10 MOMENTOS, 10 (de la jornada 03)

10 MOMENTOS, 10 (de la jornada 03)

Antonio Rodríguez

1.- Y vamos con la jornada 3. Algunos por los suelos. Y otros volaron. En Manresa sabían que tenían un escollo complicado en Valencia Basket y lucharon hasta el final, pero les faltó recursos finales que sí tuvieron los valencianos (74-82). El día en el que Eulis Báez parecía tener 10 años menos (19 puntos y 4 rebotes), la solidez de los hombres de Ponsarnau (que se enfrentó a su último primer entrenador) fue decisiva.

 

2.- Llevamos repitiendo todo el verano que estamos de suerte con el regreso de Jacob Wiley a la Liga Endesa. Entre otras razones, porque si tiene un día discreto, si esfuerzo y voluntad dan para acciones así, que decoran esta sección. El caso es que no le sirvió de mucho, puesto que Casademont Zaragoza, en busca de su primer triunfo más que deseado, pensó que de la tarde del domingo no pasaban y que era ahí y ahora (88-71). Cuando D.J. Seely (22 puntos) y Dylan Ennis (19 puntos) se ponen en modo ametralladora, es que poco más hay que hacer.

 

3.- El Real Madrid arrolló desde los últimos minutos del primer cuarto en Badalona al Joventut, como lo hace Usman Garuba en esta acción con Vladimir Brodziansky (64-87). Aciago el día en los verdinegros y el Real Madrid que, por momentos, parecían los Harlem Globetrotters. Cuando les dio por dar espectáculo, el Olimpic de gradas vacías, fue testigo que los jugadores a los que acoge, poco más podrían hacer.

 

4.- Chris Czerapowicz vuela en pos de un tapón. Esto es como los embrujos en el cine. De esas escenas que, tomando la poción mágica, comienzas a volar y te asombras cómo tus pies despegas del suelo y te elevas, te elevas. Es lo que le está sucediendo a Monbus Obradoiro (recordemos, 3 victorias en 3 encuentros). Magnífica imagen de los santiagueses, sobre todo porque las está logrando con rivales directos y eso es muy importante para su devenir próximo (Fuenlabrada, en Manresa y esta vez, ante el Coosur Betis, por 87-80). Habrá que ver en las hemerotecas cuándo los gallegos consiguieron un 3-0 así, para empezar. Quizás nos tengamos que retrasar muchos años.

 

5.- Kassius Robertson no estuvo nada afortunado en el tiro (1 de 9 en tiros de campo). Pero como aquí no brindamos por portentosas actuaciones, sino por la gracia y el estilo para conseguirlas, pues queda plasmada su voluntad en hacerlo bonito en el Fontes do Sar. Pues nada, registrado queda.

 

6.- Venga, más de canastas bonitas. Este mate y esta instantánea formidable con Tyson Pérez como protagonista. Unicaja sacó réditos de una pista muy complicada como la de MoraBanc Andorra (78-81), decorado de estas imágenes aquí nos nutrimos. Es para quedarse ensimismado delante de ella, sin duda.

 

7.- No, el jugador que lanza a canasta ni es base ni es escolta, sino el pívot Tonye Jekiri, con 2,12 de estatura nada menos. Claro que, cuando lanza delante de Christ Koumadje y sus 2,24 de estatura, pues se hace así de pequeño. Pero pequeño en la foto tan solo, no en la pista, que se salió: 20 puntos, 10 de 11 en tiros libres, 8 rebotes y una seguridad pasmosa bajo los aros. Sobre el nuevo jugador estudiantil, expectantes seguiremos sobre lo que podrá aportar. Que es, junto a Ralph Sampson, el jugador más alto en la historia de nuestra liga.

 

8.- También nos vemos en la obligación de meter imágenes así. La cara de enorme decepción, de cuando has hecho todo lo posible para que tu equipo venza 

y finalmente, no pudo ser. Anthony Roberson logró dos canastas tras bote, con paso atrás, increíbles en los momentos candentes. Se cargó el equipo a sus espaldas (26 puntos), hizo todo lo habido y por haber para que Movistar Estudiantes celebrase la primera victoria, pero no hubo forma (84-86). Y la cara de circunstancia en la retirada a vestuarios, da para esto.

 

9.- Imagen loca para un partido loco: el celebrado en Murcia. Tanto se ha hablado de este encuentro… Victoria in extremis de Iberostar Tenerife (82-84) cuando UCAM Murcia vencía por 24 puntos de diferencia en la 2ª mitad (51-27) y comenzar el último cuarto con 58-41. Si se anotan 41 puntos en los tres primeros cuartos y … 43 en el último, es que alguna marcianada ha sucedido. La sucesión de pases perdidos, de triples con fuerte oposición, de faltas antideportivas, tiros libres fallados y un último pase de Shermadini a Sasu Salin, para que anotase sobre la bocina, es de novela de Roald Dahl. ¿Cuántas veces dijimos el “no es posible, no es posible” delante de la tele? Pues hasta los abrazos tinerfeños finales.

 

10.- Pues decimos adiós. Parece la imagen que la misión es “atrape el balón”. Pues quizás lo sea. El caso es que ya todos los equipos están en dinámica y las sonrisas y las preocupaciones ya empiezan a aflorar. Queda mucho por delante por disfrutar. Lo haremos semana a semana.