Los 10 momentos 10 del Real Madrid campeón de la Euroliga

Los 10 momentos 10 del Real Madrid campeón de la Euroliga

Antonio Rodríguez

Repasamos en imágenes lo mejor de la Final Four de Belgrado que acabó coronando al Real Madrid como campeón de Europa.

1.- El Real Madrid alcanzó el título de la Euroliga. Su décimo cetro de la máxima competición continental vino derrotando de esta forma tan contundente al Fenerbahçe en la final, como muestra el mate de Jeffery Taylor y el añadido del gesto desesperado de Bobby Dixon. Después de una campaña tan lastimosa para los blancos, en la que Pablo Laso recuerda que en el mes de diciembre llegaron a tener hasta 7 bajas, conseguir este título, revaloriza su actuación.

2.- Entre otras razones, el Real Madrid fue campeón porque siempre contó con el MVP de la temporada regular y de esta Final Four: Luka Doncic. El joven esloveno fue capaz de hacer cosas asombrosas, como en esta acción. Ya sabemos de lo que es capaz. Lo que tenía que certificar es su éxito ganando con su equipo el título máximo. Pues conseguido a lo grande. Todo por disfrutar.

3.- Por su lesión en este último tramo de temporada, no pudo rendir al nivel que pretendía en la Final Four. Sin embargo, justo es decir que Facundo Campazzo ha sido uno de los baluartes del club a lo largo de la temporada. Pocos pudieran imaginarse que ejercería tanto el papel de liderazgo, sobre todo tras la desgraciada lesión de Sergio Llull. Y “el Facu” se comportó como un fenómeno, arrastrando con su entusiasmo a los suyos, haciendo magia como en la instantánea. Su correosa defensa, sus triples tras bloqueos y asistencias allá donde tocase, se impregnaron de ese barniz del “todo por ganar”.

4.- Fabien Causeur. El máximo anotador y el hombre más destacado de la gran final, ha realizado un excelso último tramo de dos meses aproximadamente, fundamental en los esquemas de Pablo Laso. Su frialdad para anotar triples (3 de 3 en la gran final, para completar 17 puntos), sumado al coraje y potencia para entrar a canasta, como en la instantánea, ha servido para que sea un ídolo más en la afición blanca.

5.- Felipe Reyes. ¡Ay, Felipe! No se podría entender este título sin él. Sus rebotes en momentos imprescindibles, cuando había que cogerlos, forzar faltas, anotar sus semiganchos… Cuando Felipe Reyes estaba en pista, sucedían cosas buenas para el Real Madrid. El “capi” siempre tendrá esa huella. Por eso siempre hay que destacarle.

6.- El “tipo grande”. Quien encauzó la final para que el Real Madrid lograse este su décimo título europeo. La trayectoria de Walter Tavares ha sido exponer, capítulo a capítulo, semana a semana, a uno de los hombres más determinantes del baloncesto europeo. Con todo su desarrollo, con sus errores y sus benditos aciertos. Sea Semen Antonov como en esta imagen, sea Vesely en la final, sea cualquier jugador a lo largo de sus participaciones en esta Euroliga, Tavares se ha reafirmado como lo mostrado en esta instantánea: el “tipo grande”.

7.- ¿De pundonor y raza hablamos? Hay que incluir a Rudy Fernández. Es impepinable. En una de sus mejores temporadas, cuando su maltrecho cuerpo más le ha respetado, se ha hecho notar como otro de los grandes. Su defensa a Datome en la final es un ejemplo más de lo que es capaz de hacer, de leer la jugada un segundo antes que el resto, para anticiparse y enloquecer al contrario. Como en toda la trayectoria europea. En la imagen, DeAndre Kane, del Maccabi, sufre las consecuencias. Hubo muchos maltrechos por la sabiduría de Rudy. Muchos.

8.- Jaycee Carroll puso lo que siempre hace: anotar suspensiones. Algunas lejanísimas, otras de lo más exigentes. La racha con la que se rompió el encuentro ante CsKA Moscú fue la guinda a una excelente temporada: 5/10 triples en la Final Four, un 8/13 de absoluta locura en los cuartos de final ante Panathinaikos. Y un 43,2% en la agotadora liga regular es como para recrearse con esta acción, tan perfecta, tan bella. Una y mil veces. Jaycee Carroll y los triples, todo uno.

9.- Gustavo Ayón, otro de los que han sufrido un tiempo prolongado por las lesiones. Sin embargo, cuando estuvo, se hizo grande, muy grande, como en esta jugada de la final. Ahora eran sus rivales los que miran hacia arriba. El mexicano ha tenido actuaciones extraordinarias. Otorgamos sobre todo mucho mérito su participación en la eliminatoria ante Panathinaikos, con un 62,5% en tiros de campo y casi 4 asistencias (3,8) por envite. La solidez interior.

10.- Y acabamos. Valga por delante que, entre esta euforia, quien más lo disfruta parece ser Sergio Llull, que apenas pudo participar. Como también se perdió encuentros Anthony Randolph, el propio Kuzmic (desde el 20 de octubre). Valga esta imagen para ensalzar la gran actuación en la final de Trey Thompkins, las importantes aportaciones de Santiago Yusta, de Chasson Randle o Dino Radoncic, las horas de mucho trabajo y poco sueño de Pablo Laso y su cuerpo técnico. En definitiva, todos formaron parte de un equipo campeón. Campeón de Europa.