Francis Alonso o el estado de gracia

Francis Alonso o el estado de gracia

Antonio Rodríguez

              Pocas veces al Real Madrid, un jugador rival es capaz de anotarles cinco triples. De hecho, esta temporada, solamente Laurynas Beliauskas (5 de 7) el pasado 20 de octubre o la exhibición de Mike James en Moscú (5 de 10) el último 26, han sido capaces de ello. ‘Fuera de concurso’ está Bojan Dubljevic y sus 6 triples consecutivos en la 2ª jornada de Euroliga en el WiZink Center, en unas de las mejores actuaciones de Valencia Basket a nivel continental. Sin embargo, nadie ha tenido una racha tan inspiradora como la de Francis Alonso ayer por la tarde ante los blancos: 5 triples seguidos sin fallo en menos de 6 minutos de juego, para arrancar el tercer cuarto e igualando la contienda.

              Con cuatro puntos de déficit al descanso (37-33), Unicaja saltó a pista de la mano de su escolta, que vivió su momento de grandeza para pedir el balón y hasta en carrera, lanzar desde posiciones muy lejanas, conocedor que el final del trayecto sería siempre el mismo para el balón: entrar por el aro. Tal alarde de acierto viene avalado por una confianza que llevamos destacando unas cuantas semanas, que pudiera dar una explosión semejante (27 puntos, 8 de 10 en tiros de campo, 5 de 7 en triples) todo ello, en menos de 27 minutos de juego.

              Hay mucho trabajo tras estos 27 puntos. “No se me dan muy bien las vacaciones”, afirmó el pasado verano, cuando pocos días libres se tomaba. La mala suerte quiso que diese positivo por coronavirus en la Fase Final excepcional de Valencia el pasado junio y no pudiera competir, tras varios tests previos que dieron negativo y un último positivo, que lo condenó. Para el aficionado medio, tampoco parecía ser muy trascendente. Fallido debut en su estreno con Baloncesto Fuenlabrada en Liga Endesa, entre otras razones a causa de una lesión y un puñado de encuentros con Oviedo en LEB Oro, no daban para pensar que Unicaja perdiese alguien trascendental.

Sin embargo, se dedicó a entrenar en Málaga, bajo el silencio del techo abovedado del pabellón de Los Guindos. Y allí tuvo oportunidad de conocer mejor a sus actuales compañeros, a seguir con ética de trabajo, de la que Estados Unidos le otorgó más disciplina aún.

Los 18 puntos en Andorra todavía en el mes de septiembre, eran un aviso a su capacidad. La verdadera eclosión ha venido después. En 7DAYS Eurocup está promediando 14 puntos, segundo máximo anotador de su equipo, solamente superado por los 14,7 de Darío Brizuela. Pero el mejor escaparate está en Liga Endesa: en sus últimos 6 encuentros, su media es de 17,3 puntos, coronados con los 27 de ayer ante el Real Madrid. Tomemos como referencia que los máximos anotadores ACB son Melo Trimble (19,6 puntos), Conner Frankamp (18,2) y Giorgi Shermadini (17,5). Sí, sus 17,3 pertenecen a los 6 enfrentamientos más recientes, de los 13 que ha jugado. Pero da que pensar sobre una tendencia y progresión más que evidente en el protagonismo entre sus compañeros. Tan claro como que su porcentaje de triples se ha disparado, partiendo de un 40% en las primeras 7 jornadas, que es notabilísimo, a un 58,1% en las últimas 6. Una auténtica locura.

Firme y seguro como al agarre de los pies que parece sostener el parquet cuando se planta delante de la línea de tres puntos. Clavado, como una estatua callejera de Florencia, hasta que se levanta de manera pulcra, estética y anota triples. Porque, al día de hoy. Francis Alonso, un auténtico atleta como lo fue su padre Paco en el Caja de Ronda en la máxima categoría del baloncesto español hace 40 años, es lo que mejor hace: anota triples. Cinco en seis minutos de juego. Al Real Madrid. Tomen nota.

MÁS ARTÍCULOS BASKET LOVER: MORABANC ANDORRA, ÉXITO A PESAR DE LAS VICISITUDES