Pablo Hernández, la gran historia de superación del Planeta Mini 2018

Pablo Hernández, la gran historia de superación del Planeta Mini 2018
Pablo Hernández, jugador de la selección de la Comunitat Valencia

El Planeta Mini 2018 nos deja enormes momentos de emoción, adrenalina, pasión por el baloncesto pero también historias de superación como la de Pablo Hernández.    

Pablo dio sus primeros pasos en el Bétera y rápidamente llamó la atención del Valencia Basket donde sigue aprendiendo día a día. En este Planeta Mini 2018 ha lucido el dorsal 11 de la selección de la Comunitat Valenciana y asegura haber vivido una de las grandes experiencias de su vida.

 

Este alero valenciano es todo pasión, entrega y lucha. Unos valores que desde bien pequeño aplicó en su día a día para conseguir cumplir con todos los retos que se ha ido proponiendo porque la historia de Pablo es la de un niño que nació sordo y fue operado para ser implantado cuando tenía año y medio. 

Desde entonces horas y horas de médicos y logopedas para derribar cualquier muro que se pusiera en su camino.    

Tardó muchísimo tiempo en conseguir andar y hablar. "Cesto-Cesto" y "Pelota" fue una de sus primeras palabras ante el asombro de sus familiares para quien el baloncesto era un auténtico desconocido. Su madre no dudó en apuntar al pequeño Pablo a practicar baloncesto. 

 

Un deporte que parecía correr por sus venas como por arte de magia y que aterrizó su vida para ayudarle a superar todo tipo de obstáculos dentro y fuera de la pista.    

Generoso, solidario y con ganas de "jugar hasta que me jubile", el baloncesto ha sido el mejor motor para que Pablo siga cumpliendo sueños. Mientras tanto espera seguir los pasos de Damian Lillard (Blazers) su gran ídolo en la NBA.

Pablo, junto a su madre