10 momentos, 10 de la final de la Liga Endesa

10 momentos, 10 de la final de la Liga Endesa

Antonio Rodríguez

¡Menudo final de Liga Endesa! Un broche final a la altura de un duelo épico entre dos gigantes. En Endesa Basket Lover repasamos lo que dieron de si cuatro enfrentamientos de alto voltaje que acabarían coronando al Real Madrid como gran campeón.

1.- Acabó la Liga Endesa. Con el Real Madrid campeón por trigésimo quinta vez de nuestra Liga, damos paso al álbum de fotos de este evento. Cuatro partidos de enorme intensidad, desgaste para sus protagonistas y mucho disfrute/sufrimiento para quienes lo vimos como espectadores, según la parte que toque. Comenzamos con esta canasta de Rudy Fernández, que ha estado estelar en esta final, con 10 puntos el primer día y abriendo la lata con sus triples del cuarto y definitivo encuentro en el Palau.

2.- “Larger tan life”. En España, sería decir algo así como “más largo que un día sin pan”. Es fascinante la estampa en la que Kevin Pangos parece querer empujar casi con la mirada el balón. Le iba a dar igual, pues su destino sería las manos de Walter Tavares. Determinante el caboverdiano en estas finales, a pesar de las tretas tácticas de Svetislav Pesic.

3.- Ha sido el monarca azulgrana y rey por un día en el Wizink Center. Todos fuimos testigos de su actuación en el segundo encuentro de la final. 30 puntos de Thomas Heurtel y la demostración que su dominio era absoluto. ¡Qué jugador! ¡Qué maravilla! Imparable. Uno de los iconos de esta final, de esta Liga Endesa. Sin embargo, la belleza y la crueldad del deporte tiene que no le sirvieron de nada, pues Jaycee Carroll amargó su fiesta.

4.- Trey Thompkins llegó a pedir perdón a su entrenador tras sus dos primeros encuentros en Madrid. Llevaba en ellos 0/3 en triples. Tras aquella curiosa reacción, en el siguiente choque del Palau, se encargó de rubricar un 4/8 desde la línea de tres. Elegancia y clase, enorme clase en un hombre que fue capaz de hacer de todo en el capítulo 3 de la serie.

5.- El triple. Esta final será recordada por esta acción, la que resquebrajó la final, situándola con 2-0 cuando el Real Madrid estaba derrotado. Pablo Laso ha llegado a confesar en otro momento, que se extraña cuando ve a Carroll fallar algún triple. Pocas dudas tenía cuando le vio Sergio Llull en el otro lado del campo. Esta vez, a la hora de la verdad, no erró. Y marcó el devenir de esta gran Final 2019.

6.- Esta fue la entrada de Chris Singleton para poner a su equipo por delante en el primer match del Palau en los últimos segundos. Y valió una victoria. En un encuentro enconado, muy cargado tanto en pista como en la grada (grandioso ambiente, tanto en el Wizink Center primero, como en el Palau después), el Barça Lassa logró su primer triunfo. Singleton entró con todo.

7.- La mística del Palau. No sabemos si fue por forzar demasiado, por producirse un resbalón debido a la enorme condensación del Palau, con un calor casi irrespirable, pero en el momento de la verdad, Facundo Campazzo sufrió esta caída que mostramos en esta fantástica fotografía. Los pabellones también son un protagonista más, cobran vida propia.

8.- Adam Hanga no ha estado tan bien numéricamente hablando. Pero sí que ha cumplido como un profesional, dándolo todo. Aquí vemos cómo para ser parado, tenía que ser el objetivo de la falta por dos jugadores madridistas. Ante su profesionalidad y agresividad, poco hay que decir. Se le aplaude y ya.

9.- La diferencia. Observando fríamente esta foto, puede definir perfectamente lo que fue el cuarto encuentro. Walter Tavares capturó hasta 9 rebotes ofensivos. El quiero y no puedo de los azulgranas, que acabaron exhaustos esta gran final, retratado en la imagen en la que Tavares parece tocar el cielo. En la que sus rivales ven el balón muy lejos, muy lejos. Fue una de las diferencias, cada vez más grande, cada vez más sombría en sus adversarios.

10.- Y acabamos. Sirva esta estampa para centrarnos en el MVP de esta Final, que pudo con todo. Facundo Campazzo estuvo formidable en toda la serie. Dice que acabó extenuado, muerto o como él lo definía: “anestesiado”. Sin embargo, para chocar contra muros como el de Ante Tomic, para robar balones en los momentos en el que más bloqueo mental tuvieron sus rivales en los momentos finales, ahí estuvo el pequeño argentino para certificar y firmar un nuevo título madridista. Nuestra enhorabuena a él en particular y a su club, el Real Madrid, por este nuevo título.