En el castillo de los sueños

En el castillo de los sueños

Antonio Rodríguez

Corren ante la inmensidad del recinto. Pablo y Leyre, 9 y 7 años, sienten como si les hubiesen regalado un castillo encantado. El “¡no corráis!” de sus padres, Carlos y Laura, no sirve de nada. El silencio del Wizink Center provoca solemnidad, la que ellos sienten en la obligación de romper con el estruendo de sus pasos, por el mero hecho de ser niños al que les han regalado algo difícil de imaginar. Abren una puerta y aparece la “habitación de los juguetes”: el dormitorio donde pasarán una noche mágica.

En la víspera al primer partido de la final de la Liga Endesa entre el Real Madrid y el Kirolbet Baskonia, con la vigilia de velar armas antes de la gran batalla (hoy, miércoles, 21:00 horas), ellos viven una realidad disfrazada de sueño. Endesa Basket Lover les proporciona la posibilidad de pasar las 24 horas previas al choque, en el Wizink Center. “Vamos a dormir allí arriba” explican a Marcelinho Huertas a pie de pista. 

Desde donde tal realidad, tal sueño, se ve más grande aún. Como grandes son los ventanales desde donde apoyan sus cabecitas viendo los miles y miles de asientos que rodean el parquet. Como grande les parecía Sergio Llull cuando se fotografiaron con él, ídolo heredado del entusiasmo de los padres, que se encargaron de hacer abonados a toda la familia y convertir a los querubines, en basket lovers desde sus primeros años. Enorme legado.

El baloncesto posee este embrujo y Endesa Basket Lover lo acoge para esta fantasía, entre pósters, canastas y por esta vez, unas sábanas. “Buenos días, Pablo y Leyre” desde el enorme videomarcador, les saluda hasta sus camas. Toca disfrutar de este día tan particular. Porque cuando caiga la tarde, se unirán a un ejército de aficionados que en procesión se acercarán a disfrutar de uno de los mayores espectáculos que el deporte español puede dar, con el inicio de nuestra final liguera. 

Para más de doce mil espectadores será una nueva procesión al Palacio, algo tan conocido como litúrgico. Para los cuatro integrantes de esta familia, Carlos, Laura, Pablo y Leyre, será su castillo. Sueños por un día.