SEÚL 1988: El último zarpazo del oso soviético

SEÚL 1988: El último zarpazo del oso soviético
Los segundos Juegos en Asia, tras los de Tokio en 1964, supusieron una cierta

Javier Ortiz Pérez

Lugar: Seúl (Corea del Sur).

Fechas: 17 al 30 de septiembre.

Número de participantes: 12.

Podio: URSS (oro), Yugoslavia (plata), Estados Unidos (bronce).

Logo de los Juegos Olímpicos de Seúl.
Logo de los Juegos Olímpicos de Seúl.

El origen:

Los segundos Juegos en Asia, tras los de Tokio en 1964, supusieron una cierta ‘normalización’, que ya ninguno de los dos grandes bloques optó por boicotearlos, como había sucedido en Moscú-80 y Los Ángeles-84. Sí faltaron por voluntad propia Cuba, Etiopía, Albania y Nicaragua, además de la vecina Corea del Norte, con la que las conversaciones para una organización conjunta no llegaron a buen puerto. En el sur la democracia había llegado hacía apenas un año. Ben Johnson, con su récord mundial en 100 metros y su posterior dopaje, fue el protagonista negativo.

Divac intenta parar a Sabonis en la final.
Divac intenta parar a Sabonis en la final.

El desarrollo:

...Mismo formato que cuatro años antes, con dos grupos de seis equipos y los cuatro primeros clasificándose para disputar los cuartos de final.

...En el A, Yugoslavia ganó en la jornada inaugural a la URSS (92-79), lo que le dio el primer puesto pese a perder en la última ante Puerto Rico. Balcánicos y soviéticos acabaron con 4-1, por delante de Australia y Puerto Rico (3-2). Muy lejos, la República Centroafricana (1-4) y el anfitrión (0-5).

...En el B, salvaje superioridad de Estados Unidos, que ganó sus cinco encuentros por un promedio de 36,5 puntos de diferencia. España ofreció buenas sensaciones (4-1), superando a Brasil (3-2) y Canadá (2-3). Fuera de la lucha por el título, China (1-4) y Egipto (0-5).

...En el momento de la verdad, los españoles, en un día negro, fallaron ante Australia (77-74) y no alcanzaron unas semifinales en las que sí se plantaron la URSS (110-105 a Brasil), Estados Unidos (94-57 a Puerto Rico) y Yugoslavia (98-73 a Canadá).

...En uno de los partidos más inolvidables de la historia olímpica, los soviéticos batieron a los estadounidenses (82-76), mientras que Yugoslavia se deshizo con facilidad de Australia (91-70).

Gomelski es ‘manteado’ por sus jugadores.
Gomelski es ‘manteado’ por sus jugadores.

La final:

Tras haber inflingido a Estados Unidos su segunda derrota en 52 años de baloncesto olímpico (la anterior databa de 1972 en Múnich y desde entonces ambos no habían vuelto a medirse), a la URSS no se le podía escapar el oro. Al talentoso equipo yugoslavo, dominador los siguientes años del basket FIBA hasta su desmembración del país, le faltaba un hervor todavía. Empezó muy bien (4-14), pero ya había perdido la iniciativa al descanso (31-28). Después acabó cediendo ante la conexión lituana entre Sarunas Marciulionis (21 puntos) y Arvydas Sabonis (20) hasta el 79-63 final. Pese a sus 24, no fue un gran día para Drazen Petrovic ni, sobre todo, de Toni Kukoc (3 en 21 minutos). Tremenda superioridad soviética bajo los tableros (31-21 en rebotes) y escaso acierto ‘plavi’ en los triples (2/11).

Discusión entre Zeljko Obradovic y Sabonis.
Discusión entre Zeljko Obradovic y Sabonis.

La estrella:

Marciulionis fue el jugador más regular del campeón: un tipo capaz de promediar 18,8 puntos sin tener que acaparar mucho juego. Aparte de en la final, su actuación en la semifinal frente a Estados Unidos (19) también fue desequilibrante. Y eso que le defendía uno de los mejores especialistas en ese aspecto de la NBA en los 90, Dan Majerle.

Majerle, Manning, Reid y Robinson, tristes con el bronce.
Majerle, Manning, Reid y Robinson, tristes con el bronce.

También destacaron…:

Arvydas Sabonis, aunque renqueante por sus problemas físicos, apareció en los momentos decisivos, frustrando a David Robinson y Vlade Divac en el momento de la verdad.

Hacía años ya que Drazen Petrovic era el ‘jefe’ absoluto de Yugoslavia (era el único que repetía respecto a Los Ángeles), aunque tuvo que repartir más el balón de lo que estaba acostumbrado (18,8 puntos)... con Zeljko Obradovic al lado ejerciendo de base.

Tremendo Oscar Schmidt en su apogeo. Sus 41,1 puntos son el promedio más alto de la historia en un torneo olímpico. Con sus 1.008 es el máximo encestador total de la historia de los Juegos.

El australiano Andrew Gaze fue otro ‘cañonero’ muy especial, liderando a Australia a su sorprendente cuarto puesto.

Oscar Schmidt y Ferrán Martínez.
Oscar Schmidt y Ferrán Martínez.

Las anécdotas:

...Sería el último ‘zarpazo’ de la todopoderosa selección soviética, aunque un año después todavía le daría para una plata en el Eurobasket y en 1990 sería subcampeona mundial en Argentina, en este último caso ya sin los lituanos. De los doce de Seúl, Marciulionis, Sabonis, Rimas Kurtinaitis y Valdemaras Homicius procedían de la república báltica. También había un estonio (Tiit Sokk), un letón (Igor Miglieniks), tres ucranianos (Aleksandr Belostenny, Aleksandr Volkov y Valeri Goborov), un uzbeko (Valery Tikonenkho) y dos rusos (Sergei Tarakanov y Viktor Pankrashkin).  

...El partido por el bronce entre Estados Unidos y Australia (78-49) acabaría siendo el último de la historia que los universitarios estadounidenses disputaban en unos Juegos Olímpicos. A partir de 1992, con el famoso ‘Dream Team’ todas las selecciones han sido formadas mayoritariamente por jugadores de la NBA.

...¿Cómo era aquel equipo dirigido por Jim Thompson que acabó abochornando a su país? De sus doce componentes, David Robinson, Mitch Richmond y Danny Manning acabarían teniendo excelentes carreras. En un segundo nivel se podría colocar a Charles D. Smith, Hersey Hawkins, Willie Anderson, Dan Majerle y Stacey Augmon. Más olvidables fueron los casos de Charles E. Smith (que pasó por Ourense y ha acabado en la cárcel por tráfico de drogas), JR Reid (en León en LEB...), Jeff Grayer y sobre todo Vernell ‘Bimbo’ Coles, el único que no pisaría la NBA.

...Brasil le clavó un 138-85 a Egipto, récord anotador que tuvo 24 años de vigencia, hasta que en Londres-2012 Estados Unidos alcanzó los 156 frente a Nigeria.

...El anfitrión, que tenía once jugadores por debajo de los dos metros, obtuvo una digna novena plaza y además colocó a dos de sus hombres en el ‘top 10’ de anotación: Lee Chung-Hee (3º, 22,9 puntos) y Kim Hyun-Jun (8º, 18,4). Hubo además otros dos asiáticos, los chinos Zhang Yongjun (5º, 19,8) y Song Lingang (10º, 17,1).

...El Jamsil Arena fue el recinto que acogió el baloncesto, además del voleibol. También la competición femenina, en la que Estados Unidos repitió oro, esta vez frente a Yugoslavia (77-70). Esta vez fue la URSS la sorprendida, teniendo que conformarse con el bronce y quedándose otra vez Australia con la miel en los labios (68-53).

Desolación en el banquillo español ante Australia.
Desolación en el banquillo español ante Australia.

La actuación española (8º):

...Un maratoniano Preolímpico en Holanda dio la clasificación, no sin su dosis de suerte. Tras una primera fase tranquila (98-64 a Gran Bretaña, 118-62 a Irlanda, 103-97 a Suecia y 94-68 al anfitrión) llegó una segunda en la que el equipo español estuvo contra las cuerdas tras perder contra Italia (90-91). Cumplir ante Francia (97-70) y Alemania Federal (106-96) abrió las puertas a una última posibilidad: ganar a Grecia, como así fue (91-84) y esperar el ‘favor’ de los griegos venciendo a su vez a los italianos, lo que también se cumplió (91-88). El triple empate favoreció a España, a la que ya le dio igual caer frente a la URSS (horrible 129-82) y Yugoslavia (84-73).

...En Seúl todo empezó bastante bien y acabó en pesadilla. Descontando la esperada derrota ante Estados Unidos (97-52) y las ‘palizas’ a Egipto (113-70) y China (106-74), los días claves eran ante Canadá y Brasil para evitar a URSS y Yugoslavia en cuartos y soñar con las semifinales. Y en ambos encuentros se ganó con buen juego: 94-84 el primero y un trepidante 118-110 en el segundo, sobreviviendo a los 55 puntos de Oscar que aún son récord en la historia de los Juegos.

...Australia esperaba como posible víctima, pero un aluvión de triples de acabó dejando fuera a la selección de Antonio Díaz-Miguel de la lucha por el podio (77-74). La sensación de impotencia ante Gaze (28 puntos y cinco triples) fue tremenda. José María Margall pudo empatar a falta de 25 segundos, pero su triple no entró (en total, España solo metió uno de siete intentos). “Nuestro problema es que no hemos sabido contraatacar como lo hacemos en otras ocasiones. Además, tuvimos muchos problemas en el rebote.

...El equipo quedó muy herido en su autoestima y descaradamente se dejó ir en la lucha de los puestos quinto al octavo, que fue el que se logró. Canadá (96-91) y Puerto Rico (93-92) fueron los últimos ‘verdugos’ en la capital surcoreana, lo que no impidió que los jugadores españoles acabasen celebrando a base de vodka con los soviéticos el resultado de la gran final.

...Los doce fueron los bases José Luis Llorente, José Antonio Montero y Nacho Solozábal; los aleros José Biriukov, Jordi Villacampa, José María Margall y Epi; los alas-pívot Fernando Arcega y Andrés Jiménez y los pívots Antonio Martín, Ferrán Martínez y Quique Andreu.

Llorente defiende a un jugador surcoreano.
Llorente defiende a un jugador surcoreano.