EL MOMENTO BASKET LOVER DE LA JORNADA: Bojan Dubljevic, un elegido en Valencia

EL MOMENTO BASKET LOVER DE LA JORNADA: Bojan Dubljevic, un elegido en Valencia

Antonio Rodríguez

Bojan Dubljevic entró por los ojos a la afición de Valencia desde el primer momento. Ya estábamos avisados tras ciertos días veraniegos del 2011 en Bilbao, en el que con Montenegro disputó el Campeonato de Europa sub 20 y veíamos el líder absoluto de su selección, anotando 22,4 puntos de promedio (solo superado por los 27 de otro montenegrino, Nikola Mirotic, defendiendo a la Selección Española) y 10 rebotes. De impacto inmediato entre los seguidores, un año después aterrizó en Valencia Basket como el aroma de fichaje joven y destacado para aquel curso. Lo de ser un elegido por el club y la ciudad, caería por su propio peso con el devenir de los partidos. 

Diez temporadas siendo toda una referencia, líder absoluto de carácter serio, de los que hablan poco y observan mucho, de los que se sientan y esperan, en merecido descanso del guerrero, cuando ha de ser entrevistado por los medios al final de su actuación. Y así estuvo en Zaragoza el pasado sábado. Miraba al vacío, apoyado sobre uno de los carteles acolchados que rodean la pista, mientras esperaba a que acabase de hablar su entrenador, Joan Peñarroya, para los micrófonos televisivos y otorgarle a él su turno. Quizás haciendo un ejercicio mental de todo lo sucedido en la batalla, quizás intentando dejarla en blanco tras la reflexión del “pues ya está hecho. Un día más”. 

No sabemos cuánta importancia dio a los números de este cuadro en la historia de Valencia Basket

Acababa de convertirse en el máximo anotador en Liga Endesa de la historia de su club. Y ahí lo veías, descansando con su “pues ya está hecho”. Bojan Dubljevic está promediado este curso 17,3 puntos en 28 minutos de juego, casi 8 más de los promediados a lo largo de su carrera en España, por necesidad. Ver a los compañeros de paisano, bajas por lesión, en el banquillo de los taronjas, da pavor. La fotografía del domingo en el que se enfrentaron a UCAM Murcia, ya se tomaba a sorna en el entorno. Sam Van Rossom, Klemen Prepelic, Xabi López Aróstegui, Jasiel Rivero y Mike Tobey representa uno de los quintetos más potentes que pueda sacar de inicio, cualquier club ACB. Para la cita de este fin de semana, el cubano Rivero pudo ser ya dado de alta y jugar. Pero sin ser suficiente ni mucho menos y ante un Casademont Zaragoza, que mantenía su particular nubarrón de su última derrota ante Hereda San Pablo Burgos y tenía como asignatura recuperar sensaciones ante su afición. Y nuestro protagonista, sabedor que iniciar una liga con una victoria y tres derrotas es terreno problemático y pantanoso, se puso a decidir. 

En poste bajo, economizando los gestos como siempre ha hecho, como hacen los maestros, enormes y elegantes, hasta anotar la canasta. Dando pases medidos desde poste bajo y cuando tocaba salir, anotar triples. Y con uno de ellos, consiguió su punto número 11, el que significaba entrar en la historia. Aunque en ese momento no significase nada. Había que seguir apretando hasta los 19 puntos y 7 rebotes, apretando hasta ganar. Los suyos acabaron imponiéndose (70-76) y colocaron el récord en 2 victorias y 2 derrotas, mucho más tranquilizador.

Joan Peñarroya sabe quién es el líder del nuevo grupo que maneja a orillas del Mediterráneo y Bojan sabe que en estos días, toca dar todo lo que se pueda por un presente traicionero. Y por eso, su estampa sobre aquella superficie acolchada, dejando gotear el sudor por la cara esperando, casi agigantada, impresionaba. La de un elegido por la ciudad de Valencia para que, sin haber cumplido aún los 30 años, ya es el máximo anotador y el mayor líder que ha tenido su club en Liga Endesa desde su desembarco en 1988. La de un jugador que encontró su lugar en el mundo al pie de un cálido mar, de gente amable y clima suave, de un club y un presidente que con un más que sonoro ‘clic’, se encapricharon el uno del otro para comenzar una historia particular. De trofeos europeos y hasta una Liga. ¿Quién lo hubiera dicho? Diez años dan para mucho o para poco, según se mire. Quizás eso lo juzguemos más adelante, cuando el cuento finalice. Por ahora, el Momento Basket Lover de la jornada, toca otorgarlo a Bojan Dubljevic, para que siga promediando 8 minutos más y 17 puntos… o los que hagan falta. Que las circunstancias son las que son y el líder está para estos tragos.