10 MOMENTOS, 10 (perfil de Sergio Llull)

10 MOMENTOS, 10 (perfil de Sergio Llull)

Antonio Rodríguez

Ahí lo tienen. Ganador de la Liga Endesa 14/15. MVP de la Final, que tuvo sello propio. El de Sergio Llull. L hombre que esta tarde anunciará que permanece en el Real Madrid hasta 2021 (ACB Photo).

La culminación en esta temporada 14/15, de una estrella que parecía no serlo. Eran muchos años ya en la élite para no serlo. Icono e imagen de nuestra competición, protagonista habitual en esta sección “10 momentos, 10” de cada jornada, el menorquín ha sido fiel a su carácter de líder. Puestos a liderar, hacerlo para ganar todo (Euroleague / Getty).

Desde aquel “peque” al que llamaban en Manresa, Sergio LLull tenía algo diferente en su baloncesto, que un club grande vio al momento: competitividad. Para él, Manresa era un equipo campeón y jugaba en como tal (Foto Bàsquet Manresa).

El Real Madrid sabía perfectamente lo que fichaba. Sus acciones tenían algo especial a cada gesto. Potencia por encima del resto. Las bases para crear una estrella (ACB Photo).

Ya lo ven. Potencia para llegar. Deseo para dominar. Un mate es ser rey por un momento. Sergio Llull lo ha sido de muchos momentos  (ACB Photo).

A sus grandes condiciones, le hemos unido su capacidad de mejora. Su tiro era correcto. En los últimos años, ha sido necesario destacar con él. 41.3% en triples en las tres útimas temporadas. La circulación de balón del Real Madrid que ha lucido en estos últimos años, ha tenido una finalización fiable, un argumento más en su tiro exterior (ACB Photo).

Pero sobre todo, su magia en el juego. Volar y pensar y ejecutar mientras vuela. Y siempre eligiendo lo correcto. Físico NBA y el anhelo de Kevin McHale, seguirá levitando por Madrid (Euroleague / Getty).

¿Recuerdan este día? Otoño del 2007, brillar ante Toronto Raptors, ante los NBA en su gira por España. De una sorpresa a la consagración (Foto EFE).

El Real Madrid entendió que primero tenía que explotar su instinto individual, para que los sistemas sean la segunda opción. Atacar la canasta, atacar permanentemente al contrario, que acabe siendo un suplicio. Técnica y sobre todo, táctica individual para leer cuando toca ‘comerse el aro’. Con él, muchas veces toca (Euroleague / Getty).

Pero por encima de todo, un regalo para la afición. La afición al baloncesto, en general. Hasta 2021 enarbolando a todos los testigos de sus hazañas. Raza y pasión por este juego en Sergio Llull. Con su permanencia, estamos de enhorabuena (ACB Photo / Ángel Martínez).