MÚNICH 1972: La canasta del siglo

MÚNICH 1972: La canasta del siglo
El baloncesto olímpico regresaba al país en el que nació, aunque Alemania estaba

Javier Ortiz Pérez

Lugar: Múnich (República Federal de Alemania).

Fechas: 27 de agosto al 9 de septiembre.

Número de participantes: 16.

Podio: URSS (oro), Estados Unidos (plata), Cuba (bronce).

El origen:

El baloncesto olímpico regresaba al país en el que nació, aunque Alemania estaba entonces dividida en dos y poco tenía que ver con el país nazi que acogió las primeras canastas en Berlín-36. Fue una competición marcada por el asalto terrorista del 5 de septiembre, saldado con 17 muertos (once deportistas israelíes, un policía alemán y cinco terroristas de Septiembre Negro). A nivel deportivo, siempre se recordará lo sucedido el 9 de septiembre: el fin de la hegemonía norteamericana con una polémica canasta del soviético Aleksandar Belov.

Cartel de la competición de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Múnich.
Cartel de la competición de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Múnich.

canasta del soviético Aleksandar Belov.

El desarrollo:

...Se repetió el mismo sistema de competición que en los dos anteriores eventos: dos grupos de ocho equipos de los que saldrían los cuatro semifinalistas.

...En el A, Estados Unidos (7-0) dio algunos síntomas de debilidad con una victoria no muy amplia (61-54) ante Brasil. El subcampeón fue la sorprendente Cuba (6-1), por delante de Brasil  y Checoslovaquia (4-3), España y Australia (3-4), Japón (1-6) y Egipto (0-7).

...En el grupo B, la URSS (7-0) dejó fuera de las semifinales a Yugoslavia, derrotándola en la última jornada por 74-67, lo que benefició a Italia en un triple empate a 5-2 en el que también estaba Puerto Rico. Más alejados, Alemania Federal (3-4), Polonia (2-5), Filipinas (1-6) y Senegal (0-7).

...En los partidos decisivos, Estados Unidos echó mano de la defensa ante Italia (68-38), mientras que la URSS sudó tinta para batir a Cuba (67-61). La clásica final olímpica volvía ocho años después. Y de qué manera.    

Vista del podio, con la ausencia de los americanos.
Vista del podio, con la ausencia de los americanos.

La final:

...La URSS mantuvo la iniciativa durante gran parte de un choque de ritmo lentísimo, empezando por el 7-0 de los primeros minutos y siguiendo por un 26-21 al descanso. La desventaja de Estados Unidos llegó a ser de diez puntos en el transcurso de la segunda parte, pero una furiosa reacción encabezada por Kevin Joyce abrió un final de infarto.

...A falta de 38 segundos, Joyce puso el 49-48 a favor de la URSS, que perdió la siguiente posesión: Doug Collins le robó el balón a Aleksandar Belov y fue objeto de falta. Restaban tres segundos y el posterior entrenar de la NBA puso por delante a los americanos por primera vez con dos tiros libres: 49-50.

...Los soviéticos sacaron desesperadamente de fondo, pero enseguida vieron frenado su avance porque su seleccionador, Vladimir Kondrashin, había pedido tiempo muerto. Después, volvieron a sacar y perdieron el balón tras dos pases. Los norteamericanos celebraban la victoria, pero William Jones, secretario de la FIBA, ordenó a los árbitros, Righetto y Arabadjan, una nueva repetición apelando a que el reloj no se había puesto en marcha. Llegaron unos largos minutos de protestas y confusión. Y entonces ocurrió la jugada más famosa de la historia del baloncesto olímpico.

Contraste entre la prematura celebración de Estados Unidos y su posterior tristeza.
Contraste entre la prematura celebración de Estados Unidos y su posterior tristeza.

...Ivan Edeshko dio un pase medido, espectacular, de 40 metros, a Aleksandar Belov, cuyo amago dejó tumbados a dos defensores estadounidenses, que reclamaron falta en ataque. Se le quedó el camino libre para anotar contra tabla, aunque también pudo haber incurrido en pasos, y establecer el 51-50 definitivo. Acababa así la imbatibilidad de los norteamericanos desde 1936.

...El escándalo fue mayúsculo. Los subcampeones vieron tumbada su reclamación por 3-2. Los votos a favor de la URSS fueron, claro, los de los representantes de Cuba, Polonia y Hungría. En contra, los de Puerto Rico e Italia. El equipo de Estados Unidos no compareció en la ceremonia de entrega de medallas. Las doce preseas de plata siguen depositadas hoy en día en un banco de Múnich. “Me negaré a que mis descendientes reciban eso como herencia”, dijo el capitán, Ken Davis.

Doug Collins y Sergei Belov, dos grandes protagonistas de la final.
Doug Collins y Sergei Belov, dos grandes protagonistas de la final.

 La estrella:

Sergei Belov fue el mejor de la final, anotando 20 puntos, cerca de la mitad de los de su equipo. Fue la mejor culminación posible en un campeonato en el que no necesitó ser ‘exprimido’ en la pista. Un gran tirador.

Doug Collins y Sergei Belov, dos grandes protagonistas de la final.
Doug Collins y Sergei Belov, dos grandes protagonistas de la final.

También destacaron…:

Dwight Jones fue el encargado de dar solidez bajo los tableros a los americanos, que notaron su descalificación en la final en el minuto 28 tras una pequeña trifulca.

El puertorriqueño Héctor Blondet, todo imaginación con el balón en las manos, lideró a su equipo en anotación (16,7). Poco después ficharía por el Barcelona.

Kresimic Cosic se hizo con el centro de la zona en una Yugoslavia que llegaba con muchísima ambición, pero que tuvo que conformarse con el quinto puesto.

Clifford Luyk fue acusado de no ‘sudar la camiseta’, pero volvió a ser el mejor de España (16 puntos). Tras aquello, la NBA llamó a su puerta, pero él prefirió quedarse.

Un marcador para el recuerdo.
Un marcador para el recuerdo.

Las anécdotas:

...Aleksandar Belov, un pívot de 2,01, solo tenía 21 años cuando anotó su canasta. Aunque sin llegar a la excelencia de Sergei Belov (no había relación familiar entre ellos), sí tuvo una buena carrera hasta 1978, cuando falleció con 26 de una extraña enfermedad (sarcoma cardiaco).  Fue elegido en el ‘draft’ de 1975 por los New Orleans Hornets (número 161) cuando la presencia de jugadores europeos en la NBA era poco menos que imposible.

...Estados Unidos se arriesgó a jugar con un equipo muy poco experimentado. La mayor parte de sus jugadores sí estuvieron en los primeros puestos de los ‘drafts’ de 1973 y 1974, pero ninguno en el de 1972.

...El partido por el tercer y cuarto puesto también fue emocionantísimo. Cuba batió a Italia gracias a un palmeo en el último segundo de Ruperto Herrera, que se elevó con maestría sobre Memeghin, Bariviera y Bisson para poner el 66-65.

...Masatomo Taniguchi fue el anónimo jugador que logró el mejor promedio de anotación (23,9 por partido). Eso apenas le sirvió a su selección, Japón, para ganar un par de partidos y no pasar del decimocuarto puesto.

...La masacre del día 5 afectó al baloncesto: Egipto se retiró de los Juegos y no disputó ninguno de sus partidos después de ese día, finalizando último.

La selección española que acudió a Alemania.
La selección española que acudió a Alemania.

La actuación española (11º):

...España completó un larguísimo camino hasta la clasificación, ya que falló en el primer Preolímpico, disputado en Groningen, y tuvo que luchar la plaza en la ‘repesca’ de Augsburgo, apenas a diez días del inicio de los Juegos.

..En Holanda le pesaron las derrotas ante Polonia (88-86) y Checoslovaquia (88-87), haciendo inútiles los triunfos ante Gran Bretaña (96-63), Hungría (96-67), Bulgaria (108-84), Italia (67-66), Francia (90-78), Suecia (93-77) y Holanda (102-79).

...En la cita de Alemania Federal, nueve días maratonianos de partidos. En el grupo previo, segunda plaza tras ganar a Suecia (77-67), Grecia (88-82), Canadá (94-68) y Finlandia (90-71) y perder de nuevo ante Polonia (82-78). Y en los cruces definitivos, felicidad al batir a Bulgaria (67-64) y México (75-69).

...Todo eso para completar una actuación más bien gris en Múnich con un undécimo puesto final cuatro escalones por debajo de lo sucedido cuatro años ante en México. Y eso que el arranque fue bueno ante Australia (79-74), pero el revolcón del día siguiente contra Cuba (74-53) resultó de aúpa. Contra Brasil se estuvo todo el partido a remolque (72-69) y, tras las obligadas victorias ante Egipto (72-58) y Japón (87-76), se concluyó la primera fase con dos nuevas derrotas (72-56 ante Estados Unidos con buena imagen y 74-70 contra Checoslovaquia).

...El equipo estaba agotado, como se comprobó ante la ‘bestia negra’ Polonia (87-76). Solo quedaba buscar el undécimo puesto ante el anfitrión, Alemania Federal, y se amarró de milagro (84-83 en la prórroga) en un gran día de Luyk (31 puntos).

...Antonio Díaz-Miguel se llevó a la cita a los bases Carmelo Cabrera, Vicente Ramos, Nino Buscató y Juan Antonio Corbalán; a los aleros Gonzalo Sagi-Vela, Jesús Iradier y Wayne Brabender; al ala-pívot Enrique Margall y a los pívots Luis Miguel Santillana, Rafa Rullán, Luis Miguel Estrada y Clifford Luyk. Un equipo muy similar al que un año después se proclamaría subcampeón de Europa en Barcelona.

Gancho de Clifford Luyk frente a Cuba.
Gancho de Clifford Luyk frente a Cuba.