BÉLGICA 1977: Los ‘plavi’ repiten, España se hunde

BÉLGICA 1977: Los ‘plavi’ repiten, España se hunde

Lugar: Lieja y Ostende.

Fechas: 15 al 24 de septiembre.

Número de participantes: 12.

Podio: Yugoslavia (oro), URSS (plata) y Checoslovaquia (bronce).

El origen:

Primer y, por ahora, último Europeo disputado en Bélgica, un país de no gran tradición baloncestística, pese al cuarto puesto conseguido en 1947 en Checoslovaquia. De hecho, desde la cita de 1977, en la que logró un meritorio octavo lugar, solo ha vuelto a participar en tres ediciones más.

Cartel.
Cartel.

El desarrollo:

...Se regresaba a una fórmula tradicional: dos grupos de seis equipos cuyos dos primeros se metían en semifinales, el tercero y el cuarto luchaban por acabar del quinto al octavo y los dos últimos hacían lo propio del noveno al duodécimo.

…En el grupo A, en Lieja, Italia (5-0) demostraba por qué a esas alturas ya dominaba las competiciones europeas de clubs y vencía a la URSS (4-1). Ambos lucharían por las medallas junto a los dos equipos salidos de Ostende, en el grupo B: Checoslovaquia (5-0) y Yugoslavia (4-1).

…En semifinales vencieron los dos subcampeones de grupo y además sin apuros: Yugoslavia a Italia (88-69) y la URSS a Checoslovaquia (91-76). El gran clásico entre soviéticos y balcánicos volvía a estar servido.

Santillana intenta anotar entre jugadores holandeses.
Santillana intenta anotar entre jugadores holandeses.

La final:

Una gran primera parte de Yugoslavia le sirvió para anotarse su tercer oro consecutivo. Al descanso, el conjunto entrenado por el mítico Alekandr Nikolic había puesto tierra de por medio (42-27) y, aunque la reacción de la URSS le llegó a poner por debajo de los diez puntos de desventaja, no pudo ir mucho más allá. Al final, 74-61 con gran protagonismo del trío exterior formado por Zoran Slavnic, Drazen Dalipagic y Dragan Kicanovic, con 12, 19 y 14 puntos cada uno, a los que habría que sumar los 6 de Mirza Delibasic saliendo del banquillo. Vladimir Tachenko, la nueva mole soviética con sus 2,20, le ganó la partida a Kresimir Cosic con sus 16 puntos, pero no fue suficiente en un día flojillo de Sergei Belov (8).

La estrella:

Drazen Dalipagic, ‘Praja’, se basaba en una gran potencia de salto para clavar una suspensión lejana tras otra. Promedió 19,7 puntos. Curiosamente, su carrera llena de éxitos con la selección contrastó con el poco brillo de los clubs para los que jugó.

Zoran Slavnic penetra a canasta.
Zoran Slavnic penetra a canasta.

También destacaron…:

El carácter conflictivo de Zoran Slavnic era el único ‘pero’ que se le podía poner, porque su dirección de juego, creativa al máximo, resultaba imprescindible para el campeón. Micky Berkowitz se había convertido ya en el referente de Israel con un juego que mezclaba dureza y efectividad. El quinteto ideal lo completaron dos anotadores natos: el holandés Kees Akerboom (su media de 27 puntos no la superó nadie en el torneo) y el búlgaro Atanas Golomeev, todo un clásico ya.

Tachenko, la nueva muralla soviética.
Tachenko, la nueva muralla soviética.

Las anécdotas:

...Las dos sedes fueron pequeños recintos preparados para la ocasión. El de Lieja, el Sart Tilman, fue ampliado hasta los 5.000 espectadores para acoger uno de los grupos y la fase final. Más modesto era aún el Sportcentruum de Ostende, unas antiguas caballerizas que vivieron una rápida adaptación.

…Algunas selecciones echaron mano de nacionalizados para reforzar sus plantillas y poder hacer frente mínimamente a los ‘grandes’ del este europeo. Es el caso de Israel, Holanda y por descontado España, que ya no tenía a Clifford Luyk, que se había retirado de la selección un año antes, pero que mantenía a Wayne Brabender como nuevo capitán e incorporaba a Juan Domingo de la Cruz, de origen argentino.

…Hubo dos resultados, como mínimo, ‘sospechosos’ en la última jornada de la fase de grupos. Levantó no pocas especulaciones la derrota de los yugoslavos ante los checos (103-111), ya que llegó a especularse que, como sabían que la URSS iba a ser segundo de su grupo, querían evitarla en el cruce. En el otro grupo, Bélgica batió a Holanda por la suficiente diferencia (107-86) como para que quedasen tercera y cuarta, respectivamente, perjudicando en el triple empate a España. El seleccionador belga, René Mol, había estado al frente de la holandesa durante tres años anteriormente. Ambos equipos volvieron a verse las caras en el cruce por el séptimo puesto y Bélgica pareció devolver el favor, perdiendo 104-89.

Selección española.
Selección española.

La actuación española (9º):

…España quedó enclavada en el grupo B, donde pretendía hacerse con el segundo puesto que le permitiese soñar con el podio. El torneo empezó con derrota, pero excelentes sensaciones ante Yugoslavia (79-76), después de remontar un 46-27 desfavorable al descanso gracias a un gran ‘pressing’. El chasco vino después, cayendo frente a Holanda (114-94, con 38 puntos de Akerboom) y Checoslovaquia (73-70). No sirvió de nada superar con apuros a Bélgica (94-93) y Finlandia (85-78).  El triple empate con belgas y holandeses condenaba a los españoles.

…El quinto puesto en el grupo obligaba a luchar en el ‘pelotón de los torpes’ por los puestos noveno al duodécimo. La desmotivación se hizo patente, aunque al menos se pudo concluir con otro par de victorias más y ser novenos: 88-84 a Austria y 106-89 de nuevo a Finlandia.

…Las consecuencias del fracaso fueron graves. Para empezar, bajar a una teórica ‘segunda división’ en la que se jugaba la clasificación para el siguiente campeonato continental. Y después, la propia Federación Española renunciaba a la invitación que tenía para el Mundial de 1978 en Filipinas porque no consideraba ético aceptarla habiendo estado tan retrasado en el Europeo.

…Antonio Díaz-Miguel retrasaba la total renovación del equipo nacional, que no llegaría hasta 1979 en Italia. Sus doce elegidos fueron los bases Carmelo Cabrera y Juan Antonio Corbalán; los aleros Wayne Brabender, José María Margall, Juan Ramón Fernández, Gonzalo Sagi-Vela y Manolo Flores y los pívots Juan de la Cruz, Luis Miguel Santillana, Juan Filbá, Luis Miguel Prada y Rafa Rullán.

Díaz-Miguel da instrucciones.
Díaz-Miguel da instrucciones.

En el próximo capítulo…

En el debut de los jóvenes Epi, José Luis Llorente y López Iturriaga, España recuperaba la ilusión con un sexto puesto en Turín. Mientras, la URSS recuperaba el cetro ocho años después.