ITALIA 1991: Amargo oro yugoslavo, oscuro bronce español

ITALIA 1991: Amargo oro yugoslavo, oscuro bronce español

Lugar: Roma.

Fechas: 24 de junio al 29 de junio.

Número de participantes: 8.

Podio: Yugoslavia (oro), Italia (plata), España (bronce).

El origen:

Italia se convertía en el primer país en acoger tres Europeos, aunque los de 1969 (con sede principal en Nápoles) y 1979 (Turín y otras ciudades del norte) no habían pisado Roma y el PalaEur. Se mantenía un formato ‘low cost’ de ocho selecciones, resolviéndose todo con cinco partidos en seis días.

Logo del campeonato.
Logo del campeonato.

El desarrollo:

…Mismo sistema de competición: dos grupos de cuatro con los dos primeros jugando las semifinales y los otros dos repartiéndose los puestos quinto al octavo.

…En el A, Yugoslavia venció con holgura en sus tres encuentros (3-0) y España (2-1) resolvió frente a Polonia (1-2) y Bulgaria (0-3), lo que le ponía fácilmente en semifinales. En el B, Italia ejerció el mismo papel que los balcánicos (3-0), siendo más complicada la resolución del segundo puesto, ya que Francia, Grecia y Checoslovaquia acabaron con 1-2. El ‘average’ clasificó a los galos.

…Las semifinales siguieron el guión previsto: ‘paliza’ de Yugoslavia a Francia (97-76) y mucha igualdad entre Italia y España, que se quejó, en su derrota, de la actuación arbitral (79-76).

Kukoc levanta la copa.
Kukoc levanta la copa.

La final:

No tenía mucha fe Italia ante Yugoslavia en la final (88-73, tras un 48-41 al descanso), y eso que a los campeones les faltaban jugadores como Drazen Petrovic y Stojko Vrankovic y habían visto marchar a Jure Zdovc tras la tercera jornada, ya que su país, Eslovenia, acababa de declarar la independencia y le prohibía competir bajo bandera yugoslava si no quería ser considerado un traidor. Pero aún así, Toni Kukoc (20 puntos) y Dino Radja (23) hicieron un daño similar al de las Copas de Europa que ganaron juntos. Baste el dato de que Sasha Djordjevic era suplente. Fue un oro amargo porque aquel ‘dream team’ que llegó a ser campeón del mundo se dividiría muy rápidamente en varias selecciones.

El italiano Rusconi lanza ante Francia.
El italiano Rusconi lanza ante Francia.

La estrella:

Kukoc, al igual que Drazen Petrovic dos años antes, estaba en su cima europea. Con su estilo sencillo y talentoso, el basket FIBA se le quedaba pequeño. El autor de la mítica frase “una canasta hace feliz a uno, una asistencia hace felices a dos” la llevaba a la práctica constantemente.

Jure Zdovc, antes de tener que marcharse.
Jure Zdovc, antes de tener que marcharse.

También destacaron…:

Vlade Divac fue el otro yugoslavo incluido en el quinteto ideal. Llevaba ya un par de años en la NBA y no pareció jugar al máximo. Nando Gentile (sí, el padre de la actual estrella italiana) ofreció un gran campeonato, lo mismo que un Antonio Martín inspiradísimo en ataque. Al pívot español (21,2 puntos) solo le superó en la clasificación de anotadores Nikos Galis, que se marcó sus habituales exhibiciones también en Roma (32,4).

Antonio Martín es defendido por Divac.
Antonio Martín es defendido por Divac.

Las anécdotas:

…Si impactante fue lo sucedido a nivel geopolítico con Yugoslavia, más aún dramática resultó la peripecia de la URSS, que no llegó a clasificarse. En la fase previa disputada durante la temporada perdió a domicilio con Israel y Checoslovaquia, pero llegó a la última jornada con posibilidades siempre que ganase en casa a Francia. Su derrota (84-85) resultaría el último partido oficial como selección soviética. El país se desmembró en los meses siguientes y ya compitió bajo el formato de Comunidad de Estados Independientes en Barcelona-92.

…Entre los numerosos personajes de la NBA presentes en Roma estuvo Chuck Daly, el seleccionador del ‘dream team’ que un año después impresionaría en Barcelona y por entonces técnico de los Detroit Pistons. Vio los partidos acompañado de sus asistentes Lenny Wilkens, PJ Carlesimo y Mike Krzyzewski.

…Fue un campeonato con mucha seguridad. Unos recientes atentados terroristas en la capital italiana contra intereses españoles obligaron a redoblarla. El propio equipo nacional entraba con su autobús hasta dentro del PalaEur y artificieros y grupos de policías revisaban periódicamente los vestuarios.

…Movimiento sindicalista coincidiendo con la gran cita: se creó la Asociación de Baloncestistas Europeos (UBE), con jugadores de varios países para defender sus intereses. El italiano Renato Villalta fue su presidente y nuestro José Luis Llorente, el ‘vice’.

…Silvano Bustos solo jugó dos minutos en todo el torneo (los dos últimos del partido por el bronce ante Francia), pero debió quedarse a gusto después de un mate en la ronda de calentamiento ante Polonia. Tanto, que hizo añicos el tablero.

Los españoles, con su bronce.
Los españoles, con su bronce.

La actuación española (3º):

…Primer bronce en la historia para España, un equipo en constante transición que se vio favorecido por un grupo asequible y la inspiración de un par de jugadores. Pese al regreso al podio internacional siete años después (¡desde Los Angeles-84!), la sensación no fue para nada de euforia. La ‘guerra’ entre Antonio Díaz Miguel y la prensa era abierta, lo que repercutía en la propia selección. “Quieren que perdamos para echar al seleccionador. El sentimiento general es negativo y no se valora absolutamente nada”, se quejó Epi en plena competición.

…Ante la superioridad yugoslava, España pareció reservarse en el debut (76-67) para los partidos en los que realmente se jugaba la clasificación. Sufrió enormemente para batir a Bulgaria (94-93, con 32 puntos de Villacampa y dos tiros libres de Antonio Martín en la última jugada) y un poco menos ante Polonia (73-67, incluyendo 23 del pequeño de los Martín), con lo que ya estaba en semifinales.

…En la semifinal, el equipo perdió muy rápidamente una ventaja que había conseguido laboriosamente y se pasó el 65-56 del minuto 24 al 65-67 del 27, lo que dejó un final abierto en el que los españoles denunciaron la permisividad arbitral con los anfitriones. Fue una pena porque seguramente resultó el mejor partido del torneo, con Epi (25), Villacampa (22) y Martín (20) a pleno rendimiento. 90-93 fue el resultado final.

…Aun así, el equipo conservó fuerzas para la lucha por el bronce el día siguiente y pudo con una Francia que por entonces tenía una pertinaz fama de equipo anárquico. El 99-83 hay que agradecérselo de nuevo a Martín (26), Villacampa (25) y esta vez a Orenga (16).

…Fue un Eurobasket en el que el banquillo se movió muy poco. Los nuevos en la convocatoria vieron los partidos casi siempre sentados. Acudieron los bases Mike Hansen, José Miguel Antúnez y Rafa Jofresa; los aleros Jordi Villacampa, Manel Bosch, Pep Cargol, Fernando Arcega y Epi y los pívots Quique Andreu, Juan Antonio Orenga, Silvano Bustos y Antonio Martín.

Curioso saltito de Díaz Miguel. Fue su último Eurobasket.
Curioso saltito de Díaz Miguel. Fue su último Eurobasket.

En el próximo capítulo…

Alemania protagonizó una de las grandes sorpresas de la historia del Eurobasket, que ganó en casa. Una de sus víctimas fue España, que terminó quinta.