FRANCIA 1983: Solo Italia puede con el ‘boom’

FRANCIA 1983: Solo Italia puede con el ‘boom’

Lugar: Limoges, Caen y Nantes.

Fechas: 26 de mayo al 4 de junio.

Número de participantes: 12.

Podio: Italia (oro), España (plata), URSS (bronce).

El origen:

Francia cerraba 32 años sin acoger un Eurobasket, desde que París lo viviese en el lejano 1951. En esta ocasión fueron tres ciudades de nivel intermedio las que vivieron sus partidos: Caen y Limoges la primera fase y Nantes, capital del departamento del Loira Atlántico, los cruces finales.

Cartel del campeonato.
Cartel del campeonato.

El desarrollo:

...El sistema de competición se simplificó, pese a no bajar el número de participantes: dos grupos de seis equipos entre los que primero y segundo se cruzaban ‘en aspa’ en semifinales, igual que el resto de equipos para las plazas quinta a la octava y novena a la duodécima.

…En el grupo A (Limoges), Italia (5-0) ganó en la primera jornada a España (4-1). Sorprendentes los ‘pinchazos’ de Yugoslavia (3-2) y del anfitrión (2-3). Grecia (1-4) y Suecia (0-5) ejercieron de comparsas. En el visiblemente más flojo grupo B (Caen), la URSS aplicó su clásico rodillo (5-0) y la sorpresa fue Holanda, favorecida en el ‘average’ con la República Federal Alemana (3-2) y que se coló en semifinales. Decepción de Israel (2-3) y bajo nivel de dos clásicos europeos en decadencia, Polonia y Checoslovaquia (1-4).

…En semifinales, Italia tuvo un plácido trámite ante Holanda (88-69), mientras que España, diez años después, lograba la segunda victoria de su historia ante la URSS (95-94). Inolvidable la canasta contra tabla de Epi para decidir a favor de un país que vivía el ‘boom’ del baloncesto.

Las tres selecciones medallistas posan al final.
Las tres selecciones medallistas posan al final.

La final:

España no estuvo cómoda aquella tarde en el Palais des Sports de Beaulieu (9.000 espectadores). Italia llegó más descansada tras su tranquila semifinal y encontró además dos anotadores saliendo del banquillo: Renato Villalta (20) y Enrico Gilardi (16). Como había ocurrido el día antes ante la URSS, España falló demasiados tiros libres (26/34, por un 23/25 de su rival) y esta vez le salió muy caro. El choque estaba ya decantado al descanso (45-38) y la desesperación final lo único que hizo fue engordar el marcador hasta el 105-96.

Anatoli Mishkin es defendido por Epi y Andrés Jiménez.
Anatoli Mishkin es defendido por Epi y Andrés Jiménez.

La estrella:

No solamente había un ‘Doctor’ dominante en la NBA llamado Julius Erving: también en Europa. Juan Antonio Corbalán, con su título de cardiólogo en ciernes, dio un curso tras otro de dirección de juego.

También destacaron…:

Un escurridizo greco-americano hizo su presentación internacional anotando ‘solo’ 33 puntos por partido: Nick ‘Nikos’ Galis. Epi también se coló en el quinteto ideal junto a Corbalán, confirmando la irrupción española. Arvydas Sabonis, a los 19 años, no dejaba de impresionar cada segundo por sus tremendas cualidades. La gran sorpresa en las votaciones fue el checoslovaco Stanislav Kropilak, un experimentado encestador (su selección fue décima).

Meneghin captura un rebote. Y al fondo, Galis.
Meneghin captura un rebote. Y al fondo, Galis.

Las anécdotas:

…El pabellón de Nantes es un sitio mágico para el baloncesto español: no solamente por la plata continental conseguida allí, sino por los títulos de Copa de Europa (1974) y Recopa (1992) sumados por el Real Madrid ante Ignis de Varese y Paok Salónica, respectivamente.

…El de 1983 se recordará por ser el Eurobasket con la bronca más agria de la historia del torneo. En la primera fase, Italia confirmó la eliminación de una cegada Yugoslavia (91-76) y a los jugadores de ambos equipos no se les ocurrió otra cosa que protagonizar una trifulca que acabó con el balcánico Goran Grbovic (posteriormente en el Granada) esgrimiendo unas tijeras ante el gran Dino Meneghin. Iturriaga lo cuenta deliciosamente en esta columna y también hay algunas imágenes de aquello.

…Los yugoslavos acabaron en un sonrojante séptimo puesto. Terrible para un país que había estado en diez de los últimos once podios. Pero se empezaba a sembrar para el futuro: al lado de viejos zorros como Zoran Slavnic o Kresimir Cosic, Drazen Petrovic disfrutó de muchos minutos sin haber cumplido todavía los 19 años.

…Fue el primer título para Italia, que no estaba entre los favoritos para ganar. Sin embargo, Sandro Gamba construyó un equipo ordenado, corajudo e insaciable. La sorpresa fue un veterano llamado Carlo Caglieris que, con 33 años, 1,77 e incluido a última hora en la lista, dio un ‘plus’ de carácter en la dirección.

…El jugador más alto no fue Arvydas Sabonis, al que los datos oficiales daban todavía 2,15 (¿no había terminado todavía de crecer?). Tampoco estuvo Vladimir Tachenko con sus 2,20. Así es que la ‘torre’ fue Jiri Okac, un checo de 2,16 de 18 años que casi una década después haría carrera en España (Cáceres, Burgos, Daroca, Plasencia).

…Tras meterse desde la fase previa, el cuarto puesto final de Holanda (machacada por la URSS en la lucha por el bronce, 105-70) fue el mejor de la historia de la selección, un poco por encima del ‘pseudo-Europeo’ de Egipto en 1949, cuando fue quinta. Se trata de un país que no aparece por el torneo desde 1989.

Meneghin captura un rebote. Y al fondo, Galis
Meneghin captura un rebote. Y al fondo, Galis

La actuación española (2º):

…España ya venía oliendo podio tras sus cuartos puestos en Juegos Olímpicos (Moscú-80), Europeo (Praga-81) y Mundial (Colombia-82). Antonio Díaz Miguel terminaba de construir un grandísimo equipo, el mejor de la historia hasta los recientes tiempos ‘gasolísticos’: los bases Juan Antonio Corbalán, ‘Chichi’ Creus y Nacho Solozábal; los aleros ‘Chicho’ Sibilio, Josep Maria Margall, Juanma López Iturriaga y Epi; el ala-pívot Fernando Arcega y los pívots Andrés Jiménez, Fernando Martín, Fernando Romay y Juan Domingo de la Cruz.

…En la jornada inaugural ante Italia, España dominó todo el choque, con ventajas rodando los diez puntos, pero tiró el partido al final: ganaba por 74-73 y tenía posesión a falta de 15 segundos, pero Corbalán, paradójicamente el mejor del partido, perdió el balón y Pierluigi Marzorati anotó sobre la bocina. Un palo para empezar.

…Sin embargo, el equipo se repuso el día siguiente, logrando la primer victoria de su historia contra Yugoslavia. Ahí hubo suerte, primero remontando 12 puntos y después venciendo gracias a un tiro libre de Jiménez y el error postrero de Radovanovic en un palmeo (91-90).

…Ante Francia también hubo ‘infarto’: 75-73 y dos tiros libres fallados por los galos con el marcador casi a cero para haber forzado la prórroga. Ni siquiera el choque ante Suecia (81-76) fue tranquilo del todo. Sí se cerró con más calma el de Grecia (100-79).

…En la semifinal frente a URSS, España se sobrepuso a su lamentable porcentaje de tiros libres (16/37) con un juego bien estructurado y mucho carácter de jugadores como Epi (27 puntos), Sibilio (24), Martín (16) y Romay (10). También hubo sudores: se entró en los últimos minutos con un 91-80 favorable, pero la presión soviética llegó a situar el 93-92. Sin embargo, Epi sentenció con una canasta a falta de siete segundos (no había línea de tres puntos todavía y la última cesta solo sirvió para dejar el 95-94). Para revivirla, aquí.

…En el partido por el oro ya nos hemos detenido un poco más arriba. Simplemente habría que añadir un dato muy significativo: la final de la Copa del Rey de fútbol que se disputaba entre Barcelona y Real Madrid (2-1) aquel mismo 4 de junio de 1983 tuvo que cambiar de horario apresuradamente para no coincidir en su retransmisión con el España-Italia. Esa era la expectación que empezó a levantar el baloncesto en el país.

Corbalán intenta anotar durante la final.
Corbalán intenta anotar durante la final.

En el próximo capítulo…

Mientras la URSS recuperaba el cetro continental, España se iba de Stuttgart frustradísima por su cuarto puesto.