10 MOMENTOS, 10 (de la Copa del Rey)

10 MOMENTOS, 10 (de la Copa del Rey)
Ahí le tienen. El mejor jugador y protagonista de esta Copa del Rey. Sergio Llul

Antonio Rodríguez

Ahí le tienen. El mejor jugador y protagonista de esta Copa del Rey. Sergio Llull consiguió lo que parecía imposible para dar victorias a su equipo. Un jugador de leyenda que debemos disfrutar (ACB Photo).

Porque la Copa es…la Copa. Porque entre la lucha sin cuartel, hay momentos en los que desde el suelo, se puede ver la repercusión de los esfuerzos. ¿Qué mira Fernando San Emeterio? ¿Un compañero anotando tras salvar un balón? ¿Un contrincante tumbando sus aspiraciones? Sea lo que sea lo que estén mirando, la única certeza de la imagen es que San Emeterio y Royce ONeale están en el suelo. La Copa es  un poco esto (ACB Photo).

Valencia Basket se elevó hasta el cielo. Y de hecho lo tocó. Tan sólo un zarpazo de Sergio Llull se lo arrebató. Pero enhorabuena al cuadro taronja por la Copa realizada. A donde llegó Sikma no llegó el F.C. Barcelona en semifinales. Eso es mucho crédito. Mucho (ACB Photo).

Jonas Maciulis captura un rebote de esta manera. La semifinal ante Baskonia ha sido uno de los encuentros más fascinantes en la historia de esta competición. Y documentos como este, lo corroboran. Obstaculizado por los dos pequeños de Baskonia, Beaubois y Larkin. Pequeños que se convirtieron en grandes. En enormes (ACB Photo).

Othello Hunter nos ofreció este tipo de jugadas. Fue un pilar más en el plantel del Real Madrid. Su trabajo no fue el más destacado. Pero hacía cosas como esta. Y eso es para enmarcar. ¿Verdad? (ACB Photo).

Tener 17 años, sentirse importante hasta en el juego subterráneo, es de tener carácter. Mucho. Así lo muestra Luka Doncic, que tiene el termómetro de su importancia según las necesidades de su equipo. Él ha dominado en todas las categorías, ¿por qué no lo va a hacer aquí? Cuando hay talento, es sencillo (ACB Photo).

A Pierre Oriola hubo que pararle con faltas, porque vaya Copa que se ha marcado el angelito. Este chico sería el ojito derecho de Van Gaal, porque “siempre positivo”. Siempre sumando, siempre haciendo bien por su equipo. Ni se achantaba ni se amilanaba. Un fenómeno (ACB Photo).

La belleza de cada acción, de cada rebote. Estas joyas, fotografiadas de esta manera, es lo que nos dio la Copa. Majestuosidad en las acciones, majestuosidad en el escenario. La Copa del Rey es un cofre del tesoro. Y esta edición estaba cargada de muchas perlas (ACB Photo).

Si no hubiese sido por las últimas decisiones de Sergio Llull para decantar la final (sus 8 puntos consecutivos), este señor, el gran Anthony Randolph hubiese sido el jugador más valioso. Porque hizo absolutamente de todo y todo bien. Veánlo. Un grande para un equipo campeón: el Real Madrid.

Y con toda la pena del mundo, damos por finalizada la Copa del Rey. Que la próxima edición y Las Palmas de Gran Canaria esperan. Vitoria 2017 quedará siempre para el recuerdo. ¡Hasta el año que viene! (ACB Photo).