SUIZA 1935: Estreno con plata española

SUIZA 1935: Estreno con plata española

Lugar: Ginebra.
Fechas: Del 2 al 5 de mayo de 1935.
Número de participantes: 10.
Podio: Letonia (oro), España (plata), Checoslovaquia (bronce).
 

El origen:

Fue la primera competición organizada por la FIBA, utilizada probablemente como banco de pruebas para lo que sería el debut del baloncesto como deporte olímpico en los Juegos de Berlín de 1936. Ginebra fue escogida por el doctor William Jones, secretario general del organismo internacional (que se había creado en 1932) y residente en la ciudad.

Vista general del Palacio de Exposiciones de Ginebra.
Vista general del Palacio de Exposiciones de Ginebra.

El desarrollo:

…Fue un torneo ‘visto y no visto’, jugado en apenas cuatro días. Los diez equipos participantes quedaron emparejados directamente en cinco encuentros. España ganó a Bélgica (25-17), Letonia a Hungría (46-12), Italia a Bulgaria (42-23), Suiza a Rumanía (42-9) y Checoslovaquia a Francia (23-21).
…Había que reducir el número de semifinalistas de cinco a cuatro, por lo que un sorteo estableció que suizos e italianos tendrían que enfrentarse.  Ganaron los anfitriones (27-17), aunque pagaron el cansancio y ese mismo día, por la tarde, cayeron en ‘semis’ contra Letonia (27-17). Contra todo pronóstico, España batió a Checoslovaquia, asegurándose así medalla en un inesperado éxito (21-17).

 

La final:

Los bálticos desequilibraron desde el inicio con un juego mucho más calmado (4-14, 7-16 al descanso). Rafael Martín, que en los partidos anteriores había sido clave imponiendo su ritmo endiablado, pecó de individualismo en esta ocasión.  El atisbo de remontada tras el descanso no se culminó y la final concluyó con un tanteo de 24-18 para Letonia, que durante la mayor parte de la segunda mitad renunció al ataque, reteniendo el balón.

Composición de homenaje a los españoles que lograron la plata.
Composición de homenaje a los españoles que lograron la plata.

También destacaron…:

Rafael Martín fue el español que más llamó la atención por su juego, muy valiente y rápido, aunque no cuajase una buena final. El italiano Livio Franceschini fue el máximo anotador del campeonato con 16,5 puntos, una cifra altísima teniendo en cuenta el flujo ofensivo de entonces. El suizo Jean Pare causó sensación con su tiro sacado desde el pecho. El letón Edgards Rüja protagonizó un curioso ‘doblete’, ya que también fue internacional por su país… en fútbol.

Formación de Letonia.
Formación de Letonia.

Las anécdotas:

…El escenario de todos los partidos fue el Palacio de Exposiciones de Ginebra, “una instalación amplia y muy alta de cubierta con excelente ventilación, luz diurna y nocturna”. El suelo era de tablones gruesos que, pese estar bien ensamblados, tenía algunas ranuras que dificultaban el bote.
…Hubo una buena respuesta de público, que acudió en buen número a sentarse en las cómodas butacas del recinto. El modo de transporte para llegar a él más habitual era la bicicleta. El baloncesto era todavía un deporte joven, exportado de América apenas unos años antes.
…El equipo suizo se vio reforzado por la presencia de dos jugadores norteamericanos que elevaron considerablemente su nivel de juego.
…Tan diferente era aquella época a la actual que ni siquiera hubo ceremonia de entrega de medallas, una costumbre absolutamente imprescindible ahora que el baloncesto tardaría unos años en adquirir.
…El equipo letón ha pasado a la mitología de su país. En el 2012 llegó a estrenarse una película llamada ‘Dream Team 1935’ en la que se narran las vicisitudes del oro conseguido.
…Por problemas financieros, Grecia se cayó finalmente de la lista de participantes. España también estuvo a punto de no viajar debido a las mismas dificultades, pero Gonzalo Aguirre, el presidente de la federación nacional, abonó personalmente los billetes de la expedición.

Cartel de la película ‘Dream Team 1935’, en homenaje a los campeones letones.
Cartel de la película ‘Dream Team 1935’, en homenaje a los campeones letones.

La actuación española (2º):

…La plata fue el primer gran éxito de nuestro baloncesto, solamente una semanas después del primer partido internacional de España (15 de abril de 1935, una victoria en Madrid por 32-12 ante Portugal que sirvió para clasificarse para el Europeo). El equipo compitió por única vez en su historia bajo la bandera tricolor republicana.
…El seleccionador, Mariano Manent, escogió entre los mejores jugadores de los combinados de Castilla y Cataluña, que se habían enfrentado entre sí en varias ocasiones. Aquel equipo que tenía un fuerte acento latino: los hermanos Pedro y Emilio Alonso habían empezado a jugar al baloncesto en Cuba, Rafael Ruano procedía de Costa Rica y Rafael Martín, de El Salvador. Estaban también Cayetano Ortega, Juan Carbonell, Armando Maunier y Fernando Muscat.
…Era otro baloncesto (sin reloj de posesión, no hay que olvidarlo) y otra forma de viajar. El equipo llegó el 2 de mayo por la mañana a la estación de trenes de Ginebra tras un largo desplazamiento y por la tarde ya estaba jugando los cuartos de final ante Bélgica.
…La sorprendente victoria en semifinales fue ampliamente celebrada por los ocho jugadores, ¡que acabaron en comisaría por perturbar la paz de la tranquila Ginebra con sus cánticos! El entrenador Manent y el delegado, Alfonso Jorquera, tuvieron que acudir allí para aclarar su situación y finalmente todos durmieron en el hotel la noche previa a la final.
…El subcampeonato sirvió además para clasificarse directamente para los Juegos de Berlín, a los que no se acudió finalmente por la Guerra Civil. Una lástima, pero siempre habrá que estarle agradecidos a esos precursores.

Rolands Jurcins.
Rolands Jurcins.

En el próximo capítulo…

Letonia acogería en 1937 un campeonato en el que empezó a labrarse la leyenda de un baloncesto imprescindible en Europa: el de Lituania.

De izquierda a derecha, Pedro Alonso, Ortega, Muscat, Ruano, Emilio Alonso, Maunier y Martín. Falta Carbonell.
De izquierda a derecha, Pedro Alonso, Ortega, Muscat, Ruano, Emilio Alonso, Maunier y Martín. Falta Carbonell.