Murcia, Valencia, Vitoria y Estados Unidos

Murcia, Valencia, Vitoria y Estados Unidos

Juanma López Iturriaga

1. Cuando contemporizar no es suficiente

Apasionante jornada esta número 25, que nos coloca a menos de diez partidos del final de la temporada regular. Una vez más, lo que hace tiempo que dejó de ser una gran noticia, las dos grandes potencias de la liga, Real Madrid y Barcelona, salieron escaldados de sus viajes a Murcia y Valencia respectivamente. A veces los equipos de Euroliga, sobre todo los más exigidos, como son blancos y azulgranas, intentan pasar por la Liga Endesa sin un gran gasto de energía física o mental. Afrontan los partidos un poco al “tran tran", confiando que con un par de rachas de buen juego y el gran talento de sus plantillas sean suficientes para sumar una victoria más. Esta vez no le sirvió ni a unos ni a otros. El Madrid no pudo rematar el partido cuando se puso en franca ventaja y cometió el pecado de hacer real lo que hasta ese momento del tercer cuarto, parecía sólo un sueño para un excelente UCAM Murcia. Carlos Cabezas encendió la mecha y a su toque de trompeta acudieron Antelo y el resto de su equipo, que terminó desquiciando con su intensidad en el juego (sobre todo en la lucha por los rebotes) a un Madrid que por segunda vez en una misma semana, mostró una cara bastante desangelada. El Barça, por su parte, ante un excelente Valencia Basket, que está llegando al final de temporada con muy buena salud a partir, entre otras claves, de la mejora de Pablo Aguilar, demostró que lejos del Palau le entra demasiado a menudo el tembleque. Un problema que deberán solventar, pues parece ya inevitable que volverán a jugar los playoffs con desventaja de campo en las hipotéticas semifinales y final.

2. Atención al Laboral Kutxa

El equipo de la semana ha sido sin duda el Laboral Kutxa. El viernes ganó al Olympiakos y sigue vivo en la carrera europea y el domingo le metió un buen meneo a su vecinos donostiarras. Nunca es fácil la vida en Vitoria, siempre exigido por el doble esfuerzo de compaginar dos competiciones y el peso de la historia. Pero da la sensación que cada vez se gusta más, juega con mayor confianza y las piezas encajan mejor. Todo ello con el estilo atractivo, no exento de cierto descontrol que les marca su pareja de bases compuesta por Adams y James, dos jugones a los que a veces se les va el oremus, pero que dotan al juego de una enorme intensidad y rapidez. Ausentes de la Copa del Rey, uno de sus territorios preferidos, han abierto hueco en su lucha por los playoffs (tienen a dos victorias al noveno) y apuntan hacia el FIATC Joventut (una victoria les separa), algo disperso últimamente debido a las bajas. Enorme el mérito de Ibon Navarro, opción que con toda justicia pasó de momentánea a convertirse en consolidada. Bueno, todo lo consolidado que puede estar un entrenador con Querejeta de presidente.  Pero esa es otra historia. 

3. Tres de seis

La Federación ha anunciado que en el mes de Abril se sabrá el nuevo seleccionador. Los meses pasan y el tiempo de tomar decisiones se acerca. No sólo el del nuevo técnico, sino también el de unos cuantos jugadores de los que se desconoce su disponibilidad. Eso hace que nuestra mirada se vaya regularmente hacia EEUU, donde la verdad, muchas buenas noticias no llegan. A día de hoy tenemos al 50% de nuestra armada en el dique seco. Calderón en Nueva York, Ricky en Minesota e Ibaka en Oklahoma sufren lesiones de incierto futuro y van a completar temporadas donde han sido golpeados con diversos percances. Eso sí, el otro 50% compensa con sus buenas actuaciones. De los Gasol Brothers está todo dicho, y la sensación de las últimas semanas es Nikola Mirotic. Cal y arena repartidas en un grupo que a día de hoy nadie, y probablemente ni ellos mismos, saben qué estarán haciendo, cuando el próximo mes de Septiembre nos juguemos el pasaporte a los Juegos de Rio. Como la salud es lo más importante, sólo queda desear que unos se recuperen bien y otros no caigan. Luego ya veremos lo que pasa.