El Momento Basket Lover de la jornada: Dzanan Musa, motor breoganista

El Momento Basket Lover de la jornada: Dzanan Musa, motor breoganista

Antonio Rodríguez

Tras volver a la Liga Endesa, la primera imagen cuenta muchísimo. La actuación en la  jornada 01 suele marcar en el aficionado y sobre ese listón, evaluar las posibilidades futuras. ¿Qué es injusto? Siempre, sobre todo en los equipos más modestos, porque en las más ocasiones, los recién ascendidos necesitan un período de aclimatación y suman un puñado de derrotas en el arranque que con posterioridad les pesa, sin ser en absoluto un termómetro de lo que puedan ofrecer según avanza la competición. De hecho, miren el cuadro de resultados en equipos ascendidos a Liga Endesa en los últimos diez años, disputando su primera jornada. 

Como pueden ver, dos victorias de nueve clubes que tuvieron tal opción. Por ello, el éxito cosechado por Río Breogán en su Pazo (92-73) ante Lenovo Tenerife, es de un mérito extraordinario. Y para sacudirse en los primeros minutos de los nervios del compromiso por el debut, por verse de nuevo en la máxima categoría y además con público en las gradas, tiraron de su líder y estrella del equipo, Dzanan Musa, predestinado a ser una de las caras más reconocidas en este curso 21/22.  Musa logró cuatro triples de forma consecutiva, una notabilísima entrada y un mate en contragolpe sin error alguno. Seis de seis, 20 puntos para retirarse al descanso con un 48-41 más que esperanzador. Números de otra época, sin duda.

Lo más curioso es que viniendo de un jugador con tal capacidad para penetrar (¡cómo marca los pasos!), con una canasta en bandeja tras dejar atrás al pívot contrario con un repertorio de una técnica individual típica de la antigua escuela yugoslava, se marcó cuatro triples sin fallo desde una distancia lejanísima. 25 puntos en total (20 de ellos en la 1ª mitad), 4 de 4 en triples más 7 rebotes, fueron una tarjeta de presentación extraordinaria con la guinda de un espectacular mate en los instantes finales. 

Lo más curioso y lo mejor de todo es que no fue necesaria una aportación suya tan destacada en la segunda mitad, sino que sus compañeros se bastaron y sobraron para seguir ampliando la diferencia. Y en la defensa radicó el verdadero mérito breoganista. Muy estudiada y centrada en el pick&roll central entre Marcelinho (o Fitipaldo) y Shermadini, aunque recibieron algunos puntos claros, pero no dejaron doblar balones exteriores a lanzamientos triples. Las líneas de pase a sus tiradores estaban muy estudiadas (5 recuperaciones), cuando los bases canarios ya habían penetrado en la zona y buscaban la alternativa de un finalizador. Los tinerfeños tan solo encontraron un faro en los triples de Kyle Wiltjer (18 puntos), porque el resto de su ataque acabó gripado y muy desdibujado

Y el festín en la segunda parte en Río Breogán lo compartieron todos, destacando a los tiradores: hasta 7 jugadores consiguieron un triple en su plantel, con un más que notable 14 de 31 (45%). Kalinosky, Kacinas o Lukovic se vieron envueltos en una celebración que compartieron con la grada para llevarse este primer triunfo y para nosotros, el primer “momento Basket Lover” de esta temporada.