Vincent Poirier, llegar al cruce de caminos

Vincent Poirier, llegar al cruce de caminos

Antonio Rodríguez

Si tuviésemos que definir a Vincent Poirier en una frase, diríamos que es la modernidad en baloncesto. Y nos resulta curiosa afirmación de un tipo que mide 2,13 de estatura, center, de los que dicen están en extinción, que son de otra época. El actual pívot del KIROLBET Baskonia acaba de realizar una excelente serie de cuartos de final de Euroliga ante CsKA Moscú, con 16,5 puntos de promedio y 10 rebotes. Sin embargo, lo más asombroso fueron los escalofriantes 78,8% en tiros de campo y el notable 82,4% en tiros libres de aquellos cuatro partidos en total. Algo a remarcar, después de saltar a la palestra la noticia del interés de Boston Celtics por él, para incorporarle de inmediato de cara a los Playoffs que actualmente están jugando. Información que sacó a la luz el diario francés L’Equipe, de boca de nuestro protagonista, “es bonito escuchar que una organización así, se interese por mí. Pero ahora mismo, lo que resta de temporada con Baskonia es mi única prioridad. Cuando acabe la temporada, tomaré una decisión. No es que prefiera la NBA o la Euroliga, solo que valoraré todo más adelante”.

Vincent Poirier era un proyecto interesantísimo cuando los baskonistas lo ficharon en el verano de 2017. Muy alto, coordinado y con una gran capacidad de mejora. “Con una increíble envergadura y una asombrosa versatilidad, este hombre muestra que puede rebotear y proteger el aro muy bien” escribía Konstantinos Panas de Basketballscout.com el año pasado. Su progresión iba saltando peldaños, con la fuerza que tiene la exigencia de un club como en el que está, que debe batallar día tras día en la Liga Endesa, como en la exigente Euroliga frente a los mejores clubs del continente. La responsabilidad por ser un foco de atención permanente, le hace crecer y sea de la mano de Pedro Martínez, como Pablo Prigioni o Velimir Pesarovic, su evolución en estas dos temporadas son un hecho, como para plantar cara de esta forma a los moscovitas o ante el pívot icónico hoy día en el Viejo Continente, el madridista Walter Tavares, en la pasada finalísima liguera.

Del verano del 2017 a hoy, hemos visto al tipo que sabía correr la pista extraordinariamente bien, con buenas manos para cazar fuertes pases en carrera a mucha velocidad, al gran taponador y con un salto vertical envidiable. Pero también hemos apreciado su mejoría en el tiro en suspensión, en la colocación y movimientos defensivos fuera y dentro de la zona para intimidar más con su sola presencia, así como su “touch” para los tiros cortos. Por eso, el interés de los Celtics. Estamos ante un jugador de físico y habilidad de NBA, de los que marcan la diferencia hoy día (afirmábamos que es la modernidad del baloncesto) que dará el salto, visto lo de este último mes, más temprano que tarde. “Él es un chico que sigue con la misma humildad con la que vino a Vitora. Claro que ahora oye el interés de aquí y allá, pero sigue centrado y preocupado por su trabajo diario” nos confiesan desde el club. Porque Poirier, consabido es, que no rehúye esfuerzos en trabajar cada vez que toca, con la intensidad que el escudo implica.

Y aquí nos encontramos ante esta encrucijada. Tanto él, como sobre todo los aficionados. Ya habéis leído que hasta que no dé por finiquitada la temporada, no dará paso alguno. Pero irremediablemente, sea el próximo junio o al siguiente, acabará yéndose (firmó con KIROLBET Baskonia hasta 2020). Su agente, el prestigioso Bouna N’Diaye, no ha tenido prisa con él en busca del oro NBA y ha preferido ir moldeando a este jugador, que empezó tarde a jugar a baloncesto, sin prisas, desde sus tiempos en París Levallois hasta hoy. Bouna, que vio cómo uno de sus representados hace años, el pívot francés Johan Petro, saltó a la NBA de manera prematura y su experiencia no fue muy positiva, sí ha hecho asentarse y hacer triunfar a sus representados en la mejor liga del mundo, ya sean Nicolas Batum, Evan Fournier, Ian Mahinmi o Rudy Gobert. No hay más que ver sus sueldos actuales. Con sus números del último mes de competición, podemos decir que Vincent Poirier está capacitado para salir y competir con los mejores.

Por todo ello, ahora veámoslo desde el prisma del aficionado. Él es una perla actual en la Liga Endesa -no olvidemos eso- del que veremos espectaculares highlights NBA, porque es prototipo para ser partícipe de ellos. Toque lo que toque, sea NBA o Europa –“no tengo ninguna cláusula sobre ofertas de otros equipos de Euroliga. Lo dejo a disposición del club para que lo negocie”- ahora hay que disfrutar de sus acciones, de los balones capturados en las lámparas del pabellón, de su rapidez y de su disfrute en general, con el baloncesto. Que a cada “alley-oop” florezca su sonrisa protegida por esa incipiente barba. El “haz que se sienta orgulloso” de sus familiares cuando falleció su padre, rezuma como una motivación extra en él, de valorar lo que tiene y de tomar las cosas con la templanza que necesitan. ¡Ah!, y de la capacidad de esfuerzo por competir al máximo nivel. Ahora, a competir con KIROLBET Baskonia por todo en la Liga Endesa. Y por nuestra parte, que los GIF futuros de las redes NBA con su presencia, seamos conscientes que los podemos disfrutar semana a semana en nuestra competición. Que son un regalo. Que ya llegará el cruce de caminos.