HUNGRÍA 1955: Sorpresón en Budapest

HUNGRÍA 1955: Sorpresón en Budapest

Lugar: Budapest.

Fechas: 7 al 19 de junio.

Número de participantes: 18.

Podio: Hungría (oro), Checoslovaquia (plata) y URSS (bronce).

El origen:      

La URSS había ganado en casa dos años antes y pasó el testigo de la organización a Hungría, que reunió a una cifra récord hasta entonces de 18 equipos. Eso significó tener que comprimir 89 partidos en 12 días… en una sola cancha. Fue el primer campeonato disputado con el reloj de posesión inventado en Estados Unidos, aunque en Europa se establecieron 30 segundos y no 24. Fue una revolución sin la que el baloncesto actual sería inimaginable.

Cartel anunciador.
Cartel anunciador.

El desarrollo:

...El sistema de competición fue prácticamente calcado al de 1953 en Moscú: las selecciones se repartieron en cuatro grupos (dos de cuatro y dos de cinco) de los que campeón y subcampeón entrarían en otro grupo de ‘todos contra todos’ luchando por las medallas: Polonia y Yugoslavia (A), Hungría e Italia (B), URSS y Rumanía (C) y Checoslovaquia y Rumanía (D). Siete de estos ocho equipos eran del bloque comunista, todo un dato.

…En el grupo definitivo saltó la primera sorpresa en la cuarta jornada: Checoslovaquia ganaba a la URSS por 81-74, lo que suponía el fin de una racha de 32 victorias desde su debut en el Europeo. No paró ahí el naufragio soviético, ya que en la sexta Hungría (que había perdido en la primera ante los checos) fue muy superior (82-68) y dio un paso decisivo para el oro.

…Hungría aseguró el título con un balance de 6-1 en la última jornada ante Rumanía (71-60), mientras que la URSS se tuvo que conformar con el bronce porque, a igualdad de triunfos con Checoslovaquia (5-2), predominaba el resultado entre ambos.

El húngaro Janos Greminger (izquierda).
El húngaro Janos Greminger (izquierda).

La final:

La ‘final’ puede ser considerada probablemente ese pulso entre húngaros y soviéticos de la sexta jornada, el 18 de junio. A la URSS le costó enormemente acostumbrarse al ritmo rápido que exigía el reloj de 30 segundos y fue casi siempre por detrás (ya perdía 39-30 al descanso). En los locales, aparte de los 20 puntos de Laszlo Hodli y los 18 de Lazslo Banhegyi se produjo una circunstancia rarísima en la época: un jugador de banquillo, Tibor Zsiros, también llegó a la veintena.

La estrella:

Janos Greminger fue el gran héroe húngaro, un militar profesional que supo guiar a sus compañeros hacia el éxito y que todavía hoy en día es considerado uno de los mejores jugadores de la historia de su país. Falleció en el 2009.

Jugada en el torneo, con mucho público en las gradas.
Jugada en el torneo, con mucho público en las gradas.

También destacaron…:

Con un gran trabajo en las dos zonas, Tibor Ziros fue el gran apoyo de Greminger para alzarse con el campeonato. Miroslav Skerik se erigió en el estilete anotador de los checos, con un promedio de 21,2 por encuentro. En los soviéticos el protagonismo volvió a estar muy repartido, destacando quizás una torre como Aleksandr Mojseev (1,98).

Las anécdotas:

…De nuevo fue un estadio de fútbol el que acogió partidos de baloncesto. El Nepstadion (“estadio del pueblo”) registró entradas de hasta 40.000 espectadores, que vibraron al máximo con con su selección. Inaugurado en 1953, tras varias reformas lleva actualmente el nombre de Ferenc Puskas.

…Es llamativo que, justamente en la misma época, Hungría, un país no especialmente poblado en el contexto europeo, también fuera una potencia internacional en fútbol. El mítico equipo de Ferenc Puskas, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor, entre otros, perdió la final del Mundial de Suiza-1954 (3-2 ante Alemania), pero fue unánimemente reconocido por su juego vistoso.

…La derrota soviética tuvo consecuencias inmediatas: Konstantin Travin, que era el seleccionador desde el oro de 1953 en Moscú, fue apartado de la dirección del grupo. El ‘rodillo ruso’ no volvió a perder un campeonato continental hasta 1973, consiguiendo ocho de forma consecutiva.

…La revolución con el reloj de posesión fue tal que en la primera fase se dio un resultado absolutamente inimaginable antes de su instauración: Polonia 140, Inglaterra 44.

…Como había sucedido dos años antes, Suecia quedó muy abajo en la clasificación, pero se marchó teniendo al jugador con mejor promedio de puntos de la competición, Bo Widen (21,3).

El Nepstadion, en un partido de fútbol de la época.
El Nepstadion, en un partido de fútbol de la época.

La actuación española:

España continuaba su larga travesía en el desierto. En 1955 se cumplían los 20 años desde la primera y hasta entonces única participación con la plata lograda en Suiza. Sin embargo, la selección sí tuvo una gran cita aquel mismo año con los II Juegos del Mediterráneo disputados en Barcelona. Su papel fue inmejorable, logrando el oro tras vencer a Grecia (dos veces), Italia y Egipto y perder únicamente en la primera jornada ante Francia.

En el próximo capítulo…

La Unión Soviética no se anduvo con tonterías en 1957 en Bulgaria, recuperando el oro e iniciando una nueva racha de victorias que duraría hasta finales de los 60.

Equipo de España que se proclamó campeón de los Juegos del Mediterráneo en 1955.
Equipo de España que se proclamó campeón de los Juegos del Mediterráneo en 1955.