La Supercopa Endesa a escena

La Supercopa Endesa a escena

Antonio Rodríguez

Siempre como un punto de partida. Como un termómetro de lo que podemos ver durante el año, en este caso, la Supercopa Endesa 2021, nos dará una muestra un tanto diferente de los equipos entre bajas y aún-no-incorporaciones, aunque sí una real de lo que puedan dar las nuevas adquisiciones. Hombres que aún no han cogido ritmo, interés por ver caras nuevas y en definitiva, todo lo que puede dar una Supercopa en partidos emparejando grandes potencias, que en repetidas ocasiones hemos insistido es que es un marco de lujo para dar el pistoletazo de salida a la nueva temporada. Tenerife se viste de gala para ello y el Santiago Martín acogerá aficionados para que lo disfruten. Barça y Valencia Basket, junto a Lenovo Tenerife y Real Madrid, serán quienes descorchen la botella en las semifinales del próximo sábado.

Y nosotros, desde Endesa Basket Lover, buscando algunas piezas clave que concentren lo que podemos ver en ella. Aquí van cuatro ideas lanzadas en forma de preguntas: 

  • ¿Qué puede ofrecer Guerschon Yabusele al Real Madrid?

Pues ante la escasez de hombres interiores con los que Pablo Laso tiene disponibles en la cita tinerfeña, deberá hacerse muy importante. Las bajas de Anthony Randolph, Trey Thompkins más Walter Tavares, que disfruta de días libres tras el Afrobasket, harán primordial en sus compañeros, su contundencia bajo los aros. La cantidad de espacio que ocupa en la lucha por los rebotes y el entendimiento con los dos nuevos bases en el equipo, serán una buena vara de medir en el Real Madrid. También será un buen momento para probar su eficiencia en el lanzamiento exterior.

  • ¿Cómo será el acoplamiento de Nigel Hayes en sus inicios azulgranas?

Nigel siempre fue un jugador muy inteligente, mostrado ya en sus primeros encuentros en la élite en la universidad de Wisconsin. Él contaba con la esencia de ser un jugador con dotes interiores, pequeño para manejarse en la zona, con la conciencia de trabajo para destacar como exterior. Y se ha forjado un tipo de jugador para Europa, que ha aunado ambas virtudes. No era cuestión de ser un alero con capacidad para jugar en la NBA, sino un atractivo combo para poder exhibirlo en la élite de Europa. Lo demostró en Zalgiris Kaunas y ahora, reclutado por un entrenador ya conocido como Sarunas Jasikevicius, hay deseos por ver cuál será su rol en una plantilla tan profunda como la del Barça. Sus discretas actuaciones en la Lliga Catalana no deben marcar aún nada. Son los inicios. 

  • ¿Imperiosa necesidad de Klemen Prepelic?

Xabi López Aróstegui, tras la baja que lo ha lastrado durante todo el verano (Juegos Olímpicos incluido) en su tobillo izquierdo, planta en la diana a su compañero Klemen Prepelic como pieza imprescindible en los hombres exteriores con los que cuenta Joan Peñarroya. Van Rosson, Hermannsson, Dimitrijevic y él, son los únicos componentes para los puestos de base-escolta con los que cuentan a orillas del Turia al día de hoy. Y el problema puede ser más acuciante con el puesto de alero, en el que tan solo Víctor Claver y Josep Puerto son los dos únicos hombres que pueden ocuparla. Si con la incorporación de Mike Tobey y Louis Labeyrie tras su participación en los Juegos Olímpicos, más Jaime Pradilla, Bojan Dubljevic y Jasiel Rivero, coleccionan un elenco de hombres interiores de lo más atractivo, tanto en número como en calidad de juego, Klemen Prepelic deberá ser el francotirador desde el puesto de escolta que Valencia Basket, más que nunca, necesita. No hay mucho especialista en triples. 

  • ¿Es Kyle Wiltjer el compañero interior ideal para Giorgi Shermadini?

Pues parece que sí. El dominio del tiro exterior con el que cuenta el canadiense, mostrado ya ampliamente, de cara al trabajo que pueda hacer Shermadini en las cercanías del aro (y los espacios que disfrutará), hacen pensar que pueda ser una buena pareja de teóricos hombres interiores para el georgiano, predispuesto a ser nuevamente uno de los hombres punteros en la Liga Endesa. Kyle Wiltjer suma su gran acierto en el triple como hombre alto (un notabilísimo 42,7% en su temporada con Unicaja) se convertirá en amenaza constante para el rival, para felicidad de sus compañeros, en particular uno. Todo ello, sobre un plantel amplio, perfectamente estructurado y con todas las garantías en las rotaciones. Que tienen de todo, como en botica.