EL CLÁSICO EN EUROPA, OTRO BENDITO ATRACTIVO

EL CLÁSICO EN EUROPA, OTRO BENDITO ATRACTIVO
El Clásico en Europa

Antonio Rodríguez

Porque es Euroliga y los emparejamientos entre equipos de la Liga Endesa "allende los mares" tuvieron y tendrán su atractivo. Desde la primera ocasión en que se produjo tal confrontación (entre Real Madrid y Joventut de Badalona en la Copa de Europa 78/79), se les ha mirado con lupa. Un hecho aislado que, con el nacimiento de la Liga Europea en 1991 y el permiso de competir varios equipos de una misma nacionalidad, dio a partir de un Joventut-Estudiantes, todo tipo de emparejamientos. Y Real Madrid-F.C. Barcelona, un 6 de enero de 1994 llamó a las puertas de este pódium continental.

 

Pues hoy toca. A sentarse delante del sofá -excepto diez mil privilegiados que lo verán en directo desde el Wizink Center- y a disfrutar. Todo, aún con el regusto que dio el encuentro de hace dos jornadas en el Palau Blaugrana (86-69). Sin Sergio Llull, el Real Madrid perdió. Con Pierre Oriola poniendo la puntilla en el último cuarto, el Barça Lassa ganó. Dos caras de una moneda. Tres excelentes cuartos para dar un paso al último, con el desmelenamiento local y el no intensificar esfuerzo en los visitantes, como hizo su rival. Mientras unos añoraron a su base titular, otros se dejaron guiar por la mordiente de Pierre Oriola, que sin ser el hombre más cualificado entre el plantel de Svetislav Pesic, su intensidad, generosidad en el esfuerzo y hambre por ganar, evidenció de lo que pretende plasmar su entrenador en pista.

 

Hoy, en el Wizink Center, puede ser otro cuento. ¿Nos aventuramos -nuestras elucubraciones, ya sabéis- a decir por qué?

 

La ‘no’ baja de Sergio Llull. Se notó su vacío y no solamente porque obligó a jugar a Facundo Campazzo 34 minutos, sino que a dos de los puntales ofensivos del F.C. Barcelona, sus directores, les dejaron obrar con más libertad: 18 puntos y 4/7 en triples entre la pareja de bases Thomas Heurtel y Kevin Pangos, resquebrajaron la defensa madridista. La creación desde el bloqueo y continuación del primero y las suspensiones desde la ventaja que da un buen bloqueo directo en el segundo, dieron un timón a los azulgranas que los llevó al éxito. Con la incorporación de Llull y supuestamente mayor agresividad defensiva (añadan a Jeff Taylor), este será uno de los grandes atractivos a seguir.

 

La determinación de Ante Tomic ante Walter Tavares. El caboverdiano de doscientos veintiún centímetros, aun teniendo acciones espectaculares, no encontró la comodidad que suele. Las dudas sobre si Tomic debía encarar en uno contra uno al mayor exponente defensivo que existe en Europa, se despejaron a la primera acción, poniendo sobre el tapete la excelencia en el juego del pívot croata. Sí, se atrevió a retarle y de forma muy inteligente: continuando los bloqueos muy rápido e intentar recibir arriba, como el primer “alley-oop” del choque en el Palau o ganando la posición lo más cerca posible de canasta, para lanzar su gancho a no más de dos metros del aro, pues más distancia es perder mucha efectividad -delante de Tavares, aclaramos-. Tomic volvió a ser la pieza angular de su equipo mientras estuvo en pista, tapando todos los espacios en defensa que se necesitaban y dificultando el tráfico en la zona del Real Madrid. Ahora llega un nuevo examen y ya no es un Tomic-Tavares, sino un Tavares-Tomic. Y el matiz y el cambio de escenario, puede ser importante.

Sobre aleros y carreras. Como aficionados al baloncesto, estábamos de enhorabuena porque Adam Hanga ha vuelto. Sus carreras corriendo de costa a costa, con su enorme control en el aire y dejando sus suaves bandejas desde muy arriba, nos hicieron recordar al enorme talento físico antes de su lesión. Y entre él y Víctor Claver, otro jugador capaz de correr con el balón controlado -un lujo hoy día-, pueden sacar los contragolpes del primer enfrentamiento este curso entre ambos. Forzaron correr y les salió bien. La respuesta del Real Madrid deberá venir, con los mismos argumentos, de Rudy Fernández y Gabriel Deck. El primero, porque está en un momento de acierto en el tiro excepcional, incluso tiros con muchísima exigencia. Y luego, esa cosa que tiene Rudy de anticiparse a los balones… En cualquier otro jugador, cuando saltase al corte, lo catalogaríamos de ‘jeta’, porque buscaría en la anticipación, no querer seguir defendiendo. Pero en él, esa intuición única, esa arriesgada apuesta… ¡es que acierta siempre en cortar el balón! Y Gabriel Deck está mostrando madurez y dureza como para estar al nivel que pide un Real Madrid en enfrentamientos cumbre como estos. El chaval es listo, tiene intuición en el rebote y si hay que jugar en estático y no ceder ni un centímetro, como correr y acelerar el cotarro, vale para todo. Nunca retirará la mirada ante nadie.

 

Anthony Randolph-Chris Singleton. ¿Los dos mejores ala-pívots de Europa? Lo curioso es que sus resultados, en este caso sus porcentajes de tiro en ataque, vienen supeditados a la buena labor o no del resto de sus compañeros, porque ellos son grandes finalizadores si se les ayuda, sea con una buena circulación de balón previa que mueva defensas o inteligencia para crear trucos y lograr la misma meta: que tiren cómodos. Por ello, serán los termómetros ofensivos, como suele ser habitual.

 

¿Buscamos una clave? En un partido donde hay tantos exponentes por ambos conjuntos, es complicado. Podemos hablar de la racha de triples de Kyle Kuric (4/7 ante los madridistas en el Palau) y Jaycee Carroll (43% en Liga Endesa), del esfuerzo defensivo de Jaka Blazic, de las genialidades del Facu Campazzo. Sin embargo, desde Endesa Basket Lover sí que encontramos un elemento donde nos aventuramos a ver desequilibrio en Gustavo Ayón. Pablo Laso suele utilizarle en la segunda unidad. De la contundencia y movilidad del mexicano como ‘center’, ya todos sabemos. Por el bando contrario, los azulgranas tienen como jugador en su misma posición a Kevin Seraphin, cuya recuperación nos ha sorprendido para bien. Pero Seraphin es un “5” más estático y no tan duro o efectivo en defensa como para minimizar el repertorio que pueda dar Ayón. De las ventajas que pueda ganar dentro, se aprovechará el resto. Eso sí, Pesic puede cambiar el guion, combinar ala-pívots como interiores (Oriola-Claver-Singleton) y veremos qué resultado puede dar.

 

Busquen entre estos puntos, piensen en sus propias claves y deseos. Pero sobre todo, disfruten de lo que veremos esta tarde a partir de las 21:00 horas. Madrid es la cita. El Wizink Center espera. Porque un ‘clásico’ en Europa, es otro bendito atractivo.