Sobre la inolvidable temporada 2019-20, por Chus Bueno

Sobre la inolvidable temporada 2019-20, por Chus Bueno

Hoy hace justo un mes Los Ángeles Lakers se coronaron campeones de la NBA en el ESPN World Sport Complex de Orlando en lo que, sin ninguna duda, ha sido una de la temporada más duras, exigentes y extrañas de la historia de la competición. Fue el final de trayecto de un curso, de un año, que no olvidaremos. Pero tiremos un poco la vista atrás.

Nos ponemos en el 11 de marzo cuando, tras el positivo por covid-19 de un jugador de los Utah Jazz, se toma la difícil pero ineludible decisión de detener la competición ante el panorama de una pandemia mundial de la que aún no sabíamos su dramática profundidad. Sin embargo, es justamente en ese momento de incertidumbre en el que se empieza a gestar todo lo que vendría después.

El parón inicial -hiatus en la jerga interna de NBA- estaba pensado en 30 días, pero desde el primer momento se tomó la decisión de volver a competir. Volver a jugar sí, pero hacerlo en condiciones 100% seguras para nuestros jugadores, técnicos, árbitros y staff. Durante el tiempo que durase la pausa de la competición quisimos mantener el compromiso que hemos adquirido con nuestros fans de todo el mundo de ofrecer un contenido de entretenimiento de calidad en unos momentos de alta incertidumbre.  Fue en esos días en que la liga lanza la campaña #NBATogether e iniciativas como Jr. NBA at Home. También es el momento en que se decide continuar con el NBA Basket Lover presentado por Endesa y se crean iniciativas como el NBA2K Players Tournament entre otras, mientras se sigue planificando el regreso de la competición.

Finalmente, el 4 de junio anunciamos el regreso de la competición en formato burbuja, formato campus en “idioma interno”. ¿La idea? 22 de los 30 equipos jugándose la parte más importante de temporada en una concentración que podía alargarse hasta 3 meses y medio para los finalistas. Fue una apuesta arriesgada, especialmente con las cifras de expansión del virus que en esos momentos había en el estado de Florida, pero también por reto humano y logístico que, por su magnitud, nadie antes había afrontado. Un reto que, y es importante remarcar, hubiese sido imposible sin la complicidad entre equipos, jugadores, propietarios y liga, que siempre han actuado en sintonía para trabajar conjuntamente. El 31 de julio, tras una breve “pre-temporada”, arranca de nuevo la competición y el protagonismo vuelve, como debe ser, a lo que sucede en pista.

Echo la vista atrás y no hago más que recordar las grandes momentos que los jugadores nos ofrecieron en Orlando: la increíble racha de los Phoenix Suns de Ricky Rubio, un Luka Doncic en modo superestrella (su actuación en el partido de los 40 puntos es el partido de NBA más visto en España en años), los sólidos Celtics, el dúo maravilla entre Murray y Jokic, los inesperados Miami Heat de Buttler, Dragic y Herro… Y, por encima de todo, poder seguir disfrutando de LeBron James y sus Lakers, que con 35 años sigue dominado el juego de una forma brutal. El nivel competitivo de los partidos en el campus ha sido increíble, sin desmerecer lo que serían unos Playoff “normales”.

Y todo, lo hemos contado de una forma totalmente distinta a como lo veníamos haciendo. Sin la posibilidad de tener público en las gradas teníamos muy claro que debíamos ser nosotros quién nos acercásemos al fan y llevarle todo lo que estaba ocurriendo hasta sus casas o la palma de su mano. Con esa filosofía nació lo que llamamos como el Next Gen Telecast, una forma nueva de contar los partidos, para vivirlos e interactuar de una forma distinta, desde nuevos ángulos de televisión e, incluso, meter fans virtuales en los pabellones en unas experiencias que nos parecerían increíbles hace simplemente unas temporadas. Como decía el titulo de nuestra campaña de marketing de reinicio de temporada, A Whole New Game, Un Juego totalmente Nuevo.

Estamos muy satisfechos de como ha acabado la temporada. Acabarla ya era un éxito en si mismo, pero hacerlo con este nivel de baloncesto y sin ningún incidente remarcable dentro de la burbuja (0 casos de covid desde el inicio del campus) es algo para estar muy orgulloso, especialmente en España, dónde hemos tenido una respuesta increíble por parte de nuestros aficionados que han colocado al país entre los países del mundo en el que ha habido mayor seguimiento de la competición.

Por último, no quiero acabar este repasado de la increíble temporada 2019-20 sin recordar y honrar la figura de las dos grandes pérdidas que la familia NBA ha tenido este 2020: David Stern y Kobe Bryant. Empezábamos este 2020 con la noticia del fallecimiento del gran responsable que la NBA sea hoy la competición global en la que se ha convertido. Verdadero arquitecto y visionario de lo somos hoy. Y unas sólo semanas más tarde perdíamos a Kobe Bryant, referente generacional en la pista y figura inseparable de los éxitos de Pau Gasol en la NBA. No se me ocurre mayor tributo a su memoria que acabar la temporada de una forma espectacular bajo unas circunstancias tan difíciles.

Chus Bueno, vicepresidente de la NBA en Europa, África y Oriente Medio (Emea)