Andorra, Malaga y Madrid

Andorra, Malaga y Madrid

Juanma López Iturriaga

1. Andorra impresiona

Fue una actuación convincente, cercana al sobresaliente y que estuvo a punto de hacer saltar la banca del Palacio de los Deportes de Madrid. Morabanc Andorra se puso insolente y sólo un palmeo de Ayón a falta de un segundo, pudo doblegarle. Hasta ese momento, ambición, buen juego y hechuras de equipo interesante. Alguno podría pensar que el Madrid tenía en la cabeza más la Final Four que ese partido, y puede que durante los dos primeros cuartos fuese así, pero a partir del descanso, los blancos apretaron todo que pudieron las clavijas defensivas y el público se metió de lleno en el partido. Y ahí sobre todo es cuando se vio el temple andorrano, la solvencia de gente como Bogris, Stojanovski o Green, el acierto general en los triples y en general la sensación de ser un equipo bien trabajado desde la banda por Joan Peñarroya. En ningún momentos de dejaron intimidar y sólo un error absurdo de Sada, posibilitó el triunfo madridista. Salvados ya hace un par de jornadas, la mirada del Andorra debe ir hacia el futuro, donde su siguiente paso debería ser pelear por la Copa y los playoffs. Pasado el año de adaptación, si mantienen lo bueno que tienen, que es bastante, y lo completan adecuadamente, no parece tarea imposible ni mucho menos.

2. Que me pasa doctor

El desconcierto aumenta jornada tras jornada. Unicaja, el equipo más sólido, competitivo y regular de la temporada, líder durante meses, ha entrado en barrena. Primero fue una derrota en Sevilla ante un equipo que pelea por la salvación y que le hizo perder el liderato. Días después sus posibilidades de disputar el primer puesto al final de la temporada regular, se desvanecieron con una pobre actuación ante el Madrid donde perdieron hasta el basket average. Pero todavía quedaba a salvo el segundo lugar. O eso parecía. Hasta que llegó el CAI a Málaga y le infringió la tercera derrota consecutiva, que fueron cuatro este fin de semana al volver a tropezar en Santiago. Total, que incluso pueden perder el segundo puesto si no logran vencer al Barcelona este domingo. Unicaja ha sido derrotado en tantos partidos en tres semanas como en los seis meses anteriores. Tan increíble como inesperado.  ¿Razones? Pues un poco de todo, supongo. Bajón de tensión, ocho puntos más recibidos en defensa, malos porcentajes en los triples, problemas físicos o Toolson, desacertado pueden ser varias de sus causas. Pero el caso es que en el momento de recoger lo trabajado durante todo el año, Unicaja corre el peligro de ver buena parte de su cosecha malograda. ¿Injusto? Esto es una liga. Y en las ligas, nada es injusto.

3. Fin de semana total

La penúltima jornada se las trae. Unicaja-Barça por el segundo puesto. Valencia-Dominion Bilbao Basket por el cuarto. Herbalife Gran Canaria-CAI y FIATC Joventut-UCAM Murcia por los playoffs. Y  La Bruixa d´Or-Estudiantes y Gipuzkoa-Sevilla por salvarse de la quema. Todo a cara de perro. Casi todo definitivo. Por si no fuera poco, el viernes empieza la Final a Cuatro. Palabras mayores. Madrid y el Madrid sueñan con el título, pero el camino es de etapa de alta montaña. Primero la ascensión al Fenerbahçe del malvado Obradovic, y luego, de terminar a salvo, y suponiendo que el Olympiacos no vuelva a liársela al CSKA, esperarán los grandes favoritos, el talonario sin fin, una de las suma de talentos más potentes de los últimos años. El Madrid ha hecho los deberes, ha llegado hasta aquí sin grandes problemas y su juego parece haber perdido estética para ganar competitividad. La presión es enorme, tanta como la ilusión de volver a ganar una Euroliga 20 años después de la de Zaragoza. Solo queda desearle suerte y recordar a todos lo difícil, lo extremadamente difícil que resulta ganar una competición de esta alcurnia. Juegues la final donde la juegues.