SUIZA 1946: Checoslovaquia manda en la posguerra

SUIZA 1946: Checoslovaquia manda en la posguerra


Lugar: Ginebra.

Fechas: 30 de abril al 4 de mayo.

Número de participantes: 10.

Podio: Checoslovaquia (oro), Italia (plata) y Hungría (bronce).

El origen:

Un nuevo mapa de Europa había surgido de la Segunda Guerra Mundial. El baloncesto no fue ajeno a sus consecuencias. Siete años después de 1939, regresó el torneo continental sin su campeón, Lituania, un país que había sido absorbido por la URSS. La FIBA decidió que la sede fuese el Palacio de Exposiciones de Ginebra, como en la primera edición de 1935, pero la cita programada para 1945 tuvo que retrasarse unos meses más. Sería el último campeonato en año par para no coincidir con Mundiales y Juegos Olímpicos.

Cartel anunciador.
Cartel anunciador.

El desarrollo:

…Diez países se inscribieron, lo que propició un sistema de competición irregular: un grupo de cuatro equipos (del que se clasificaban los dos primeros para semifinales) y dos de tres (en los que solo se metía el campeón).

…Italia y Hungría fueron los clasificados en el grupo de cuatro sin muchas dificultades ante Luxemburgo y Polonia, mientras que en los otros dos Francia y Checoslovaquia cumplieron con su papel de favoritos. En semifinales, Italia batió a Francia (37-25) y los checos pudieron con los húngaros (42-28). Como se puede observar, el baloncesto languidecía a nivel ofensivo porque el reloj de posesión todavía no se había introducido.

La final:

Fue la primera final en la que se tomaron un mínimo de estadísticas (los tiros fallados y acertados). Checoslovaquia se sobrepuso al nulo acierto de Ladislav Trbkos (0/12), con Josef Krpela como referente (15 puntos, incluyendo tres tiros libres en el último segundo). El zurdo Giuseppe Stefanini, que estaba impresionando con su tiro en suspensión, no tuvo un gran día (3/10) e Italia perdió la ventaja que había obtenido al descanso (18-21) para acabar cayendo 34-32.

Ivan Mrzek, la gran estrella checa.
Ivan Mrzek, la gran estrella checa.

La estrella:

Algunas fuentes señalan como ‘MVP’ al pívot húngaro Férenc Nemeth, pero quien más peso tenía en el baloncesto de la época era el checo Ivan Mrzek, que en 1961 fue nombrado mejor jugador europeo de los 15 años anteriores. Era un gran intimidador con su 1,93.

También destacaron…:

Nemeth sí entraría seguro en el resto de un hipotético quinteto estelar que incluiría también al polaco Pawel Stok (‘superviviente’ del bronce conseguido por su selección en 1939 y máximo anotador del torneo con 12,6 puntos), al francés Jean Duperray (otro jugador muy productivo de cara al aro) y al mencionado Stefanini. Sobre este se asegura que fue el primero en Europa en tirar elevando los pies del suelo, lo que causaba que los rivales se viesen a menudo sorprendidos.

Cesare Rubini, una leyenda italiana.
Cesare Rubini, una leyenda italiana.

Las anécdotas:

…Solamente dos países de la Europa prosoviética compitieron en Ginebra: la propia Checoslovaquia y Hungría. Especial mérito tuvo el bronce de los magiares, ganado a Francia (38-32) porque sus jugadores subsistían a base de bocadillos y pagaron sus billetes a cambio de comerciar con pimienta. El público, sin Suiza en la lucha por las medallas, sabía las malas condiciones en las que habían viajado y les premió con grandes ovaciones.

…La escena más llamativa la protagonizó el italiano Armando Fagarrazzi. Cuando Krpela se disponía a lanzar los tres tiros libres que decidirían el título a favor de Checoslovaquia, se puso de rodillas en la zona del banquillo, implorando al cielo. Al ver que no hubo respuesta ‘divina’, su reacción fue darse cabezazos contra el suelo.

…En Italia jugaba Cesare Rubini, el que posteriormente sería uno de los mejores entrenadores de la historia del basket FIBA tras varios títulos europeos de clubs. Fallecido en el 2011, es miembro del Hall of Fame.

…No fue el único ilustre. En Francia figuraba Robert Busnel, que tendría una breve etapa como técnico del Real Madrid (65-66) y llegaría a dirigir la FIBA (1984-1990).

…Luxemburgo e Inglaterra fueron los debutantes más llamativos. El pequeño país centroeuropeo lo hizo mejor con su sexto puesto, mientras que los británicos no llegaron a ganar ningún partido y acabaron últimos.

La actuación española:

Aislada internacionalmente, España renunció a acudir a este campeonato, pese a que su baloncesto empezaba a revivir después de la Guerra Civil. De hecho, y tras seis años sin hacerlo, la selección volvió a disputar un partido. Fue un amistoso en Toulouse ante Francia el 7 de marzo de 1943 (derrota por 25-24).

Prolegómenos del Francia-España disputado en Toulouse en 1943.
Prolegómenos del Francia-España disputado en Toulouse en 1943.

En el próximo capítulo…

La selección soviética debutaría en 1947 en Checoslovaquia y lo haría del mejor modo posible: ganando el oro y abriendo una racha de ocho años sin perder.