Shavon Shields, un trabajador de lujo

Shavon Shields, un trabajador de lujo

Antonio Rodríguez

… o un lujo trabajador, que pudiera también valer. KIROLBET Baskonia se ha hecho con los servicios de Shavon Shields, la auténtica sensación de los playoffs italianos, llevando al Dolomiti Trento el pasado curso, a la final ante Armani Jeans Milano. Y es que, lo que los baskonistas han fichado es un trabajador, un jugador de equipo, con etiqueta de estrella. Puede ser que tal etiqueta pudiera ser reciente, pero la tiene. Se lo ha ganado a pulso. Porque tras sus actuaciones en la mencionada final liguera, donde logró 21 puntos de promedio y un 60% en tiros de campo (con dos partidos con 31 puntos), había que etiquetarle como tal. Es cierto que entre sus compañeros no había nadie con una capacidad anotadora suficiente que le acompañase a liderar, lo que obligó a comportarse como una absoluta estrella.

Shavon Shields es un alero de 2,01 procedente de la universidad de Nebraska, cuya mayor virtud es la cantidad de posiciones de las que puede jugar en pista, porque es un más que notable atleta. Por rapidez puede jugar de escolta (y defender a escoltas), alero, su posición natural y en circunstancias, su físico le da para poder jugar como ala-pívot. Esa es una buena carta de presentación.

Disciplina. Para tener una disciplina tan marcada, hay que tener una máxima concentración siempre y sentido del sacrificio. Si es en defensa, ya le verán corriendo, sin racanear esfuerzos, entre los bloqueos y carretones de los rivales. Perro de presa ahí. Y en campo contrario, nos gusta el que sepa detectar lo que tiene delante para saber cómo atacar.

¿Cuál es su perfil ofensivo? Es un alero que, siendo un correcto tirador de tres, no es el lanzamiento que más le gusta. Shields prefiere superar en uno contra uno, pues es explosivo en el segundo paso -donde saca ventajas-, donde deja al rival atrás. Y es un finalizador, porque tiene la facultad de rematar la canasta sabiendo entrar por ambos lados con ambas manos, porque tiene buen control del cuerpo, siempre equilibrado soltando el balón.

Prefiere la media distancia al triple, puestos a valorar sus suspensiones, aunque lo que hemos detectado que más domina (quizás lo que más le guste) es llevar a su defensor al potro de torturas que supone el poste bajo. Sabe jugar muy bien desde ahí. A nada que vea que puede ganar por físico o estatura a su par (en muchas ocasiones), allí les llevará. Y los mata. Es un tipo con habilidad para soltar tiros a dos, tres metros con mucha efectividad, ya sea de cara, a la media vuelta o tiros por extensión a una mano. Si supiera dominar el tiro contra tabla, ya sería infalible. Ante tal repertorio, es cuestión de buscar en el catálogo dónde hacer daño.

¿Detalles que nos gustan? Pues su rapidez de manos. Es su mayor aval para defender a pequeños. Vale que tiene piernas y cierta lateralidad para hacerlo. Pero si le van a ver haciendo mates en contragolpes, muchos serán partiendo de sus zarpazos, de sus robos de balón. Es una inquietud permanente al jugador que lleve al balón el tenerle cerca. Más, estar pendiente de los cortes rivales para ayudar o tapar el camino al aro (la concentración que mencionamos anteriormente) y en ataque, a campo abierto, tiene habilidad para dar el pase al sitio oportuno. Sin artificios, pero el balón suele llegar a posiciones muy correctas.

En una estructura como la plantilla de KIROLBET Baskonia, será un jugador de solidez. Sin llegar a la capacidad atlética de Adam Hanga, ambos son gregarios de auténtico lujo, que pueden liderar en ciertos partidos, siempre desde el esfuerzo, siempre dando un óptimo nivel. Y a partir de ahí, cuando toque, brillar. En la directiva vitoriano han jugado sobre seguro en la adquisición de este jugador. Para el concepto “carácter Baskonia” se adaptará perfectamente. No lo duden. Otra estrella llega a la Liga Endesa.