López-Aróstegui, una explosión deseada

López-Aróstegui, una explosión deseada

Antonio Rodríguez

        Este pasado verano, con todas las rarezas que conllevó por la finalización de una temporada tardía y la premura en comenzar la siguiente, tuvimos ocasión de ver entrenamientos casi personales, de Xabi López Aróstegui. Su agencia había reunido algunos de sus representados para trabajar con ellos durante 7-8 semanas, en sesiones de matinal y tarde tanto físicas como técnicas. Sesiones con trabajos específicos muy concienzudos. Y allí estaba un “más fortalecido-más explosivo” físicamente alero del Joventut badalonés. El salto cualitativo que había dado en su físico en general, expresados en paradas, arranques, suspensiones muy, muy altos, tras exigentes sprints, nos hicieron ver al jugador “de otro color”.

              Quique Villalobos, su agente, nos contaba en qué consistía todo ese trabajo, que en situaciones normales, se complica encontrar un calendario tan continuado (sobre todo porque, siendo jugadores de élite, son llamados a sus selecciones nacionales) y estaba muy orgulloso del trabajo realizado. Y desde aquellos sudores, nos encontrábamos expectantes a una actuación como la López-Aróstegui el pasado sábado en el Olimpic de Badalona.

              Siempre ver al Joventut es un regalo. Su alegría en ataque, con la movilidad habitual en los jugadores, la capacidad de pase exterior y este año interior, gracias a la adquisición de Ante Tomic, es para frotarse las manos. Cualquier aficionado. El rival en la última jornada, Casademont Zaragoza, era un peligroso contendiente que buscaba con Sergio Hernández el primer triunfo en su cuarto partido en Liga Endesa.

              Y Ante Tomic comenzó con su típico escaparate de gestos, pero fallón en tiro. Y la nueva adquisición de los zaragozanos, el base T.J. Bray, anotando triples (se fueron 5 puntos por delante al descanso). Hasta que, en el segundo cuarto, apareció el festival de nuestro protagonista. Con dos triples casi de forma consecutiva, debiendo elevarse por encima de defensores que punteaban muy bien, arrancó la máquina verdinegra. Un robo y una entrada a canasta, provocar faltas en otra penetración sobre defensa en estático… parecía ser su tarde.

              En 30 minutos, Xabi López Aróstegui anotó 29 puntos, con la exhibición de 6 de 7 en triples e ir sentenciando poco a poco un enfrentamiento muy igualado (88-81). Su promedio de 8,8 estalló por los aires con esta gran actuación. Era la primera vez en su carrera en ACB que superaba los 20 puntos, resultado de un valioso trabajo y adquisición de confianza. Su entrenador, Carles Durán, asume que tiene otra pieza más importante en anotación, que puede arrastrar al equipo entero, lo que hace que el enorme arsenal verdinegro llegue a expandirse aún más. Cuentan con absolutamente de todo en ataque. Y si la solidez defensiva tiene continuidad, vuelven a resonar los verdinegros como un equipo muy peligroso, claro candidato a estar en las posiciones más altas de la clasificación.

              De López Aróstegui, como el foco más destacado que hemos elegido esta semana en la jornada de Liga Endesa, a seguir disfrutando de su suavidad y facilidad para jugar a baloncesto. Su tiro elegante, sacado desde tan arriba, es un regalo más en nuestra competición. Y sobre todo, la facilidad y perfección para jugar con sus pies. Fintas, arrancadas… un clínic. Y si se repite el gesto de la suspensión en un partido como para anotar 6 triples, pues ya echamos la tarde del sábado con algo de lo más entretenido. Un lujo más, que llegó desde las ventanas para templar y “matar”.