ESPAÑA-2014: Máquina ‘yankee’ y decepción del anfitrión

ESPAÑA-2014: Máquina ‘yankee’ y decepción del anfitrión

Javier Ortiz Pérez

Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Sevilla y Granada (fase de grupos), Barcelona (fase semifinal) y Madrid (fase semifinal y final).

Fechas: 30 de agosto al 14 de septiembre.

Número de participantes: 24.

Podio: Estados Unidos (oro), Serbia (plata) y Francia (bronce).

El origen:

España se unió el 23 de mayo del 2009 al reducido club de países que lograban organizar dos Mundiales. Su candidatura ante la FIBA superó a las de China e Italia. Rusia, Arabia Saudí, Catar y Grecia habían quedado fuera del primer corte. La Federación Española de Baloncesto asumió el reto con la intención de refrendar el interés por el deporte en el país y justo en una época continuada de éxitos en el propio basket y en más especialidades.

El desarrollo:

…Al igual que ocurrió en los dos Mundiales anteriores, los 24 equipos se dividían en cuatro grupos de seis equipos, de los que se clasificaban los cuatro primeros para las eliminatorias directas. El único cambio en el sistema fue que los clasificados en los grupos ‘A’ y ‘B’ por un lado y ‘C’ y ‘D’ por otro seguían en lados del cuadro diferenciados hasta la final.

…No hubo muchas sorpresas en la primera fase. En Granada (A), España apabullaba a todos sus rivales e Irán y Egipto se marchaban a casa. En Sevilla (B), Grecia ganaba sus cinco encuentros y se producía quizás el único sobresalto inesperado con el último puesto de Puerto Rico que propiciaba la clasificación de Senegal para octavos. En el C (Bilbao), Estados Unidos empezaba a dar muestras de su potencial, aunque durante algunos minutos sufría frente a Turquía. Ucranianos y finlandeses quedaban eliminados. Y en el D (Las Palmas de Gran Canaria), México le ganaba a Angola la pelea por el cuarto puesto y el ‘average’ resolvía el liderato a favor de Lituania en detrimento de Eslovenia.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

…La gran lección de los octavos de final fue que el grupo A había sido el más fuerte, ya que sus cuatro clasificados (España, Francia, Brasil y Serbia) se metían en cuartos sin apuros, excepto los galos. Todos ellos jugaron en Madrid. En Barcelona se cumplieron los pronósticos y sí pasaron campeones y subcampeones de C y D, con las victorias de Lituania y Turquía sobre Australia y Nueva Zelanda como momentos más emocionantes.

…En cuartos, enorme decepción del anfitrión ante Francia (65-52), lección de Serbia a Brasil con un juego muy atractivo (84-56) y nueva exhibición estadounidense tras el descanso (119-76). Lituania completaba las ‘semis’ al vencer a Turquía (73-61).

…En ellas, Serbia superaba a Francia en el que probablemente fue el mejor partido del campeonato (90-85), con enormes minutos finales protagonizados por Bojan Bogdanovic y Nicolas Batum. Mientras, Estados Unidos repetía el guión frente a Lituania (96-68). Los bálticos no hallaron consuelo, ya que también cayeron en la lucha por el bronce ante Francia (95-93).

La final:

La mezcla de atleticismo y calidad técnica mostrada por los norteamericanos durante toda la Copa del Mundo se expresó de nuevo en el último encuentro, en el que cortaron de raíz el animoso arranque de los serbios (7-15) con un parcial de 15-0. A partir de ahí, casi un ‘All Star Game’: rápidas transiciones, triples estratosféricos, mucha agresividad en el rebote ofensivo, reparto de protagonismo bastante extensivo… El ‘libreto’ de Mike Kryzenski y su equipo técnico fue bien ejecutado por unos jugadores muy mentalizados. El choque ya estaba sentenciado al descanso (67-41), destacando los triples de Kyrie Irving, que acabó con seis en otros tantos intentos. Al final, un expresivo 129-92 que servía para que USA revalidase el oro por primera vez en su historia.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

La estrella:

Kyrie Irving, director y ejecutor al tiempo, cogió el relevo de Kevin Durant dentro del sistema ‘coral’ de Estados Unidos. Su enorme final le elevó sobre sus compañeros James Harden, Anthony Davis y Kenneth Faried.

También destacaron…:

Milos Teodosic rayó a un gran nivel, ofreciendo más regularidad que habitualmente en el baloncesto de clubs. Un entrenador como Sasha Djordjevic (similar a él cuando era jugador) supo entenderle bien.

Nicolas Batum estuvo discreto en la fase de grupos, pero después, en los cruces, asimiló bien el papel de líder exterior de Francia, ‘huérfana’ en principio por la ausencia de Tony Parker.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

Kenneth Faried fue la gran sorpresa norteamericana. Uno de los jugadores de menos nombre del campeón, pero que se adaptó genial al basket FIBA con un gran poderío bajo los aros.

Pau Gasol estuvo excelso hasta los cuartos de final, cuando se le vio fatigado y quizás lesionado. Aún así, carácter no le faltó. ‘Faro’ de España que terminó triste.

Las anécdotas:

…La afición extranjera más numerosa fue la finlandesa, aunque también hubo muchos filipinos en Sevilla. Animados por la buena actuación de su modesta selección en el anterior Eurobasket, por los encantos del norte de España y por enfrentarse a Estados Unidos, unos 7.000 hinchas viajaron desde el país nórdico hasta Bilbao. La única victoria, frente a Ucrania, fue ampliamente celebrada. Y, pese a no clasificarse para los cruces, se marcharon con una sonrisa.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

…El equipo americano pareció divertirse en su estancia en España. Y ofreció algunas ‘perlas’ de humor ante la prensa en sus comparecencias públicas. DeMarcus Cousins, pívot de los Sacramento Kings, fue preguntado si sabía dónde estaba geográficamente Eslovenia antes de los cuartos de final. “No. ¿Sabes tú dónde está Alabama?”, le respondió al periodista ante la risotada general.

…Sus compañeros Derrick Rose, Stephen Curry y Rudy Gay sumaron su segundo oro mundial, entrando en un selecto club en el que solo están los brasileños Wlamir Marques, Carmo de Souza, Eduardo Schaal, Amaury Pasos y Waldemar Blatkauskas (1959 y 1963), los soviéticos Modestas Paulauskas, Priit Tomson y Sergei Belov (1967 y 1974) y los yugoslavos Kresimir Cosic (1970 y 1978), Vlade Divac (1990 y 2002), Dejan Bodiroga, Predrag Drobnjak y Dejan Tomasevic (1998 y 2002).

…Pau Gasol sumó una de las canastas más curiosas de la historia del baloncesto. Se le dio por válido un enceste… pese a que metió el balón por debajo de la red. No tuvo trascendencia en el España-Senegal de octavos de final.

…Los mejores en cuatro de las principales categorías estadísticas no pasaron de la primera fase: el puertorriqueño Juan José Barea (22,0 puntos), el norteamericano nacionalizado filipino Andrey Blatche (13,6 rebotes), el finlandés Petteri Koponen (5,8 asistencias) y el coreano Jonghyun Lee (2,6 tapones).

…La Liga Endesa presentó a 25 jugadores a la cita mundialista… y los 25 se clasificaron en la fase de grupos. La NBA fue la liga más representada con 51 baloncestistas (19 de las 24 selecciones tenían al menos uno). La competición turca acabó segunda en esta particular clasificación con 27.

…La canción oficial se llamó ‘Sube la Copa’, y fue interpretada por el extremeño criado en Madrid Huecco. La novedad es que tuvo una intención solidaria, ya que el dinero recaudado en las plataformas para descargarla fue destinado a la fundación benéfica del propio cantante, llamada ‘Dame la vida’, y a la de la FIBA.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

…No hubo una mascota, sino dos. ‘Ole’ y ‘Hop’ fueron dos manos multicolores equipadas con zapatillas de baloncesto.

…Tres datos ofrecidos por la organización para poner de relieve el impacto de la competición: a los partidos asistieron un total de 675.000 espectadores; se retransmitió el evento a 175 países y hubo 2.158 periodistas acreditados.

La actuación española:

…La ilusión era enorme en la selección española, que consideraba seriamente la posibilidad de recuperar el título logrado en el 2006 en Japón. Ingredientes podían encontrarse para ello: una generación irrepetible que llegaba muy motivada, jugadores más jóvenes como Rudy Fernández, Ricky Rubio y el nacionalizado Serge Ibaka, el apoyo el público en casa y el hecho de que los americanos no presentasen el mejor equipo posible, claro.

…Todo fue perfecto tanto en la preparación, saldada con pleno de victorias, como en la fase de grupos de Granada, en la que no hubo un atisbo de apuro ni ante las selecciones débiles como Irán (90-60) y Egipto (91-54) ni tampoco ante las más potentes Brasil (82-63), Francia (88-64) y Serbia (89-73). El conjunto de Juan Antonio Orenga parecía engrasado para plantarse como mínimo en la final, con un Pau Gasol dominante y un ‘coro’ alrededor en el que la preocupación que existía sobre el acierto en el tiro exterior se estaba mitigando.

…Ya en Madrid, esa sensación se refrendó en octavos de final ante Senegal (89-56), otra exhibición. Sin embargo, algo empezó a torcerse a nivel interno los días posteriores. El mayor de los Gasol apenas entrenó para preservarle de sus molestias y su hermano Marc acudió a Barcelona para asistir al nacimiento de su hija.

Fotografía Archivo Fotográfico MUSEO FEB ESPACIO

…En todo caso, pocos esperaban lo que sucedió el 10 de septiembre frente a Francia, uno de los días más tristes de la historia del baloncesto español. Desde el principio se vio que no iba a ser tan fácil como en la primera fase (0-8 a los dos minutos) y que el equipo de Vincent Collet se traía muy bien aprendida la lección. España intentó reaccionar, pero no encontró ni fuerza en el rebote (28-50) ni acierto en los triples (2/22 al final). Cuando Pau Gasol empezó a producir ya era demasiado tarde. Y eso que el equipo volvió a meterse en el partido en el tercer cuarto, pero en el último se hundió inexorablemente, asfixiado por la pena y en un Palacio de los Deportes atónito. 65-53 y para casa sembrando un profundo dolor en un país que estuvo muy pendiente de lo que sucedió.

…Los buenos resultados de la primera fase propiciaron que al menos se lograse el quinto puesto (no hubo partidos para establecer el orden de los eliminados). Curiosamente fue el mismo puesto que en el primer Mundial organizado por España, en 1986. Unos días después, y tras sufrir una oleada de críticas, Orenga anunciaba su dimisión.