GRECIA 1987: ‘Zeus’ Galis (y otro cuarto puesto)

GRECIA 1987: ‘Zeus’ Galis (y otro cuarto puesto)

Lugar: Atenas.

Fechas: 3 de junio al 14 de junio.

Número de participantes: 12.

Podio: Grecia (oro), URSS (plata), Yugoslavia (bronce).

El origen:

Grecia acogía su primer Eurobasket. Era un país que empezaba a disfrutar muchísimo del baloncesto gracias a jugadores como Nikos Galis, protagonista absoluto en aquellos días en el barrio ateniense de El Pireo. El Palacio de la Paz y de la Amistad (nombre que se prestó y presta a numerosos chistes por lo ‘caliente’ de sus gradas), había sido inaugurado en 1985 y fue la sede única de la competición.

Logo del campeonato.
Logo del campeonato.

El desarrollo:

…No hubo cambios en el sistema de competición respecto a la cita alemana de 1985: dos grupos de seis cuyos cuatro primeros clasificados se cruzaban ‘en aspa’ desde los cuartos de final.

…En el grupo A, la URSS mandaba con creces (5-0) y el ‘average’ deshacía un triple empate entre Yugoslavia, España y Grecia (3-2) a favor de los balcánicos. En todo caso, esos eran los cuatro clasificados en detrimento de Francia (1-4) y Rumanía (0-5). En el B, más flojo, dominio de Italia (5-0), con Alemania Federal colándose en el segundo puesto (3-2, lo mismo que Polonia). Checoslovaquia intentaba repetir su papel de ‘tapada’ (2-3). Holanda e Israel se veían abocadas a la clasificación del noveno al duodécimo puesto (1-2).

…En los cruces, para demostrar que su nivel era superior, ganaron sin dificultades los cuatro equipos del grupo A: URSS a Checoslovaquia (110-91), Yugoslavia a Polonia (128-81), Grecia a Italia (90-78) y España a Alemania (107-77).

…En semifinales, los soviéticos tiraron de velocidad para ganar los españoles (113-96), mientras que los yugoslavos sufrían en sus carnes a unos griegos que no dejaban ni un segundo de creer en sí mismos (81-77).

Nikos Galis festeja la increíble victoria que protagonizó.
Nikos Galis festeja la increíble victoria que protagonizó.

La final:

Pese a todo, la URSS seguía siendo favorita, pero nunca hay que infravalorar a un genio cuando está inspirado. La exhibición ofensiva de Galis fue de las que se recuerdan para siempre: un montón de tiros imposibles entraron en la canasta de unos desesperados soviéticos, que no encontraron la forma de pararle: 40 puntos (15/23 de 2, 1/4 en triples, 7/11 en tiros libres). Fue un partido igualadísimo (42-41 al descanso, 89-89 al final del tiempo reglamentario, 103-101 resultado definitivo) que demostró que, al menos en aquella época, se podía ganar un partido con un solo jugador llevando el peso anotador de un equipo. Aunque, claro, no estaba del todo solo: 17.000 griegos se volvieron locos en un ambiente devastador. Un pequeño resumen. Por cierto: hubo representación española con el árbitro Vicente Sanchís.

La estrella:

¿Lo dudaba alguien? Nikos Galis consiguió el promedio anotador más alto de la historia del Eurobasket: 37 puntos por encuentro. Nacido en Nueva Jersey de emigrantes griegos, lo más curioso de él era que jugaba de ‘2’ midiendo 1,83 y apenas tiraba de 6,25. Pero poseía un potente y rápido tren inferior que le hacía difícil de defender.

Gigantes del Basket siguió a Jenny, la mujer de Galis, durante un partido. Fallecería el año siguiente en accidente de tráfico.
Gigantes del Basket siguió a Jenny, la mujer de Galis, durante un partido. Fallecería el año siguiente en accidente de tráfico.

También destacaron…:

Hubo un segundo griego en el quinteto ideal: la ‘Araña’ Panagiotis Fassoulas, un pívot poco convencional que dio solidez bajo los tableros al campeón. Además, fue la presentación en sociedad del soviético Sarunas Marciulonis, a quien casi nadie conocía por entonces. Entre él y Aleksander Volkov intentaron hacer olvidar a un Arvydas Sabonis que faltó por lesión. España situó a Andrés Jiménez entre los mejores, haciendo valer su juego de poste, pero no su polivalencia: en el Barça jugaba casi siempre como ‘3’ y en la selección no abandonó el puesto de ‘4’.

Dos jóvenes emergentes: Montero defiende a Marciulonis.
Dos jóvenes emergentes: Montero defiende a Marciulonis.

Las anécdotas:

…El regreso a una sede única (no ocurría desde 1963 en Polonia con Wroclaw) obligó a maratonianas jornadas de baloncesto desde las diez de la mañana, con seis partidos cada una.

…La locura por Galis en Atenas llegó al punto de que se convirtió en una costumbre ovacionar a su mujer, Jenny, cuando aparecía por los partidos de Grecia y se sentaba en la grada, desde la que animaba vistosamente. Pero hay una historia trágica que ocurrió poco después: en 1988, la chica falleció en accidente de tráfico.

…La ‘prima’ por el título fue para los doce jugadores griegos, el entrenador (Costas Politis) y su ayudante fue, como mínimo, curiosa: una licencia de taxi en Atenas para cada uno. Y no era ninguna tontería: estaban valoradas en 30.000 euros actuales.

…Llamó la atención la presencia en Rumanía de un delgadísimo chico de 16 años, Constantin Popa, que medía 2,16. Llegaría hasta los 2,20 y entró en el ‘draft’ de 1995, aunque nunca llegaría a ser un jugador de primera fila.

…La URSS, siempre que no jugase ante Grecia, fue el equipo más apoyado en las gradas, muchas veces con banderas del Partido Comunista griego. En el equipo, el que más simpatías levantó resultó ser Vladimir Tachenko.

…La seguridad en los partidos del anfitrión fue extrema, con 700 policías intentando controlar a la encendida hinchada.

…Entre los numerosos enviados especiales españoles había una gran cantidad de entrenadores para realizar comentarios técnicos. Uno de ellos fue Moncho Monsalve, al que se le vio discutiendo airadamente con Díaz Miguel en el hall del hotel de concentración tras la derrota en el partido del tercer y cuarto puesto.

El árbitro español Vicente Sanchís, en la final.
El árbitro español Vicente Sanchís, en la final.

La actuación española (4º):

…Claramente España echó de menos a Fernando Martín, al que las leyes de entonces no permitían jugar en partidos de selección tras haber pasado por la NBA. Antonio Díaz Miguel introdujo algunas caras nuevas, pero el bloque siguió siendo el mismo. El equipo lo compusieron los bases José Antonio Montero, Nacho Solozábal y Pepe Arcega; los aleros Jordi Villacampa, ‘Chicho’ Sibilio, Josep Maria Margall y Epi; los alas-pívot Paco Zapata y Fernando Arcega y los pívots Andrés Jiménez, Fernando Romay y Ferrán Martínez.

…Y eso que el arranque fue bueno, con mucho torrente ofensivo en las victorias ante Francia (111-70), Rumanía (116-98) y Grecia (106-89). Ojo a esto último porque, por segundo campeonato consecutivo, la selección vencía al que sería luego campeón. Suele mencionarse la gran defensa de Montero sobre Galis, pero no conviene olvidar la conexión azulgrana entre Epi (27 puntos) y Andrés Jiménez (26).

…La primera fase acabó con dos derrotas esperadas, aunque quizás demasiado abultadas, lo que llevó al tercer puesto del grupo: 94-76 ante Yugoslavia y 104-88 ante la URSS.

…En cuartos de final se repitió rival respecto a 1985: Alemania Federal. Y el resultado fue incluso más contundente: 107-77, con Epi (33) y Margall (20) martilleando desde media distancia. Pero la semifinal ante URSS parecía imposible y así fue: 113-96.

…Quedaba la posibilidad de pelear por el bronce, de nuevo ante una Yugoslavia rejuvenecida. Fue un día terrible porque la situación parecía controlada a favor: 51-42 al descanso y 63-48 en el minuto 25. Fue entonces cuando llegó un tremendo ‘apagón’ en forma de parcial 0-17 que le dio la vuelta a la situación. Tocaba repetir cuarto puesto, el quinto de la década en torneos internacionales (87-98).

Romay, Solozábal, Epi, Jiménez y Margall.
Romay, Solozábal, Epi, Jiménez y Margall.

En el próximo capítulo…

Sin que nadie sospechase entonces su fragmentación, Yugoslavia se paseó en casa, la croata Zagreb, y a España no le salía demasiado bien introducir varias caras nuevas y bajó hasta el quinto puesto.

Romay machaca ante el yugoslavo Radovanovic.
Romay machaca ante el yugoslavo Radovanovic.