Shawn Dawson, renovación verdinegra de altos vuelos

Shawn Dawson, renovación verdinegra de altos vuelos

Antonio Rodríguez

La Penya anuncia que ha renovado a su alero Shawn Dawson una temporada más, hasta el 2020. De esta forma, Divina Seguros Joventut se asegura contar con su alero actualmente lesionado -de gravedad- para un siguiente ejercicio. Suele ser en plena recuperación física, un acto de confianza hacia el jugador, de fe hacia su persona, que hace crecer sus ganas y su afán por ayudar lo antes posible a sus compañeros. Es como “a pesar de las adversidades, eres de la familia”. Y eso, al aficionado entre otros, gusta mucho.

El jugador está encantado con el gesto, por el hecho de tener seguridad y estabilidad un año más. "Me siento muy bien, estaré otro año en un equipo donde conecto realmente y donde me siento como en casa. Tengo una gran relación con los entrenadores, jugadores, aficionados y con la ciudad. Me siento muy querido, me encanta la Penya" fueron sus declaraciones en el momento de la firma esta semana.

Sin embargo, lo que trasluce el conjunto verdinegro por encima de sentimentalismos y apuesta hacia su hombre, es que quiere ver cumplidos sus deseos de verlo una temporada completa con ellos, sin sobresaltos ni malas noticias, solamente con su lenguaje en pista. El que fue ganando gestos de asombro y adeptos dentro de los que siguen la Liga Endesa, porque tenía unas virtudes que todo equipo que aspire a subir peldaños, necesita. Y no es una frase hecha, sino que fíjense cómo los ha subido el Divina Joventut esta campaña.

Shawn Dawson venía siendo bastante desconocido, con el cartel de ser un alero que roza los dos metros, muy atlético. Y eso ayudaba al cuadro entrenado por Carles Durán, por supuesto. Lo que nos impactó desde el primer momento en que le vimos, es cómo canalizaba toda esa capacidad atlética. Ante nosotros se nos presenta uno de los jugadores con más recursos a campo abierto culminando contragolpes. Es asombroso cómo a la velocidad a la que podía coger pases, a veces muy forzados, sabe equilibrarse en el aire tras el esfuerzo y compensarlo con la posterior desaceleración, como para simular que la suave bandeja que acabamos de ver, es fácil. Admirable cómo coge pases de alley-oop por encima de rivales empecinados en que no reciba y lo que nos dejó perplejos, es la forma de marcar los dos pasos cambiando de dirección (lo que hoy día llaman euro-step) a la velocidad en carrera que suele conseguir. Tipo familiarizado con los sistemas impuestos, su facilidad para colocarse en el lado débil, siempre le convertía una amenaza con muchos espacios disponibles.

Suponemos que todo eso, los dirigentes verdinegros, lo sabían. Lo que también a ellos les habrá sorprendido es su capacidad de mejora, aplicada de manera notoria en su tiro exterior. Su lanzamiento triple no ofrecía seguridad en sus primeras actuaciones. Su 2/10 hasta la jornada 4 en Liga Endesa prometía poco. Suponemos que sería una cuestión de confianza, porque en las siguientes 3, llegó hasta un 8/10. Ha tenido sus altibajos, es cierto, pero hay que considerar que lo que la pasada temporada era, en el Bnei Hertzeliya israelita, un 30%, hoy día se ha convertido en un excelso 40% (24 de 60). Y todo, a pesar de sus altibajos.

En Badalona han encontrado un alero joven, que ofrezca seguridad en las siguientes temporadas. O al menos, hasta el 2020. Ante la búsqueda del asentamiento en la Liga Endesa de Xabi López Arostegui y el novato Dakota Mathias (del que estamos convencidos que progresará muy notablemente, remitiéndoles al próximo curso), contar con Dawson es confirmación y la continuidad en los recientes éxitos verdinegros. Y eso, con la travesía del desierto que han tenido, es una bendición para ellos.