La machada zaragozana en Vitoria

La machada zaragozana en Vitoria

Antonio Rodríguez

Atónitos y en silencio, los aficionados del Fernando Buesa Arena no salieron de su sorpresa en todo el último cuarto anoche, resignándose a que la ventaja finalmente, en vez de menguar, seguía creciendo. Los 19 puntos de ventaja que volvía a tomar Tecnyconta Zaragoza con una suspensión de Fran Vázquez a falta de poco más de tres minutos, echaban ya el cerrojazo como una misión imposible para KIROLBET Baskonia. Y era algo que tras el mal inicio (6-14), subsanado posteriormente (20-19), daba para pensar que aquello no fue una mala racha pasajera, sino una constante durante todo el choque de un conjunto que, grogui, no salió de su mirada nublada hasta el 81-91 final. 

Los hombres de Porfirio Fisac resultaron ser, en el primer encuentro de cuartos de final, como un púgil de los buenos, de los de recibir poco y atizar mucho. Atizar en la misma dinámica con la que rompieron el encuentro en los últimos minutos ante BAXI Manresa el pasado domingo, pasaporte para este Playoff: pum-pum-pum. Tres triples consecutivos y partido sentenciado. Anoche fueron certeros los golpes, con la misma potencia y donde más dolían, con el estruendo de ser también triples: 13 de 25, un fabuloso 52%, soltados como una misión para desacreditar ilusiones locales. Fueron claves, porque eran la culminación de un gran trabajo que exponemos a continuación:

-          Si Tecnyconta Zaragoza venció de forma sorprendente y durante todo el choque, fue por una más que notable circulación de balón. Porfirio Fisac así lo reconoció en declaraciones posteriores, aunque también asumió el desesperarse por momentos, viendo que un exceso de alegría jugando, pudiera ser contraproducente cuando tocaba amarrar rentas y jugar con más pausa. Pero estaba muy orgulloso. Es cierto que, teniendo importantes rentas desde los primeros minutos y sentir el paulatino endurecimiento de la presión baskonista, salieron de ella con la rapidez que dan los buenos pases hasta llegar a las esquinas, para ir lastrando con tales triples a los vitorianos.

-          Todo ello partió de algo que nos pareció fundamental: el rebote defensivo. Lo aseguraron ante pívots más altos y atléticos, con el mérito que da el que ni Poirier ni Shengelia, consiguieran ninguno ofensivo. Pero más mérito tiene que ante el infortunio de los lanzamientos exteriores en los hombres de Velimir Perasovic (9 de 27 de tres), tales rechaces, la mayor parte de ellos largos, se asegurasen de la misma forma. Sintomático que, entre Fran Vázquez y Javier Justiz se llevasen solamente 8 de los 24 defensivos. Todos los demás, entre un atleta como Stan Okoye (con 7), la habilidad de Nemanja Radovic para estar donde se debe y toda la línea exterior que también sabía defender sus feudos. Colocación, oportunismo y asumir que, iniciando así las jugadas, había más posibilidades de estar centrados en el ataque sin mayores sobresaltos.

 

-          La defensa zonal. Cuando más fallaban los lanzamientos triples en KIROLBET Baskonia y asumir que serían sus pívots los que debían mandar, una acertada defensa zonal en los maños, cortaron esa superioridad con sus ayudas y los pocos espacios que les otorgaron. Ni siquiera con bloqueos directos en la bombilla, sacaron una visión clara. Movilidad y ayudas muy comprometidas.

-          Dentro del buen tono general, de las importantes suspensiones de Fran Vázquez (confirmando lo que vimos el pasado domingo: tiene ya ritmo de partido, esta vez con 5 de 7 en tiros de campo) y que Okoye volvió a ser estelar, con 22 puntos, dos jóvenes supieran estar a la altura de los veteranos, al nivel que exige este tiempo de Playoff. Carlos Alocén dirigió y supo conducir el balón como alguien que llevase 10 años de pistas de Liga Endesa, sin sobresaltarse por las agresivas defensas, consciente siempre dónde podía hacer daño. Supo sacar la punta de velocidad personal para romper, dividir defensas y doblar muy buenos balones. Y por otra parte, Javier Justiz, otra vez, supo hacerse grande en la pintura, colocar dos tapones por pura colocación y sacar su zurda (5 de 7 en tiros de campo) donde nadie más pudo llegar. Tiene un toque innato ante fuerte oposición.

-          Y reiteramos como broche, los triples. Es que hay que recalcarlo. Sobre todo, porque llegaron por rachas. Entre una de Nacho Martín con 2 consecutivos, otros dos también seguidos de Stan Okoje (que logró 5 de 9) para marcar las pautas en el primer cuarto y Renaldas Seibutis (con 4 de 5) que los fue administrando como las pizcas de sal en las cocciones de buenas salsas, lograron que los jugadores de baskonistas mirasen solamente hacia arriba, augurando un chaparrón tras otro.

Y así, con el 81-91 ya anunciado, deja una eliminatoria abierta a la espera de lo que pueda suceder en la matinal del domingo en el Príncipe Felipe zaragozano. Presume ser este envite una de las citas de la temporada a priori, en un escenario en el que este Tecnyconta Zaragoza nunca se ha visto inmerso (sus victorias en Playoff vinieron después de ceder el primer encuentro). Para KIROLBET Baskonia es una prueba de fuego que no entraba en ninguna de sus senderos trazados. A la espera entonces. Es Playoff time, claramente.