SERBIA 2005: Fe griega (y un sangrante cuarto puesto)

SERBIA 2005: Fe griega (y un sangrante cuarto puesto)

Lugar: Vrsac, Podgorica, Novi Sad y Belgrado.

Fechas: 16 al 25 de septiembre.

Número de participantes: 16.

Podio: Grecia (oro), Alemania (plata), Francia (bronce).

El origen:

Con Borislav Stankovic como casi siempre ‘moviendo los hilos’, el baloncesto FIBA y Serbia firmaron definitivamente la paz con este campeonato, tremendo éxito de público pese al fracaso del anfitrión. Sería la tercera final que se disputase en Belgrado tras las de 1961 y 1975.

Calderón y Garbajosa, cabizbajos tras perder el bronce ante Francia.
Calderón y Garbajosa, cabizbajos tras perder el bronce ante Francia.

El desarrollo:

…Hacía fortuna la fórmula de los ‘seisavos’ y por primera vez se repetía el mismo sistema de competición tres ediciones seguidas: el campeón de cada uno de los cuatro grupos accedía a cuartos de final y segundos y terceros disputaban una eliminatoria para unirse a ellos en el cuadro definitivo.

…Mucha igualdad en los grupos A (Vrsac) y D (Novi Sad), resueltos ambos con triples empates por el 2-1 de balance que firmaron los equipos. En el primer caso, se resolvió a favor de Rusia en detrimento de Alemania e Italia; en el segundo, España fue campeona por delante de Serbia-Montenegro e Israel. Más tranquilos pasaron a cuartos Lituania (grupo B, Podgorica) y Eslovenia (C, Belgrado). Croacia (2-1) y Turquía (1-2) y Grecia (2-1) y Francia (1-2), respectivamente, completaron los ‘seisavos’.

…En ellos la gran sorpresa fue la eliminación de Serbia-Montenegro a manos de Francia (74-71), todo un golpe para el torneo porque el país se había volcado absolutamente. Alemania echó a Turquía (66-57), Croacia a Italia (74-66) y Grecia, a Israel (67-61).

…Significativo que en cuartos de final el único campeón de grupo que ganó fue España (101-85 a Croacia… en la prórroga). Los demás quizás acusaron haber estado cuatro días de descanso mientras sus oponentes llegaban en tensión. Grecia batió a Rusia (66-61), Francia al vigente campeón Lituania (63-47) y Alemania, a Eslovenia (76-62).

…Las semifinales más igualadas de la historia, ya que se resolvieron ambas por un solo punto. Grecia remontó de forma increíble contra una Francia que había llegado al minuto final con siete puntos de ventaja (67-66, triple final de Diamantidis), mientras que Dirk Nowitzki apuñaló el corazón de España con una suspensión tras giro ‘de las suyas’ en el último segundo (74-73). 

Tremendo fracaso en casa de Serbia-Montenegro, que acabó novena.
Tremendo fracaso en casa de Serbia-Montenegro, que acabó novena.

La final:

En una cita con tantos marcadores apretados fue un contraste que la final terminase con un claro 78-62 a favor de Grecia. El primer cuarto (19-12) y el tercero (25-16) marcaron indiscutiblemente la diferencia (los otros dos fueron 20-20 y 14-14). Nowitzki estaba al borde del colapso físico y sus 23 puntos no pesaron demasiado (1/8 en triples…). No recibió mucha ayuda de sus compañeros. Enfrente, un grupo de gladiadores liderado desde el banquillo por uno de los principales héroes del oro griego de 1987, Panayiotis Yannakis, y en la pista por un Theo Papaloukas en su cima (22 puntos y 6 asistencias saliendo del banquillo, como era habitual).  Muy buen trabajo coral de un equipo que, no hay que olvidarlo, un año después derrotaría a Estados Unidos en la semifinal del Mundial de Japón.

Theo Papaloukas, ‘MVP’.
Theo Papaloukas, ‘MVP’.

La estrella:

Su pálida final no podía desbaratar el ‘MVP’ para Nowitzki, máximo encestador también con 26,1 puntos. Pocas veces en el basket contemporáneo se ha visto una selección tan dependiente de un solo jugador. Pero qué jugador, claro.

También destacaron…:               

Dimitris Diamantidis y Theo Papaloukas jugaban a lo mismo en Grecia: inteligencia, generosidad, muchísima creencia en las propias posibilidades y una extraña habilidad para hacer siempre lo más correcto en los minutos finales. Ambos accedieron de la mano al mejor quinteto junto con el polivalente Boris Diaw (sus errores en la semifinal no deben ocultar su estupendo torneo), Juan Carlos Navarro, que cogió el mando en España y promedió 25,2 puntos, y el propio Nowitzki.

Los componentes del quinteto ideal: Diamantidis, Papaloukas, Nowitzki, Diaw y Navarro.
Los componentes del quinteto ideal: Diamantidis, Papaloukas, Nowitzki, Diaw y Navarro.

Las anécdotas:

…Por segunda vez en la historia no aparecía por el podio ninguna selección de la Europa del Este. Incluso se podría decir que fue la primera, ya que lo sucedido en el precedente de 1949 ocurrió en un torneo muy ‘sui generis’: se jugó en Egipto con solo siete equipos (solo cuatro de ellos del ‘Viejo Continente’).

…No era el Palacio de la Paz y de la Amistad, pero casi. Buena parte de los 20.000 espectadores que abarrotaron Belgrado Arena en la final animaron a la vecina Grecia. Sin embargo, no hubo inconveniente tampoco para que, cuando Nowitzki se retiró al banquillo a falta de poco más de tres minutos con el choque ya decidido, recibiese una estruendosa ovación general.

…”No he visto egoísmo en mi vida como el de mis jugadores. En los partidos, en lugar a dedicarme a pensar en la táctica, he tenido que alinear a cinco jugadores para que hablaran entre ellos, para que no se enfadaran. Los egos nos llevaron a este final vergonzoso. Se odian tanto que ni se miran los unos a los otros. Nunca he visto gente así. Lo único que me reprocho es no haber echado antes directamente del equipo a tres o cuatro jugadores. Ha sido experiencia más dura de mi vida”. ¿Quién mejor que el seleccionador Zeljko Obradovic para explicar el desastre serbio con la novena plaza? Se llegó a asegurar que Marko Jaric e Igor Rakocevic llegaron a las manos en el vestuario…

…Otro equipo que se fue ‘trasquilado’ fue Rusia, octava. La inclusión de por primera vez de un nacionalizado como JR Holden levantó muchas críticas. Quién iba a imaginar que dos años después sería él quien diese el título continental al país.

…Mejor papel hicieron las también rusas ‘Red Foxes’, que por segundo Eurobasket consecutivo fueron la gran atracción en los intermedios y tiempos muertos. Sus espectaculares coreografías hicieron las delicias de los espectadores.

…Pau Gasol no estuvo con el equipo, pero sí en el  torneo, ejerciendo de comentarista televisivo para TVE y apoyando en todo momento a sus compañeros. Por cierto que fueron 63 los enviados especiales españoles que acudieron a Serbia, 18 más que dos años antes a Suecia.

La canasta de Nowitzki ante Garbajosa.
La canasta de Nowitzki ante Garbajosa.

La actuación española (4º):

…Con su cuarto seleccionador en las últimas cuatro ediciones (Mario Pesquera había suplido un año antes a Moncho López), España se fue de Belgrado con la sensación de que había perdido una gran oportunidad. Sí, faltaba Pau Gasol, que se había pasado buena parte de la temporada lesionado en Memphis, pero el nivel hasta entonces había sido bueno y la final se quedó a apenas un segundo. Lo peor fue el tremendo descalabro en la lucha por el bronce, lo que acabaría suponiendo la salida de Pesquera.

…Debutaban en un gran torneo Carlos Cabezas, Fran Vázquez, Sergi Vidal y un Sergio Rodríguez que todavía no había cumplido los 20 años. El bloque lo seguían formando José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro, Carlos Jiménez, Felipe Reyes y Jorge Garbajosa, con un veinteañero Rudy Fernández adquiriendo cierto protagonismo ya e Iker Iturbe e Iñaki de Miguel en papeles muy especializados.

…Para empezar, impresionante demostración ante Serbia-Montenegro: 89-70 (27 de Navarro, 17 de Calderón y 14 de De Miguel). En la segunda jornada, apoteosis ofensiva ante unos inspirados letones, que clavaron 18 triples, llevando el partido a la prórroga (114-109, 35 de Navarro y 31 de Garbajosa). Sin embargo, cierta relajación, con el primer puesto medio asegurado, provocó una sorprendente derrota ante Israel (85-77).

…En cuartos esperaba Croacia, que tuvo a España contra las cuerdas. A falta de tres segundos, Fran Vázquez forzó la prórroga tras transformar en canasta un tiro libre fallado. Los cinco minutos extra fueron una locura, como demuestra que se pasó del 73-73 al 101-85 definitivo. No se deben olvidar los 36 puntos de Navarro ni los 26 de Vázquez.

…La semifinal ante Alemania estaba bien encauzada (23-16 final del primer cuarto), pero fue el típico día en el que no entran los triples (2/19). Tanto en el segundo como en el tercer cuarto, el equipo solamente anotó 12 puntos, lo que abocó a un final dramático. Navarro, con diez puntos consecutivos, puso por delante de nuevo a España a falta de 14 segundos (72-73), pero nadie pudo para a Nowitzki en el último acto (74-73).

…Quedaba luchar por el bronce frente a Francia y no hubo ni acierto ni orgullo. Solamente existió partido los diez primeros minutos (21-21). Aquel 98-68, bajando descaradamente los brazos, fue un resultado tan duro que unos meses después se decidió que Mario Pesquera no siguiese en el cargo.

Navarro intenta escaparse del marcaje de un jugador francés.
Navarro intenta escaparse del marcaje de un jugador francés.

 En el próximo capítulo…

España sufrió un nuevo revolcón: organizó un brillante Eurobasket, pero perdió el oro en la final contra Rusia en Madrid. Era su sexta plata.

Mario Pesquera.
Mario Pesquera.