Herbalife Gran Canaria y el cansancio que da el éxito

Herbalife Gran Canaria y el cansancio que da el éxito
(ACB Photo / M.A. Polo)

Antonio Rodríguez

Herbalife Gran Canaria cayó derrotado en el primer partido de semifinales ante Real Madrid, tras mostrar un lógico cansancio producto del mayor éxito de su historia.

La bronca de Laso en el primer tiempo muerto del partido de ayer, quizás haya sido el clip de vídeo con mayor trascendencia del enfrentamiento que abría la serie de semifinales, entre Real Madrid y Herbalife Gran Canaria. Y es cierto que la reprimenda a los jugadores blancos fuese lógica, tras varios días de descanso (su último encuentro fue el pasado martes en La Laguna tinerfeña), que no salieran con la tensión necesaria. Pero también es cierto que los grancanarios iban como auténticas motos, convencidos que podían encestar en cada posesión, con fácil anotación de su pívot Luke Fischer (6 tempraneros puntos), continuado con notables acciones de Nikola Radicevic, absolutamente brillante en estas fechas. Era el subidón que suponía estar aún “celebrando” su pase a semifinales y la próxima participación en la Euroliga (donde estarán, pensamos, que por los mismos argumentos que disputaban la Eurocup).

Cuando los locales igualaron, cuando Walter Tavares y Jaycee Carroll -curiosamente dos ex “grancanarios”- impusieron la ley del más alto y el más fuerte, el cansancio comenzó a hacer mella. “Es que empezamos a jugar un día y acabamos otro” a modo de sorna apostillaba Luis Casimiro, refiriéndose al tercer envite ante Valencia Basket en La Fonteta. Un choque que comenzó a las diez de la noche, finalizó cercanas las doce y media. Un encuentro, el tercero de la serie, que les daba la clasificación para semifinales y el billete europeo ya reseñado. “Yo me dormí a las 6 de la madrugada ese día” recuerda con total claridad Pablo Aguilar. “Llegamos al hotel pasadas la una de la mañana y con las pulsaciones a mil y excitación del éxito, a ver quién se dormía. Ya te digo, yo particularmente lo hice a las 6 de la madrugada. Y a las 9, para arriba que había que coger el AVE para Madrid”.

(ACB Photo / M.A. Polo)

Pero con la cansina sonrisa del éxito. Sensación de invencibles. Por eso salieron al parquet del Wizink Center convencidos que no podían perder, que todos los tiros entraban. Y es que, su noche en Valencia fue épica. Para el aficionado, increíble cómo un triple de Marcus Eriksson a una pierna y con paso atrás, bien punteado, pudo acabar dentro. La mirada gélida de Gal Mekel al aro desde la línea de tiros libres que heló a los aficionados taronjas presentes en el recinto, para forzar una prórroga imposible. Herbalife Gran Canaria nunca se dio por vencido. De hecho, esa misma mirada, al frente siempre, la tenían sus compañeros desde el banquillo minutos antes, cuando en el último cuarto vieron la trayectoria del triple de Alberto Abalde para ir diez puntos por debajo (68-58), el triple de Sam Van Rossom a falta de 47 segundos (78-73) o la canasta de Bojan Dubljevic a 13 segundos de la conclusión (80-75). 

El milagro tenía que llegar con los hombres que más se han reivindicado en esta serie. Marcus Eriksson se frustró con su 1/5 en triples el primer día en Valencia. Ejemplificaba los escasos 56 puntos de su equipo. En el segundo episodio, su mala racha siguió, fallando el primer intento. Desde entonces, bordó un 10 de 13 asombroso desde el 6,75 coronado con una de las imágenes de la temporada, triple a una pierna que ha salido en todos los espacios deportivos. Gal Mekel, 12 puntos y 8 asistencias, con toda la determinación para elevar el espíritu de sacrificio de sus compañeros y los dos tiros libres con una décima que otorgaban la vida. Ondrej Balvin, el pívot que más jugó (25 minutos) para 12 puntos y 12 rebotes, sacando la agresividad que se echaba de menos en ocasiones. Y en definitiva, todos y cada uno, en su papel para lograr esta machada. En su defensa “les pusimos en apuros en la defensa presionante del dos contra dos central, algo que no nos salió muy bien el primer día” asume Luis Casimiro y en el ataque como para en el momento de la verdad, asestar el golpe.

(ACB Photo / M.A. Polo)

Herbalife Gran Canaria es semifinalista, como lo fue en 2013 de la mano de Pedro Martínez. Esa semifinal tenía el premio que no tuvo en su momento: el pase para la Euroliga. En la isla, los lamentos de los aficionados por el descenso de la Unión Deportiva Las Palmas de fútbol a Segunda División, se convertirán en las noches entre semana, en festines ante rivales del mayor porte europeo. Porque como bien dice un aficionado, “esto no es por sorteo, como en la Eurocup. Aquí pasarán todos”. De momento, que disfruten y compitan las semifinales.