ESPAÑA 1997: Pocos aficionados y raquítico basket

ESPAÑA 1997: Pocos aficionados y raquítico basket

Lugar: Barcelona, Badalona y Girona.

Fechas: 25 de junio al 6 de julio.

Número de participantes: 16.

Podio: Yugoslavia (oro), Italia (plata), Rusia (bronce).

El origen:

24 años después del exitoso Eurobasket español de 1973, se decidió repetir prácticamente las mismas ciudades, aunque en pabellones mucho más modernos construidos a raíz de los Juegos Olímpicos. Pero el resultado fue diametralmente opuesto: fracaso total de público y discretísima actuación del anfitrión.

Ceremonia inaugural con ‘Els Comediants’.
Ceremonia inaugural con ‘Els Comediants’.

El desarrollo:

...Se establecieron cuatro grupos de cuatro equipos, clasificándose los tres primeros de cada uno para una fase intermedia de otros dos grupos de seis en la que contaban los resultados que se hubiesen producido. Los cuatro mejores disputarían los cuartos de final, semifinales y final.

…Los grupos A y B se disputaron en el Fontajau de Girona, con Rusia (3-0), Grecia (2-1) y Turquía (1-2) por un lado y Lituania (3-0), Israel (2-1) y Francia (1-2) por otro pasando a la siguiente ronda. Los otros dos fueron en Badalona. En el C, Italia (3-0) sorprendió a Yugoslavia (2-1), siendo tercero Polonia (1-2). En el D, España arrancó bien (3-0) y Croacia y Alemania se unieron a la segunda fase tras un triple empate con Ucrania (1-2).

…En el grupo ‘gerundense’ de esa segunda fase, Grecia se mantuvo fuerte (6-0) por delante de Rusia (5-1), Lituania (4-2) y Turquía (3-3). En el ‘badalonés’, Italia hacía lo propio (6-0), seguida de cerca por Yugoslavia (5-1). España empezaba a deshincharse (4-2) y Polonia continuaba ejerciendo de invitado sorpresa (3-3).

…La aventura polaca terminaba en cuartos (72-62 ante Grecia). Italia asfixiaba a Turquía (66-43) y Yugoslavia batía a Lituania en la repetición de la final de 1995 (75-60). Y España (ay) gestionaba mal los últimos minutos frente a Rusia y se despedía de las semifinales (70-67).

…En ellas, la emoción se concentró en el Italia-Rusia, con victoria transalpina (67-65), aunque Yugoslavia tampoco pudo estar del todo tranquila hasta el final contra Grecia (88-80).

Yugoslavia celebra su oro.
Yugoslavia celebra su oro.

La final:

El Palau Sant Jordi de Barcelona fue el escenario de un partido muy seco en anotación (como casi todo el campeonato). Los yugoslavos revalidaron título (61-49) en lo que fue la única derrota de Italia. Fue un partido de ritmo lento, con evidente control por parte de los ‘plavi’, que sobrevivieron al 1/9 en triples de Pedrag Danilovic. Dejan Bodiroga (14 puntos, 2 asistencias y 4 robos) fue más determinante que Carlton Myers (17 puntos, 3/13 desde 6,25) y Gregor Fucka, que se marcó un terrible 4/12 en tiros libres. No, no fue una final para guardar en vídeo, aunque Youtube siempre es un pozo sin fondo.

La estrella:

Tuvo una final bastante pálida, pero Sasha Djordjevic fue el mejor de Yugoslavia en el torneo. Estaba en la cima de su carrera y jugaba ‘en casa’, con ese mismo espíritu ‘mandón’ que solía caracterizarle.

En el Polonia-Turquía, un balón quedó encajado en la zona alta de la canasta y no se pudo sacar hasta concluido el encuentro.
En el Polonia-Turquía, un balón quedó encajado en la zona alta de la canasta y no se pudo sacar hasta concluido el encuentro.

También destacaron…:

Le acompañaron dos compatriotas en el quinteto ideal: ocupando posiciones distintas, tanto Dejan Bodiroga como Zeljko Rebraca se caracterizaban por su inteligencia y eficacia. Mijail Mijailov, conceptuado como un especialista defensivo en la ACB de la época, sorprendió a todos con sus 35 puntos en el partido por el bronce ante Grecia, siendo clave en la victoria rusa. El buen campeonato de Polonia (séptimo al final) fue premiado con la inclusión de Dominik Tomczyk, un completísimo ‘3’-‘4’ cuyo recorrido estuvo marcado por las lesiones después.

El croata Alanovic y el yugoslavo Djordjevic se saludan. Eran la primera vez que dos países que habían estado en guerra recientemente se enfrentaban.
El croata Alanovic y el yugoslavo Djordjevic se saludan. Eran la primera vez que dos países que habían estado en guerra recientemente se enfrentaban.

Las anécdotas:

…Merece la pena detenerse un poco en el fracaso de público, del que ponen un buen ejemplo que los partidos de España apenas tuvieron 2.000 espectadores en las gradas. Y la final, oficialmente 10.500, aunque pareció una cifra hinchada. La Federación Catalana, organizadora, fue acusada de no promocionar el campeonato y de establecer precios demasiado altos (3.000 pesetas por sesión, unos 18 euros actuales, en la primera fase, y 9.000 -54- para el choque de cuartos ante Rusia). Se habló de unas pérdidas cercanas a los 1,2 millones de euros. Una pancarta lo expresó bien  todo: “¿Cuándo empieza el Eurobasket?”.

…Hubo síntomas de despilfarro. La ceremonia inaugural costó 180.000 euros y estuvo protagonizada por el grupo teatral ‘Els Comediants’. Y en la presentación pública, unos meses antes durante la Final Four de Roma, se gastaron unos 50.000, trasladando desde España a un grupo de cortadores de jamón.

…Dos países en guerra hacía muy poco, Yugoslavia y Croacia, se enfrentaron por primera vez sobre una pista en la segunda fase. Ganaron los campeones por muy poco (64-62) y se vieron buenos gestos de deportividad sobre la pista.

…Llamativo que ninguno de los diez jugadores con mejor media anotadora del campeonato entrase en el quinteto ideal. El mejor encestando fue el israelí Oded Katash (22,0), con escaso margen respecto al letón Ainars Bagatsis (21,8) y el bosnio Nenad Markovic (21,4).

…No se vieron muchos puntos, eso sí. La ‘moda’ en el baloncesto europeo era entonces alargar las posesiones (todavía el reloj de posesión no había pasado de 30 a 24) y pensar más en la defensa que en el ataque. Los 110 puntos de la final son la segunda anotación más baja de la ‘era moderna’ (con limitación en la posesión), solo superados por el 58-49 en el URSS-Yugoslavia de 1965.

...Fue el primer campeonato en el que España estrenaba una equipación que desde entonces es habitual: se sustituía el clásico pantalón azul por uno rojo, lo que dejaba el uniforme ‘monocolor’ que conocemos actualmente.

Espectacular imagen de la lucha por un rebote en el España-Rusia.
Espectacular imagen de la lucha por un rebote en el España-Rusia.

La actuación española (5º):

...Tras dos años de ausencia, España volvía a las competiciones internacionales con una mezcla de veteranía y juventud que parecía interesante. Mucha guerra en defensa y bastantes menos ideas en ataque. Lolo Sainz llamó los bases Rafa Jofresa, Nacho Rodríguez y Tomás Jofresa; los aleros Alberto Angulo, Mike Smith, Roger Esteller, Alberto Herreros y José Antonio Paraíso y los pívots Juan Antonio Orenga, Ferrán Martínez, Alfonso Reyes y Roberto Dueñas.

…El camino hacia el resultado final, un quinto puesto que al menos aseguraba la clasificación para el Mundial de Grecia-98, empezó en positivo, con los triunfos en la primera fase ante Ucrania (82-54), Croacia (78-71( y Alemania (67-59). Las sensaciones eran positivas, con tres máximos anotadores distintos (Ferrán -16-, Smith -22- y Rafa Jofresa -14-).

....La segunda fase ya fue más oscura, partiendo de la derrota ante Italia (63-60) en la que se dejó escapar una ventaja de 25-36 al descanso. Sí que no hubo piedad con Polonia (104-61), dando bien la cara ante Yugoslavia en la última jornada (79-70). Se repetía la misma estadística que en la ronda anterior: los máximos anotadores fueron tres jugadores diferentes más: Herreros (15), Angulo (21) y Reyes (20).

…El ‘drama’ de cuartos de final se compuso de un inicio esperanzador (20-10, min. 11; 37-29, descanso) y un final caótico. Clave fueron la presión a la subida del balón de Rafa Jofresa, que obligó a Mike Smith a un esfuerzo extra, y la acumulación de faltas (Ferrán, Herreros y Reyes acabaron eliminados). Con 14 segundos y dos puntos abajo, tiempo muerto para pintar una jugada que no resultó bien: un triple solitario desde la esquina desde Mike Smith que rebotó en el aro. Final, 67-70.

…No valía bajar los brazos porque en juego estaba clasificarse para el Mundial. Y no se hizo, aunque angustia no faltó ni ante Turquía (86-81) ni ante Lituania (94-93). Gran Alberto Herreros en ambos choques, por cierto.

Los ‘Albertos’ españoles, Angulo y Herreros.
Los ‘Albertos’ españoles, Angulo y Herreros.

En el próximo capítulo…

España volvería a una final 16 años después, aunque cayó contra Italia. Todavía no estaban los ‘juniors de oro’, pero empezaba una larga época de alegrías.

Mike Smith penetra a canasta.
Mike Smith penetra a canasta.