RAFA MARTÍNEZ: “ENTRE TODOS SE ESTÁ COMBINANDO UNA QUÍMICA MUY ESPECIAL”

RAFA MARTÍNEZ: “ENTRE TODOS SE ESTÁ COMBINANDO UNA QUÍMICA MUY ESPECIAL”

Antonio Rodríguez

Como equipo de la jornada en la Liga Endesa, Valencia Basket tiene ante sí las mejores perspectivas posibles. Son siete victorias consecutivas, todo un hito en el club valenciano, que como bien recuerda Rafa Martínez “con Pesic, llegamos a lograr hasta 9 seguidas, hasta que perdimos contra Estudiantes”. Pero el momento es bueno. De notable, aspirante a sobresaliente si nos regimos por calificaciones escolares de nuestra infancia.

“Sí, el arranque nuestro está siendo muy bueno, después de la derrota frente al Barcelona. Y eso te da mucha confianza. Cada año intentamos mejorar, aunque ya el año pasado teníamos muy buen equipo. Estamos muy bien en defensa, y cuando eso se logra podemos correr y salir mucho más fácil a contragolpe. Tenemos esa mentalidad y hace que nos vayamos en un momento u otro. Tenemos 11 tíos de gran calidad que pueden jugar en cualquier momento, no hay ninguno titular y cualquiera puede superar los 10 puntos. Eso da mucha solidez”.

Solamente existe un borrón en toda la campaña (en Liga Endesa), que ahora se ve como una mínima mancha en un océano: el tercer cuarto en el Palau Blau Grana en la primera jornada, cuando dejaron recuperar su meritoria ventaja tras una mitad de mucho trabajo.

“Sí, sabíamos que ellos iban a reaccionar y en ese momento puntual nos costó anotar puntos. Y nos cogieron. Pero sí tenemos la seguridad, no solamente del equipo que hay, sino que hemos hecho una muy buena pretemporada y que entrenando bien, sabíamos que se iba a ir bien”.

Valencia Basket está segundo en la clasificación, porque tiene muy buenas estadísticas globales, como podéis comprobar en el artículo de “El equipo de la semana”. Su anotación, sus pocas pérdidas de balón, unido al espectacular acierto en los triples, son bases más que considerables para radiografiar esta trayectoria.

“Hemos estado muy acertados en el tiro. En los partidos que se han ganado con cierta facilidad, era asombroso porque el acierto era de todos: allí todos las metían. Pero ese acierto lo hemos ido manteniendo casi siempre, incluso en partidos complicados”.

Y ahí es donde llega la gran reválida de este Valencia Basket. Ante uno de los mejores conjuntos de la competición, el Herbalife Gran Canaria, donde los varemos en puntos y en porcentajes triples bajaron hasta niveles no habituales en esta temporada 13-14, consiguieron sacar casta y un gran convencimiento por ganar, partiendo de una desventaja de 13 puntos, un carácter muy marcado transmitido por la figura de su entrenador, Velimir Perasovic, para remontar y solventar una situación tan complicada. Auténtico sello de ganadores. Lo errores del pasado parecen muy lejanos.

”Lo que está claro es que en otras temporadas, en el momento clave, acabamos metiendo la pata, sobre todo en playoffs, tras haber hecho cosas muy buenas, quedando cuartos e incluso terceros en temporada regular. Y eso no se olvida. No hemos cumplido objetivos pero habíamos hecho cosas muy importantes. Mira, cuando yo llegué el equipo había quedado séptimo y todo parecía horrible y sombrío. Bajaron el presupuesto y en este tiempo hemos logrado ganar una Eurocup, forzar a 5 choques en cuartos de final de Euroliga al Real Madrid y muy buenos años en liga regular. Sí, ahora parece que el carácter de los jugadores que estábamos, el del entrenador y el de los nuevos que han llegado, hacen que sea diferente. Los jóvenes tienen ganas de progresar, los nuevos han venido con mucho hambre y entre todos se está combinando una química muy, muy especial. Un tipo como Romain Sato, por ejemplo, viene y muestra unas ganas locas por reencontrarse en su juego, tras su paso por Turquía. No solamente en acierto, sino que está contagiando a todos su coraje. Todo pinta bien”.

Solidez en la plantilla y solidez en la estructura de Valencia Basket, apoyados en los ingresos del, como define Iturriaga en sus “Tres Tiros”, “aficionado-mecenas o mecenas-aficionado”. Paco Raga, vicepresidente del club, anuncia la posibilidad de tener un nuevo pabellón en un periplo de 2-3 años. Hay un proyecto importante detrás para que el equipo levantino siga creciendo.

“El equipo este año es muy sólido, sí. Te repito que el ambiente es muy diferente a cuando llegué yo. Viendo este año el juego, la gente se divierte y es más fácil así que el público venga a vernos, incluso entre semana en competición europea. Ganamos y podemos ganar muchas cosas y eso engancha. Además, esa solidez también la tiene el club que tiene enormes ganas de crecer y de hacer”.

Exultante atmósfera a pesar de las lesiones, que están atizando más de lo debido. Pero si se intenta sacar un adjetivo triunfalista a Rafa Martínez, es cuando aparece la cautela.

“Lo ideal, y es que sonará a tópico, pero es ir paso a paso. No te puedes marcar un objetivo, sino jugándote según qué cosas, se planificará cuando lleguemos a semifinales o logros europeos… o lo que venga y cuando venga. Es muy temprano y lo que sí se es que el equipo debe seguir en esta línea. Hay dos partidos importantes ahora en Europa y si juegas al 70 % de tus posibilidades, a la que piensas que puedes ganar, no ganas. Repito, hay que ir paso a paso, porque creo que esa mentalidad es la mejor, por muy tópico que sea. Me he llevado algunos palos y no quiero decir nada por el momento”.

Sello de compromiso y distinción de este Valencia Basket, es el premio otorgado al club por el Consejo Superior de Deportes, premio Infanta Elena S.A.R, a principios de esta semana, por la transmisión de los valores de su lema, “Cultura del Esfuerzo”.

“No estoy acostumbrado a estas cosas. Me sentía raro. Pero es un orgullo, como capitán del equipo y en nombre de él, recibir el premio de quien viene, sobre todo por el esfuerzo y la superación que el equipo ha tenido”.

Algo que siempre acaba en buen puerto. Algo que en Valencia ya lo están saboreando: Justin Doellman, jugador del mes de Noviembre. Velimir Perasovic, entrenador del mes de Noviembre. Es Noviembre y es pronto. Pero es una base para acabar bien, puesto que el inicio es casi inmejorable. Y Rafa Martínez, como capitán y conductor, bien sabe de eso.