CASOS Y COSAS DE LA LIGA ENDESA 18/19 (en porciones)

CASOS Y COSAS DE LA LIGA ENDESA 18/19 (en porciones)
Thad McFadden, nuevo ídolo en la plaza tinerfeña.

Antonio Rodríguez

-          De todos los casos y cosas que nos llaman la atención, hablaremos en esta macedonia de anécdotas y curiosidades salteándolo a lo largo de la semana. Que siempre que cosas que se nos escapan o simplemente, que recalcar.

-          Hablando de recalcar, como hacía Amaya Valdemoro en #Elegidos, Sergio Llull ha empezado la temporada de cine. Si hay algo en común entre los lesionados de gravedad, es el miedo a forzar en sus reapariciones, a instintivamente no meterse en ciertos retos físicos. El instinto hace pensarlo dos veces. Pues de eso, Llull, nada de nada. Más bien lo contrario. Algunas entradas a canasta han sido del ídolo de siempre. Incluso en Valencia llegó a tocarse la rodilla a modo de queja, siendo sentado en el banquillo y tras el encuentro, respondía con una sonrisa “no es nada. Es que Valencia es una plaza muy exigente”. Además, parece como si hubiese ganado madurez a la hora de distribuir juego. No es cuestión de recapitular sus las 18 asistencias hasta la fecha, sino la calidad del pase y dónde debe ir: a las continuaciones de Tavares, a los triples de Rudy al otro lado del campo, a la posición ganada de Felipe. Llull ha vuelto.

 

Llull ha vuelto

-          Monbus Obradoiro vio debutar a su nueva estrella, Kyle Singler, de forma discreta (4 puntos en 15 minutos). Aunque discreto estuvieron todos sus compañeros para acabar anotando 52 puntos en La Laguna. Sin embargo, que esto no quite el mérito hasta el momento del cuadro de Moncho Fernández, que “cortó oreja” tres días antes en Las Palmas tras vencer al Herbalife Gran Canaria en la prórroga (92-93). Mucho mérito en este triunfo y el convencimiento que la defensa obradoirista les está dando excelentes resultados. Si en Endesa Basket Lover albergábamos dudas sobre sus hombres interiores, fueron precisamente los que mejor defendieron a los pívots rivales, más altos y fuertes. Apenas les concedieron poste bajo -donde se veían inferiores- y sus pick&roll casi siempre se veían frustrados por la anticipación y efectividad de los Brodziansky, Spires y Hlinason, que se está cotizando a cada partido. Y frente a San Pablo Burgos, la vida de Deon Thompson y Slava Kravtsov, sencillamente fue imposible.

-          Hablando de Herbalife Gran Canaria y su recinto: a ver si se suceden partidos, porque el parquet recién estrenado para afrontar la Euroliga, de tan nuevo, aún provoca algunos resbalones entre los jugadores. Todo es cuestión de ver pasar jornadas.

-          El ‘toque’ de Javier Justiz en sus ganchos en suspensión, sacados desde muy arriba, para mostrar que esta Liga Endesa está loca. 14 puntos en los casi 16 minutos que disfrutó en Burgos, para dar el triunfo a Tecnyconta Zaragoza en el Coliseo (79-93). Si suave ‘touch’ en sus ganchos pueden ser nuevo sello del cuadro zaragozano. Tras un decepcionante paso por Vitoria (aunque tenían lesionado a Fran Vázquez) y otra no menos decepcionante actuación ante Delteco GBC -esta vez ganando-, yendo gran parte del choque por debajo, en ese arrebato maravilloso de su entrenador, Porfirio Fisac “porque si vais andando, no me gusta este juego”, vencen al San Pablo, que venían de lo más crecidos tras su notabilísima victoria ante KIROLBET Baskonia.

-          Los piques individuales. Nos encantan. Dentro de los sistemas tácticos, hay cabida a retos de uno contra uno, a imagen y semejanza de los buenos duelos NBA. Por un lado, el inicio del encuentro entre D.J. Strawberry y Kostas Vasileiadis en Las Palmas. A los primeros triples del estadounidense, le respondía el griego con otros más vertiginosos tras salida de bloqueos. Se miraban, se retaban, la siguiente se la tiraba el contrario… Un lujo. Cuando la cosa se ponía más dura, Kostas le dio por asistir. Despabilado… y desestabilizador, porque cuando D.J. cayó al suelo en un lance del juego, ¿quién fue el primero a levantarle? Efectivamente, Vasileiadis. Sin recados verbales. Simplemente, para volver loco al yankee. Un fenómeno.

 

 

Nos encantan los piques provocados por tipos como Vasileiadis.

-          Pues otro de esos piques, lo tuvimos en Fuenlabrada. A la entrada de Lucas Nogueira a pista, Giogi Shermadini se lo tomó como algo personal. Su lugar en el pódium de entre los pívots de nuestra liga, ganado jornada tras jornada durante bastantes años ya, lo quiso dejar claro al brasileño, anotándole en diferentes ocasiones y redondeado con un gancho delante de sus narices, tras buscarle las cosquillas desde varios minutos atrás. A Lucas le falta ponerse en a tono y ritmo de partidos, pero sus rivales no se lo están poniendo fácil, no.

-          Por el Barça Lassa, el sello de esta temporada, claramente es la defensa. Lo hemos podido comprobar en las tres jornadas. Cuando parece que la presión funciona, que no permiten ni bloqueos ni continuaciones, que los puntos en la zona se venden caros frente a ellos, en una imagen muy mejorada respecto a las últimas dos temporadas, en las entrevistas finales de partido a su entrenador, Svetislav Pesic, su mayor queja sobre los suyos es concretamente, la defensa. Sigue viendo errores por todas partes, sigue quejándose de faltas de concentración. Mientras el resto la ensalza, él no para de ver fallos. ¿No les recuerda al Zeljko Obradovic recién aterrizado en Badalona? Incluso en los malos días de ataque de la Penya, algo que exasperaba a la parroquia verdinegra, acostumbrada a disfrutar del enorme talento ofensivo, la cantinela de Zeljko era “hemos fallado en defensa”. Aquí, al menos Pesic, sí está satisfecho con el ataque de los suyos. Pero no queremos ni imaginar cómo deben ser esos partidillos durante los entrenamientos.

-          Darío Brizuela ha roto las bridas. Ya no se le sujeta ni se pretende. Tiene carta libre para lo que él quiera. Y lo que él quiere es anotar puntos para hacer ganar a su Movistar Estudiantes. Ya no es solamente la canasta ganadora ante los fuenlabreños, momento de mayor júbilo en un final de partido hasta este momento en la temporada, sino todo lo que hace para llegar a ese final igualado. Su sello de pasar los bloqueos y levantarse en suspensiones a 4-5 metros del aro, con la potencia de salto con la que lo hace y la suavidad en su tiro, es maravilloso. Nos encanta. Que siga, que siga.

-          Nos parece buena idea esa flexibilidad de calendario que se anunció a su salida por parte de la ACB, para que los dos equipos gallegos puedan, de un plumazo, disputar en tres días sus dos compromisos en las Canarias. Ayuda mucho. Y el caso es que ambos salieron respondones en la segunda jornada. A la mencionada victoria de Monbus Obradoiro en Las Palmas, Cafés Candelas Breogán estuvo casi tres cuartos de partido por delante en La Laguna ante Iberostar Tenerife. Pero, claro, el diluvio que les cayó en el cuarto período en forma de triples, era imposible soportar por nadie. Y allí estuvo Thad McFadden, que tenía el día, sencillamente. Culminado por dos triples de Beirán, otro de Staiger, de Bassas, de Rodri San Miguel, de Abromaitis en el último cuarto, lo de McFadden fue por momentos, de trance: 23 puntos, 9/13 en tiros de campo y 5 triples en 29 minutos. Las gradas del Santiago Martín, se cayeron.

 

Thad McFadden, nuevo ídolo en la plaza tinerfeña.

Y para acabar, dos de dulce: 

Anthony Randolph

 y 

Will Thomas

. El madridista, parece como si quisiera reconquistar su importancia en el equipo y le está poniendo más coraje y ‘punch’ que nunca. No es solamente sus triples y su movilidad defensiva, siempre determinantes, sino que se añade el ímpetu de entrar a canasta, la capacidad de doblar balones a tiradores abiertos… una malgama de cualidades que pleno de ilusión, pueden convertirle en un puntal en el Real Madrid. Para puntal, 

Will Thomas

 en Valencia. A su trabajo, el del interior bajito, decisivo por su calidad de hacelotodo. La mentalidad del interior puro, distribuyendo en poste bajo, encestando (ya apenas se dice esto) desde ahí, saliendo al exterior cuando se necesita y, ¡ay, amigo!, si quieres, intenta quitarle un rebote en defensa. En un plantel bastante coral como el de 

Valencia Basket

, ya no nos basamos tan sólo en los 25 puntos y 8 rebotes en la victoria en Murcia en 27 minutos, sino que frente al Real Madrid, sin unas estadísticas tan descollantes (10 puntos y 5 rebotes) también supo encarar con mucho acierto a los pívots madridistas. En sus dos últimos partidos, los dos mencionados, 15/19 en tiros de campo (79% nada menos). Está dic