 

-          Felipe Reyes es el hermano de Alfonso, también de la cantera del Estudiantes, y ante los armarios rivales, parece estar en su hábitat natural. En ataque no aporta mucho. Le gusta encarar el aro más que a su hermano para entrar, porque es algo más alto y más rápido. Su importancia vino en elevar la agresividad en las zonas entre los nuestros. Y Germán Gabriel, un malagueño bastante duro, fue la sensación para mí. Era uno de los que no había oído hablar en absoluto. Y me encantó el juego de pies y su sapiencia en poste bajo, de espaldas al aro. Anotó 11 puntos, pero en los momentos farragosos y cuando peor se nos daba el rival.

-          Porque este equipo es una maravilla cuando corre.  Raül López estaba nerviosísimo, pero se quitó bastante lastre cuando comenzamos a correr. Ay, que aquello comenzó ser la tumba de Brasil. Berni Rodríguez, un chaval con un pundonor extraordinario y avispado como pocos, provocaba pérdidas rivales y saltaba al contragolpe como un resorte.Julio César González, un alero leonés con un físico muy potente, también tuvo su importancia. Pero el rey aquí era JuanCarlos Navarro.  Su aspecto es el más aniñado de todos, muy delgadito y su cuerpo aún está por hacer. Pero, señores, es para verle jugar. El más pícaro y "resabiao", les volvió locos en transiciones. No solamente era correr y acabar en bandejas sus canastas, sino que tiene un tiro que desesperaba a los cariocas que le esperaban bajo el aro, porque no llegaba hasta el final, sino que saltando a un par de metros del aro de distancia, impulsándose con una pierna, donde nadie se espera que lo haga, lanza un tiro con la mecánica y el gesto del brazo de una suspensión a una mano y por elevación, pero mucha elevación, hace que nadie llegue. Y ese balón tan bombeado, recurso de situaciones muy determinadas y complicadas para cualquier jugador, él la utiliza con mucha naturalidad. Ni que decir tiene que todas acaban dentro. Este chico ha nacido para jugar a esto.

-          Las cosas van funcionando. Las situaciones tácticas que habían trabajado van saliendo, y los chicos están contentos. Y esa alegría la plasma Germán Gabriel, "Yogui", el cabecilla del equipo a la hora de crear ambiente. Se arranca con una sintonía que invade la televisión en una cuña publicitaria estos últimos meses, y que todos siguen: "El único fruto del amor, es la banana, es la banana".

-          Navarro ha demostrado que el año que viene, con un poquito más de físico, puede ser estrella en categoría senior. Qué gozada verle jugar. ¡Qué mano tiene! La misma que veo en los entrenamientos. Cuando éstos acaban el global, Navarro se dedica a juguetear, coge un balón y en entradas a canasta, lo lanza muy, muy arriba -os aseguro que a 6-8 metros-, a ver si cuela alguna. Es francamente difícil, pero es que en todas las ocasiones toca el aro. Y luego se enzarza con Pau Gasol en un duelo a triples. Y aunque gane Navarro, ambos amigos se pican una y otra vez, hasta que "Gasolfa" gana alguna serie... para picarse más y seguir con su duelo. Porque la mecánica de Pau es, sencillamente, perfecta. CharlySáinz de Aja me comentó en una ocasión que en el torneo de Manheim del año pasado, en la semifinal frente a Estados Unidos, las primeros cinco canastas de Gasol en la primera mitad fueron cinco triples Los pobres yankees ni sabían ni por dónde les venían.

 

-          Otra de las maravillas que tienen los entrenamientos, es que puedes ver cosas insólitas que por regla general, nunca se dan en los encuentros. En esta ocasión es “Gasolfa”. quien de forma no muy convencida todavía, intenta en un par de ocasiones el mate desde la línea de tiros libres. Ver a un tipo de esa estatura tomar carrerilla y saltar desde tan lejos, es bastante impactante. Con esas piernas, con esos brazos tan largos extendidos… No lo consigue, pero se queda muy cerca.  

-          “Estaban bastante fastidiados tras la derrota ante Grecia. Y ahí Charly es fantástico -me cuenta Carlos Sergio, el segundo de a bordo en el plantel técnico-. Una vez todos juntos, comienza Alberto Gómez, el delegado de la Selección, a dar su particular charla a base de ánimos. “Venga chavales, que nosotros podemos...” prolongándose un buen período de tiempo con Charly callado, porque parecía no poder interrumpir. Después de un rato, Charly es cuando advierte a Alberto que quiere decir algo a los chicos, casi pidiendo permiso. 'Si no te importa... Total, será poco tiempo'. Esa reacción hizo gracia a los jugadores, que comenzaron a sonreír. El primer paso estaba dado. Continuó pidiendo a Berni que alegrara el cotarro con 'vamos, Bernardo, que tú te sabes los mejores chistes del grupo. Arráncate'. Y todo volvió a la normalidad”. Fantasmas fuera.

-          Mientras tanto, Charly Sáinz de Aja y Carlos Sergio están reunidos en el hotel, sacudiéndose el éxito de semifinales. “Oye, ¿y qué sabemos de Estados Unidos? Pues ni p... idea” Ambos se miran y sonríen. La verdad es que tan sólo les había dado tiempo a ver algo en aquellas sesiones televisivas que compartíamos en el hotel de Oporto, cuando el día de Australia emitieron el Estados Unidos-Argentina. “Nada, no te preocupes, que los echamos un vistazo ahora”. Eran las doce y cuarto de la noche. Tocaba preparar la gran final. “Realmente, teníamos el chip todavía de los argentinos. Pero con Estados Unidos era otra historia: eran mucho más previsibles. Allí, los pívots eran pívots, los blancos tiradores eran solamente eso, tiradores, y los bases buenos penetradores”. La atención finalmente se reducía en las suspensiones de los altos, puesto que tanto NickCollison como Michael Wright sabían aportar desde fuera, y que sus bases Keyon Dooling y Steve Logan, sobre todo éste último, no penetrasen a canasta, que ahí eran peligrosos. Un par de horas después, los deberes estaban hechos.

-          No la soltaba. “Raül lo vivió de una manera diferente” me cuenta Carlos Sergio. “Cuando veníamos en el autobús, mientras todo eran jolgorio, risas, bromas y abrazos, Raül estaba sentado, un poco más serio que el resto, agarrado al trofeo, abrazado a él”. Quizás este título era la justificación y la explicación a muchas cosas. Eso solamente lo sabrá él. Pero como el verdadero líder de este grupo, esa era su manera de sentirlo.