La infalible insistencia de Sylven Landesberg

La infalible insistencia de Sylven Landesberg

Antonio Rodríguez

Sylven Landesberg realizó la mayor exhibición anotadora esta temporada en la Liga Endesa. Con sus 48 puntos anotados en el Palau Blaugrana, dio un triunfo para Movistar Estudiantes (95-100) tan lucido, como la pared en la que se cuelgue el acta enmarcado de su actuación.

Juan Antonio San Epifanio tiene el récord de anotación en la historia de la liga desde que los clubes en asociación le dieron el nombre de ACB y cambió el formato. Epi, en la primera campaña de este nuevo periplo, la única que no tuvo línea de tres puntos (la 83/84), anotó 54 puntos al Joventut de Badalona (la máxima de la historia son 65 a cargo del madridista Walter Szczerbiak). Pues el gran Epi confesaba que “para anotar esa cantidad de puntos, debes jugar los 40 minutos” y guiñaba un ojo, como afortunado activo de una época en que las grandes ‘ametralladoras’ de nuestra competición, podían disfrutar de la complacencia de su entrenador por mantenerse en pista minutos y minutos. En el baloncesto de hoy, con la exigencia física que requiere, es muy complicado.

Sylven Landesberg disfrutó de casi 36 minutos, porque su equipo le necesitaba más que nunca. Estuvo en camino de vencer en terreno inesperado (desde noviembre del 2008 no vencía Estudiantes allí) y sobre todo, porque Landesberg es uno de esos elegidos con un talento excepcional para anotar. Extraño, de falta de elegancia y perseverancia, pero talento para un elegido, en definitiva. Sus 48 puntos el pasado domingo por la mañana, fueron la actuación de la temporada, sin duda. Sirvieron para que su equipo venciera (95-100), lo más importante y saliera crecido de una actuación sobresaliente. 15 de 22 en tiros de campo, 8 de 11 en triples y 10 de 11 en tiros libres. Anotar 13 puntos en los últimos cinco minutos e insuflando esperanzas en los suyos cuando a falta de ese tiempo, parecía que perdieron el fuelle, viéndose por detrás 84-77. Un parcial de 0-10 (con 6 puntos de nuestro protagonista) les puso en el camino nuevamente 84-87, asumiendo que el silencio que el graderío generaba era el preludio a una derrota local, a impulsar al héroe hasta el éxito. El de la insistencia en sus tiros. El del infalible acierto.

Tan sólo habían transcurrido 15 segundos cuando recibió el primer balón en la esquina y anotó su primer triple. Cinco puntos suyos y otros cinco de Darío Brizuela provocaron el lío con un 0-10 inicial y el tiempo muerto de Pesic. Porque el base vasco estuvo cómodo en pista, como lo estuvo Alec Brown en los escasos minutos que Landesberg descansó en el segundo cuarto, haciendo que el bloque cumpliese ante la ausencia de su glorificada estrella. Cuando reapareció, ayudó a que Movistar Estudiantes siguiese por delante al descanso (43-49), tras un rebote ofensivo anotado por Edgar Vicedo sobre la bocina. Y luego llegó el tercer cuarto. En la primera jugada, Tomic va a ayudar a su compañero a un descarado 2 contra 1 sobre él, a obligarle a sacar el balón. Lo consiguen. A la siguiente, saliendo hacia fuera de la línea de tres cuando el foco estaba en un dos contra dos de sus compañeros, recibió y anotó otro triple. La suma sigue y la desesperación de Svetislav Pesic, también.

Landesberg superó a todos sus defensores en el Palau Balugrana (ACBPHOTO)

Landesberg tuvo para todos. En los momentos más calientes del último cuarto, delante del ídolo estudiantil la temporada anterior, Edwin Jackson, bota, suspensión y otro triple delante de sus narices. El nuevo vértice  en la plaza del Magariños, que en la desesperada remontada azulgrana es capaz de lanzar y convertir otro triple con el hombre encima -literal, pues le derribó al suelo con su inercia-, sentencia. La bocina suena, el juego se detiene, Sylven abre los brazos por instantes, sublime, indestructible. La épica llevada a la cancha, a que su compañero Brizuela lo certifique con un abrazo.

Con el balón en su poder, sonó el pitido final. “Ha sido emocionante. Muy divertido. Aunque es raro, me falta tiempo para asimilarlo”. Los pasos donde Movistar Estudiantes trasiega son los que marcan su nuevo icono, Sylven Landesberg, el hombre que promediaba 20 puntos y que se fue hasta los 48. Hasta el olimpo de los anotadores. Que el Palau grabe otra lasca más en las actuaciones estelares de uno de esos tipos elegidos.