10 MOMENTOS, 10 (de la jornada 10)

10 MOMENTOS, 10 (de la jornada 10)

Antonio Rodríguez

Comenzamos este repaso de la jornada, con el mate de Ondrej Balvin. Baloncesto Sevilla tuvo que creer en la victoria para ganar. Si no, el triple de Scott Bamforth para igualar y forzar la prórroga, hubiese sido imposible de realizar. Balvin también creyó y ayudó lo suyo. 18 puntos y 8/11 en tiros de campo, no son cosa de broma (ACB Photo / B. Pérez).

Morabanc Andorra se llevó la victoria del Barclaycard Center ante Movistar Estudiantes, sí. Pero en éstos, Darío Brizuela volvió a destacar enormemente. Ya no es que sea ídolo de la afición en la cancha (18 puntos, 7/9 en tiros de campo), sino que también fuera, con las declaraciones tan sinceras que realizó después. Un ganador nato (ACB Photo / E. Candel).

Esta es la imagen del deseo por ganar. Dominion Bilbao Basket tenía, no solamente necesidad por ganar, sino el deseo de hacerlo ante un vecino que está siendo uno de los cocos de la liga. Era imprescindible ganar y ahí estuvo Giorgios Bogris, con 17 puntos apenas sin fallo (7/8) para poner a Miribilla el triunfo en bandeja (89-83) y seguir pensando en la Copa (ACB Photo / Aitor Arrizabalaga).

Giorgi Shermadini, si tiene que sujetar el balón hasta con la barbilla, pues se hace. Sin ningún problema y sin ninguna concesión. Que la presión de Nacho Martín es dura –e ilegal-. Por eso, si no se pita, hasta con la barbilla (ACB Photo / E. Candel).

A Mamadou Niang empieza a gustarle esta sección. Y no solamente que le guste a él salir elegido en las 10 instantáneas, sino que a nuestro fotógrafo le gusta que le guste a Niang y a nosotros nos gusta que…nos gusta todo, en realidad. Cuando se trata de jugadas así, nos gusta todo (ACB Photo / A. Pérez).

Lo del mate de Nemanja Nedovic fue de antología, porque corriendo desde su pista, era un poco como lo del “no se atreverá a… No se atreverá a…” Pues sí, se atrevió, y el resultado fue este. El estruendo cuando se colgó y soltó el aro, ese sonido metálico, acompañado con el estallido del público, en plena reacción cajista, fue tremendo (ACB Photo / Mariano Pozo).

Esta es la imagen de la reacción. Un jugador, Dani Díez, un entrenador, Joan Plaza y una afición de bandera, todos al unísono, coreando el estruendo de los pasos de gigante a una remontada ídem. Luego se quedaron en puertas, pero ahí queda ese deseo por superar al F.C. Barcelona Lassa, que por momentos, estuvo KO (ACB Photo / Mariano Pozo).

Bonita acción del debutante, Jack Cooley, que con su lucha y entrega se metió al aficionado en el bolsillo. Eso sí, a pesar que Eriksson recibiera el tapón, los azulgranas tuvieron una templanza de campeones como para sacar tajada en ese ambiente, y llevarse el encuentro (77-81) y seguir la senda a un paso tan sólo, del líder Valencia Basket.

Esto son ganas de estallar el aro y de lucirse. Jeffery Taylor, ya lo ven, lo que quiere hacer. Sobran las palabras. El Real Madrid despidió la jornada con la tranquilidad de realizar un buen encuentro tras los ánimos insuflados en tierras bávaras (ACB Photo / V. Carretero).

La jornada 10 puso el cerrojo con este mate de Oriol Paulí en los últimos segundos. Un  estallido de potencia, que puso el broche final y a la espera de la próxima jornada. Que por cierto, cuando los aromas son ya de banquetes y turrones, el baloncesto, sabe mejor. Créanme (ACB Photo / V. Carretero).