El talento español sube a lo más alto del podio (66-47)

El talento español sube a lo más alto del podio (66-47)


La generación perfecta (oro en U16 y en U18) completa el triplete en Lanzarote tras vencer a Francia en la gran final, derrochando talento en contraposición del físico de las galas.

El primer cuarto fue el habitual en este tipo de finales. Mucho control, respeto entre ambos equipos, y jugadas bastante previsibles marcadas desde el banquillo. Francia manejaba el partido hasta que surgió la figura de Leticia Romero para romper las pizarras con el talento.  Nueve puntos casi consecutivos de la canaria desarbolaron la defensa francesa, que tenía problemas en el balance defensivo. El cuarto se cerró con un 17-8 muy esperanzador

El segundo cuarto comenzó con una defensa zonal de Francia que cambió el ritmo de partido. Y eso que en el primer ataque anotó un triple Laura Quevedo, pero la 2-3 paralizó la producción ofensiva española; el tiro exterior no funcionaba  y Gayé intimidaba los lanzamientos cercanos. Las defensas  superaban a los ataques y el marcador se ralentizó, aunque Francia se acercaba con los tiros libres (22-17). Cinco puntos de Quevedo y una ‘bomba’ de Romero volvieron a dar nervio al encuentro.

Tras el descanso Francia salió muy enchufada y mucho más acertada en ataque. Laia Flores daba la réplica pero el marcador se volvía a estrechar (37-43) con Gayé haciendo mucho daño en la pintura. Leticia Romero sacó el coraje para un 2+1 que volvía a levantar a España y dejar el 49-37 a falta de 10 minutos.

El último cuarto estuvo jugado con inteligencia y carácter. Inteligencia para llevarlo al momento en el que quería España, impidiendo que Francia entrase en partido; y con carácter para seguir apretando en defensa y sin encoger el brazo en ataque. Con el pabellón entregado y con la medalla de oro ya confirmada España.

 

La clave
El talento español. Romero, Quevedo, Flores,… el talento rompió los esquemas de las pizarras de los entrenadores galos y el intento de llevar el choque a la guerra física en la pintura.

El detalle técnico
Tener una tiradora como Laura Quevedo siempre es importante, sobre todo cuando un equipo físico como el francés te plantea una zona para proteger el aro.

Conclusión
Cuarta medalla de este 2015 (tercera en categoría femenina), y tercer oro de esta generación del 95 que han completado un proceso de formación perfecto, con solo dos derrotas en competición oficial en cuatro años (las dos en el Mundial U17 en el que fue plata).