Alex Renfroe, un regalo para Manresa

Alex Renfroe, un regalo para Manresa

Antonio Rodríguez

Llegó la primera jornada y con una bandeja, ganó el partido ante Movistar Estudiantes sobre la bocina. Una arrancada de escuela, un uso del cuerpo con sello de playground, una extensión del brazo de bailarín… y una canasta definitoria. Para Alex Renfroe, el uno contra uno así, es demasiada concesión. De repente, aparece en la ciudad un jugador que decide partidos. Y BAXI Manresa saldó con victoria su presencia en el Wizink Center. Ese día, se marcó 16 puntos, con 6/10 en tiros de campo y 6 asistencias.

Pero es que en la jornada 3, ante un mal partido personal en Andorra (4 puntos, aunque 6 asistencias), durante ese perverso juego que su club se traía entre manos, ganando y amargando la existencia de todos quienes les recibían (4 de sus 5 visitas a domicilio se han saldado con victoria), volvió a hacer la misma jugarreta: dio el pase para la canasta decisiva, sentenciando posteriormente con otra entrada. Por la izquierda.

Alex Renfroe, exceptuando este día, siempre ha anotado más de 10 puntos por partido (promedia 14,6), con un 53,5% en tiros de campo y un excepcional 45,1% en triples (12º en la actualidad). Su mejor actuación llegó en Murcia, donde amartilló a UCAM con 28 puntos, 5/6 en triples y 7 asistencias (promedia 5,8, 2º en tal clasificación). Y otra victoria cuando tocaba regresar al autobús. Renfroe es un regalo para la afición de Manresa, para la Liga Endesa en global, porque además crea jugadas fascinantes que hablan en nombre del espectáculo.

Cuerpo liviano, mirada inocente y sonrisa facilona, este base de Savannah (Georgia), apareció en nuestra competición en uno de los mayores cuentos de hadas dados en la historia de la Liga Endesa, en el Blancos de Rueda Valladolid, hasta que dineros desde Bamberg, le obligaron a irse. Tras dos fugaces experiencias en Baskonia y F.C. Barcelona, donde ya hablamos de escalafón de élite, ahora recala en BAXI Manresa para decidir. ¿Lo hace? Piensen que el 34,2% de sus puntos llegan en el último cuarto (50 de 146). 

Entonces, confirmamos: lo hace. Hoy día es uno de los maestros aprovechando bloqueo directo. Capaz de lanzar de tres puntos tras bote con buena efectividad (de hecho, casi todos sus triples son así), entrar a canasta y lanzar bombas a tres metros del aro, que dejan sin argumentos a los pívots rivales o lanzar el pase con su izquierda al grande que se dirige hacia canasta. Todo, ejecuciones con poco margen de error, como nos cuentan sus estadísticas.

Alex Renfroe juega con su cuerpo como pocos bases, poniéndole delante del rival para proteger su bote, sus evoluciones, sus tiros. Gana poco a poco un espacio que luego no va a ceder en su juego agresivo de ir hacia canasta, con lo que complica la vida de cualquier defensor, sacando con posterioridad el brazo izquierdo (con su estatura de base, sí hemos de destacar su buena envergadura), sea para asistir o para sus tiros por elevación que tanto le gustan.

Como un plus a su juego, ha ido entendiendo la progresión del equipo en global, bajo los mandatos de Joan Peñarroya, uno de los entrenadores más exigentes de la competición: más ritmo, más velocidad, más agresividad. Y con un actual récord de 6 victorias y 4 derrotas, en una cómoda sexta posición -sobresaliente para un recién ascendido- los síntomas de mejoría a cada semana del conjunto, se están haciendo notar. Y Renfroe es parte de ellos. Porque los despistes iniciales de Cady Lalanne ya son menos y el entendimiento con su base, más. Ahora, espera tras el bloqueo su momento y arranca con decisión hacia canasta en el momento necesario, creando un enorme espacio para que reciba el típico pase picado de nuestro protagonista. Y Jordan Sakho, chico al que hay que seguir el rastro de cerca, si antes ganaba las posiciones bajo el aro con contundencia, poco a poco va uniendo en ellas la sapiencia de cuándo hacerlo, esperar en la zona sin cometer tres segundos hasta recibir y dar un toque suave a sus tiros cortos para dejar el balón arriba entre tanta oposición. Que cuando no, son salvajes mates, que es el rey de la plaza en ello. Y para estos dos puntales tan importantes en el Nou Congost, debe entrar en la ecuación Alex Renfroe.

En la plantilla bagence ha reaparecido en las últimas jornadas Justin Doellman, que ya está dando rendimiento. Ryan Toolson ya está mucho mejor de cuando inició la temporada (a los veteranos les cuesta un poco más coger la forma), Gintvainis y Lumberg se van sintiendo poco a poco importantes en la máxima categoría de nuestro baloncesto, Álvaro Muñoz está tirando a canasta mejor que nunca y en definitiva, todo va viento en popa. El aficionado del Nou Congost, ese al que tanto le costó ver ganar a su equipo (tres derrotas iniciales), frente a Herbalife Gran Canaria, pensaron que ya era más que suficiente. Y apoya como pocos y lo disfruta, también como pocos. Y para ellos, para nosotros, asumimos que Alex Renfroe es un regalo para su casa.