YUGOSLAVIA 1989: Un efímero ‘dream team’

YUGOSLAVIA 1989: Un efímero ‘dream team’

Lugar: Zagreb.

Fechas: 20 de junio al 25 de junio.

Número de participantes: 8.

Podio: Yugoslavia (oro), Grecia (plata), URSS (bronce).

El origen:

El Eurobasket parecía perder valor: se pasaba de 12 a 8 equipos, una cifra que retrotraía a los años 40, y el torneo quedaba reducido a menos de una semana. Además, pocos imaginaban en la croata Zagreb que la Yugoslavia que entonces conocíamos se desmembraría rápidamente en los siguientes años.

Logo del campeonato.
Logo del campeonato.

El desarrollo:

...El sistema de competición se simplificó notablemente. Dos grupos de cuatro y los dos primeros jugaban semifinales, campeón contra subcampeón.

…En el A, la URSS ganó sus tres partidos por una media de 22,6 puntos e Italia se hizo con el segundo puesto gracias a su victoria contra España. Holanda fue la comparsa. En el B, lo mismo con Yugoslavia (24 de diferencia en su caso) y Grecia, que se impuso en el partido clave a Francia. Bulgaria, colista.

…La sorpresa llegó en semifinales. Los soviéticos no aprendieron la lección de 1987 y volvieron a ser batidos por la escuadra de Nikos Galis (81-80, con 45 puntos de ‘Zeus’). Yugoslavia siguió con lo suyo ante Italia (97-80).

Yugoslavia festeja su oro.
Yugoslavia festeja su oro.

La final:

Las hazañas griegas llegaron hasta ahí. Yugoslavia no quiso tonterías y ya al descanso vencía por 54-35, preludio del 98-77 final. Galis bajó sus porcentajes, pero alcanzó los 30 puntos. La lucha del solista contra la orquesta terminó como debía. Drazen Petrovic alcanzó los 28 y Dino Radja los 25, con minutos para todos. Era uno de los mejores equipos que se hayan visto nunca en Europa, incluyendo también Toni Kukoc, Jure Zdovc, Zarko Paspalj, Vlade Divac, Pedrag Danilovic y Stojko Vrankovic. Los dirigía un ‘viejo zorro’ como Dusan Ivkovic. Aquí, el partido íntegro.

La estrella:

Tras su temporada en el Real Madrid, Drazen Petrovic había alcanzado su techo en Europa y ya diseñaba su desembarco en la NBA. En aquellos cinco partidos en casa promedió 30 puntos.

Gancho de Arvydas Sabonis. No fue su mejor campeonato.
Gancho de Arvydas Sabonis. No fue su mejor campeonato.

También destacaron…:

El título de máximo anotador fue para Nikos Galis (35,6). Su preponderancia en Grecia no había cambiado. Otros dos yugoslavos jóvenes aparecían en el quinteto ideal además de Petrovic: Zarko Paspalj, pese a su comentadísima afición al tabaco, y Dino Radja, eficaz y demoledor al mismo tiempo bajo los tableros. La sorpresa fue Stephane Ostrowski, un interior francés de buenos fundamentos, aunque algo frágil.

Divac, a punto de anotar.
Divac, a punto de anotar.

Las anécdotas:

…La prima para los yugoslavos por ganar puede parecer ridícula para la época actual, unos 1.800 euros del presente, pero entonces suponía diez veces más de lo que ganaba de media un trabajador del país balcánico.

...Serios problemas con los tableros en el Dom Sportova: entre los entrenamientos previos y la jornada inaugural, cuatro acabaron hechos añicos tras mates de Panayiotis Fassoulas, Arvydas Sabonis, José Montero y un búlgaro que la prensa de la época no supo determinar.

…Los griegos se hicieron un lío que pudo costarles caro: llevaron dos nacionalizados al Eurobasket, David Stergakos y John Korfas, y estuvieron a punto de inscribir a ambos, lo que les hubiese supuesto perder los partidos por alineación indebida. Finalmente, Korfas se tuvo que quedar fuera.

…Algo había cambiado en el basket mundial: la presencia de ojeadores de la NBA en el Eurobasket, que había sido una rareza hasta entonces, se convirtió en masiva en Zagreb. Cinco jugadores del ‘Viejo Continente’ que no habían pasado por la NCAA estaban a punto de desembarcar en América: Petrovic, Divac, Paspalj, Aleksandr Volkov y Sarunas Marciulionis. Hasta aquel verano solo lo habían hecho dos en toda la historia: Giorgi Glouchkov y Fernando Martín.

…Precisamente Glouchkov se convirtió en el primer jugador en la historia que disputaba una competición de selecciones FIBA después de haber pasado por la NBA. El organismo internacional decidió ‘recalificarle’ en un adelanto de lo que pasaría después a nivel general. Eso sí, no le sirvió de mucho a Bulgaria, que terminó séptima con solo una victoria.

…Curiosa también la pareja de árbitros de la final: el clásico finlandés Carl Jungenbrand la dirigió con el norteamericano Mickey Crowley, un veterano colegiado universitario.

…La victoria por 104-76 ante Italia en el partido por el tercer puesto fue el último encuentro de la URSS en la fase final del Eurobasket, una competición en la que hoy en día sigue liderando el medallero (y va para décadas): 14 oros, 3 platas y 4 bronces. No hubo ni una sola participación en la que se quedase fuera del podio, si bien en la de edición de 1991 fue sorprendentemente eliminada en la fase de clasificación. Otro país extinguido, Yugoslavia, le sigue a distancia (5-5-3). Lituania es tercera (3-2-1) y España, cuarta (2-6-3).

Mike D’Antoni, base titular de Italia.
Mike D’Antoni, base titular de Italia.

La actuación española (5º):

…España vivía ya a tumba abierta una ‘reconstrucción’ que no arrancaba. Apenas un par de jugadores quedaban de la ‘vieja guardia’. Antonio Díaz Miguel llamó a los bases Pepe Arcega, José Antonio Montero y Pablo Laso, los aleros José Biriukov, Quique Villalobos, Manuel Aller y Epi y los pívots Rafa Vecina, Andrés Jiménez, Quique Andreu, Juanan Morales y Ferrán Martínez.

…Los síntomas fueron ya muy malos en el debut ante Holanda, que llegó a tener 23 puntos de diferencia (29-52). Una titánica remontada liderada por Rafa Vecina dejó el choque en el 78-76 final. El día siguiente, en el día clave para intentar acceder a semifinales, no hubo opciones ante la Italia de Mike D’Antoni y Antonello Riva (33 puntos), con un terrible 97-76. Ganar a la URSS para forzar un triple empate resultaba una utopía (108-96).

…Quedaba ser el mejor de los eliminados y ahí al menos se dio la cara, venciendo primero a Bulgaria (108-85) y después a Francia (95-87). Y todavía faltaba lo peor: los fracasos del Mundial de 1990 y los Juegos Olímpicos de 1992, aunque entre medias habría una sorprendente medalla europea en Roma ganando tres partidos de cinco.

…Díaz Miguel había pasado de ídolo a centro de las críticas. Y no siempre las asumía bien. En ‘Gigantes del Basket’ se contaba que un par de chicos fueron a pedirle un autógrafo con un ejemplar de la publicación y él respondió que no, que él no firmaba “en un tebeo”.

Portada de ‘Gigantes del Basket’.
Portada de ‘Gigantes del Basket’.

En el próximo capítulo…

Con la marcha a última hora del esloveno Zdovc, la vencedora Yugoslavia vivió en Roma en 1991 el principio de su fin.

Rafa Vecina intenta ganar la posición.
Rafa Vecina intenta ganar la posición.