El momento Basket Lover de la jornada: la decisión de Jerome Randle

El momento Basket Lover de la jornada: la decisión de Jerome Randle

Antonio Rodríguez

              Jerome Randle saltó a pista transcurridos 4 minutos y 26 segundos. El tiempo para ver cómo el partido “respiraba” y se confirmaban todas las tensiones por la importancia y trascendencia del mismo. Tanto para Movistar Estudiantes como para Coosur Real Betis, perder era casi una prohibición. Y el correcalles inicial, el poco tacto en los tiros cortos y las muñecas agarrotadas en la larga distancia, formaron un combo difícilmente digerible entre tantos nervios. El regreso de espectadores a las pistas, a tenor de lo comprobado en estos primeros parciales, es uno de los más ambicionados deseos para un próximo futuro, pues si las matinales no son el mejor escenario para jugar, sin público se hace aún más cuesta arriba cuando se tarda en dar con la brújula. Vislumbrando ya un horizonte final gélido, por el peligro del descenso en estas últimas jornadas, los fans serían una soga vital para subsistir. Otros tiempos llegarán.

              El caso es que Jerome Randle, una vez incorporado, se le veía con cierta comodidad y más aportación ofensiva que en sus últimos partidos (11 puntos al final del tercer cuarto), camino de su máxima anotación esta temporada, 16 puntos ante el Real Madrid hace menos de un mes. Y arrastraba a los hombres entrenados por Joan Plaza, que ampliaban los 5 puntos de diferencia al descanso (35-40) de forma progresiva y en el minuto 25, se superó ya la decena (41-53), al tiempo que Jota Cuspinera mostraba, el enfado por el insuficiente nivel defensivo estudiantil. La estocada definitiva, llegó en el último cuarto.

              Randle mostró el talento ofensivo que le precede, con el que ha ido tiznando las ligas en las que ha ido participando a lo largo de su carrera. Anotó 16 puntos en tal período, para un total de 27 en su cómputo particular, haciendo saltar cualquier esperanza de remontada local. Jugador que con su corta estatura (175 centímetros, creemos que muy generosos), es perfectamente capaz de encontrar por sí solo buenas posiciones de tiro. Su mayor mérito es saber aprovechar un bloqueo, seguir con un par de botes y levantarse para una suspensión, llegando a tener porcentajes muy altos (7 de 9 en tiros de dos puntos). Poco prodigado al triple, también contó ahí con acierto (2 de 3) como para convertirse en el estilete bético.

              Él era un base ya determinante desde sus años universitarios en California Berkeley, trabajado con muchos entrenamientos y paciencia. La exasperación de su entrenador allí, Ben Braun, durante las dos primeras campañas de nuestro protagonista, era clara cada vez que le veía perder balones en pases sin motivo aparente. El base mostraba habilidad y unas piernas muy potentes, sí, pero ni era un gran tirador de larga distancia ni mimaba el balón. Los pases perdidos fueron una cruz inicial. Su trabajo personal le hizo mejorar mucho su dominio de balón y limar defectos, como para llegar a ser el mejor jugador de su conferencia (entonces, la Pacific 10) y probar en diversos países su suerte profesional.

Fue la primera adquisición del club bético tras la incorporación de Joan Plaza al banquillo hispalense y a pesar de contar con un discreto peso en ataque últimamente (21 puntos en los 4 partidos previos), poder ‘ser portada’ de esta forma en el momento de la verdad, le hace ganarse nuestro Momento Basket Lover de la jornada, por saber ser muy oportuno en las jornadas más comprometedoras.

              Olvidada ya su grave lesión el pasado curso en su debut con Fuenlabrada, su aspiración es ser faro por el que guiarse junto a James Feldeine en ataque, dentro de un plantel en el que no sobran los puntos, precisamente. El dominicano (10 puntos), que también supo anotar en momentos trascendentales, puede contar con un lugarteniente exterior que añada puntos desde posiciones exteriores y sepa dar buenos balones interiores a hombres muy acostumbrados a ganar posiciones desde el poste bajo (rara avis en nuestros tiempos), sea Youssou Ndoye o Jerome Jordan.

              Coosur Real Betis sigue en la lucha por la permanencia y actuaciones como la de este domingo en el WiZink Center, con la determinante decisión de anotar de este Jerome Randle, sobre todo su exhibición del último cuarto, puede ser la llave para alcanzar la zona cómoda (y su ulterior éxito) en el próximo mes.