Unicaja necesita del éxito

Unicaja necesita del éxito

Juanma López Iturriaga

En Málaga están habituados a los éxitos. Desde aquella frenética primera final liguera que disputaron en 1995 ante el F.C. Barcelona con el no-triple de Michael Ansley, hasta la actualidad, son muchos años viviendo y disfrutando de la élite. Este periplo incluye en título de la ACB en 2006 coronando a Jorge Garbajosa como su nuevo rey que domina la competición. Son muchos años de éxitos.

Sergio Rodríguez y Earl Calloway en plena acción – Crónica de Iturriaga

En Málaga están habituados a los éxitos. Por eso las gradas del Ciudad Jardín primero, hasta pasar al Martín Carpena hace más de 13 años, se han llenado de aficionados fieles que han aportado un apoyo al equipo único en nuestra geografía ACB. Aficionados con deseos de ver ganar a los suyos siempre, cuya procesión acababa en unas gradas que abarrotaban.

Ahora, Unicaja está pasando por apuros. Sin estar clasificados en la Copa del Rey buscan de nuevo su viejo rumbo. Situados en undécima posición, con cuatro derrotas consecutivas, les contemplaban dos partidos en los que anotaban 10 puntos menos que el rival en la 2ª parte. Ante el Real Madrid, llegaron a ser 20 (21-41). La plantilla nueva, desconocedora muchos de ellos de la competición de la Liga Endesa, les falta tiempo aún para lograr conjunción con su entrenador, Jasmin Repesa y comunión con su afición. En Málaga están habituados a los éxitos y necesitan de los éxitos. Tiempo al tiempo ¡Ah! Y lo de Sergio Rodríguez liderando una vez más al Real Madrid, de cine. Pero del bueno.

Que el modesto Blancos de Rueda Valladolid vuelva a poner en tremendos apuros a un grande, en este caso el F.C. Barcelona Regal (82-88) o que el renacido CAI Zaragoza, sacando pecho en la tierra donde lucirá su clasificación para la Copa del Rey, les haga sudar sangre a los del Caja Laboral para llevarse el partido por un punto (74-73), muestra la actitud de los modestos en esta Liga Endesa. ¿Diferencia presupuestaria? Sí. ¿Traducción literal en los partidos? Para nada. Y eso que los vitorianos siguen lanzados.

Que Basquet Manresa ha ganado su tercer partido a costa de un desinflado Blu:sens Monbús, decepcionados tras escaparse la posibilidad de jugar la Copa del Rey entre los dedos. Y que hay un señor llamado James Feldeine que logró 37 puntos para su equipo, Mad-Croc Fuenlabrada. ¡37 puntos! Esos no se lograban desde cuando yo jugaba. Yo no los anotaba, ¿eh? Bueno, alguna vez sí. Pero en este baloncesto de rotaciones permanentes, da gusto ver arrebatos anotadores así, dignos de otros tiempos.

Y para acabar, rendir homenaje a otro de otros tiempos, de mi tiempo, de todos los tiempos: Aíto García Reneses logró que su Cajasol lograra ganar en Murcia (73-81) y la cuarta victoria consecutiva de su equipo, cuando iniciaron la competición con 1 victoria y 9 derrotas. Del maestro nunca se duda. Don Alejandro será como el Yoda de la Liga Endesa: sabiduría implantada a lo largo de las generaciones.