La entrevista a Pepe Pozas: "Es importante para la ciudad que el equipo sigan dando guerra"

La entrevista a Pepe Pozas: "Es importante para la ciudad que el equipo sigan dando guerra"

Antonio Rodríguez

Ver a Pepe Pozas evolucionar sobre una pista de baloncesto, es ver la raza que desprende su Málaga natal. De no ser un virtuoso ofensivo, a asumirlo y jugar cada partido como si fuera el último, derrochando ilusión en otras facetas. Intensificar esfuerzos, desgastar al contrario, disfrutar con ello. Además, cumple su quinta temporada en Santiago de Compostela. Y eso significa que conoce el entorno, el club, la afición y a su entrenador. Uno más en la ciudad y casi parte del paisaje habitual del Fontes do Sar.

Por segunda campaña consecutiva, Monbus Obradoiro repite pareja de bases, algo que no había sucedido nunca desde que ascendieron a Liga Endesa en 2011 de la mano de Moncho Fernández. Sea Andrés Rodríguez, Mitch McConnell o Donnie McGrath, siempre hubo alguien nuevo. Pozas, junto a Albert Sabat repetirán en la dirección y eso, da tranquilidad. “Ayuda mucho” reconoce el propio Pepe Pozas, “porque no es lo mismo que yo ayude al otro base nuevo, a que haya otro en mi puesto que también se sepa los sistemas. Somos ya varios para ayudar a entrar a todos en dinámica”.

Como cada temporada, existen bajas por obligación. El buen ojo de la gerencia deportiva, en especial de José Luis Mateo en comunión con su entrenador, Moncho Fernández, hacen que sus notables elecciones “vuelen” a otros lares, a clubes con mayores posibildades económicas y promocionales. “Todos los años hay bajas. Siempre pasa. Cuando no era McConnell, era Maxi Kleber. Este año, nada menos que Matt Thomas, Bendzius o Pustovyi. Así que, lo que nos queda es buscar recambios como los recién llegados y reinventarnos, porque nuestra obligación es sacar el trabajo adelante”.

En esta pretemporada, la imagen no fue la más deseable y en la Supercopa Endesa, es cierto que sería muy injusto catalogar al equipo por lo evaluado cuando el rival es el Real Madrid. En todo ello, Pozas tiene una posición bastante clara. “Todavía tenemos que probar a los jugadores. Llevamos poco más de tres semanas de entrenamiento y quiero ver cómo evolucionan los nuevos. Si te digo que al día de hoy, tenemos que mejorar en muchas cosas, te diría lo mismo que en las pretemporadas de los últimos cinco años. Hay que ir paso a paso, ver cómo se acoplan los nuevos y nosotros a ellos y de esta manera, hacer una radiografía más clara”. Con estos problemas -habituales- iniciales, es bastante optimista. “Yo estoy contento, porque simplemente con el hambre que demuestran y las ganas de trabajar y mejorar, irá todo bien”.

Marcarse unos objetivos en esta campaña, pues él en su modestia, confiesa que “todo lo que sea salvarnos, me valdría. Es muy importante para la ciudad que el equipo siga dando guerra en la Liga Endesa, que estemos aquí. Por lo que, ni que decir tiene, que apuesto por la permanencia”. En una punto de la geografía ACB, que se apuesta tanto por el baloncesto, una plaza así, que empuja, se gana a pulso seguir siendo élite.

Última cuestión: los cuatro semifinalistas. “Pues Real Madrid, Baskonia, Valencia Basket y … (duda unos segundos), el Barça”. Pero eso es otra liga. Atentos estaremos con la evolución de Monbus Obradoiro y sobre todo, con ese fijo ya en el club por descubrirnos una futura estrella en ciernes. Como ha sido siempre.