Panathinaikos o la hora de los valientes

Panathinaikos o la hora de los valientes
El OAKA será un baluarte más (Foto: Euroleague/Getty)

Antonio Rodríguez

El Real Madrid abre este martes los cuartos de final de Euroliga ante Panathinaikos, en Atenas. La presión por verse en puertas de Final Four, por la baja de última hora de Facundo Campazzo, el tener el factor cancha en contra y el propio infierno que supone el afamado OAKA, viciado más si cabe ante la polémica que rodea a los verdes en su comunicado deseo de abandonar esta competición para la próxima temporada -al menos, del presidente-, hacen que los dos encuentros que encararán los hombres entrenados por Pablo Laso, se conviertan en un reto supremo. La hora de los valientes.

Y llegar a uno de los recintos más coloridos y hostiles de Europa desde su inauguración en 1995. En él se han escrito muchas historias y esta tarde, a partir de las 20:15, se completará otra página. El Real Madrid, que tras una multitud de lesiones había conseguido rearmarse de cara a este último tercio de la temporada, notificó ayer la desgraciada noticia del obligado paso por el quirófano de Facundo Campazzo y tratar con una artroscopia su rodilla dañada, algo que retoca muy mucho las posibilidades blancas. ¿Es decisivo? Digamos que importante. Pero hay soluciones.

¿CÓMO ES EL PANATHINAIKOS DE XAVI PASCUAL?

Si los helenos han quedado cuartos en la clasificación final de la liga regular, no es casualidad. Con la segunda temporada del catalán Xavi Pascual al frente, muchos de los jugadores saben ya de las normas y gustos de su entrenador. Y éste, a su vez, ha ido moldeando un plantel acorde al baloncesto que quería mostrar. Se trata de un equipo en el que han sacrificado centímetros interiores por sumar habilidades atléticas. 

Físicos imponentes y polivalencia para unos hombres que, exceptuando los bases Pappas, James, Denmon y Lekavicius, o los interiores más claros que tienen, Vougioukas y Adreian Payne, absolutamente todos pueden defender a jugadores de tres posiciones sin problema alguno. El baile de cambios de asignación permanente en defensa es un arma perfectamente estudiado y medido en su segundo año de trabajo. Aleros que pueden mantener varios segundos la marca de cualquier base en uno contra uno o escoltas, incluso bases -como Nick Calathes-, que pueden “apretar” a pívots, es de las enormes ventajas con las que cuentan.

Tiradores contrastados y resolutivos en uno contra uno para finalizar en suspensiones, como Mike James, Matt Lojeski y Chris Singleton, les hacen temibles a campo abierto. Y en la dirección, la mayor efectividad y el “hacer el lío” al rival, pasa por Nick Calathes, el auténtico general en pista.

Vale, como exposición del equipo, ya la tienen. Ahora vamos a explicar realmente cómo es este Panathinaikos. A poner nuestro sello de Endesa Basket Lover y responder al “…y todo esto, ¿para qué sirve?”.

NICK CALATHES, UN SABIO EN PISTA

El greco-estadounidense a acabado siendo un genio de este deporte y uno de los reyes de la Euroliga. Por él, pasa absolutamente todo. Pueden mirar sus bajos porcentajes en el tiro exterior (poco más del 27% en triples) o su presunta lentitud en la pista, como prefieran. Sin embargo, es un fenómeno marcando tiempos, jugadas y lo que “debe ser” el baloncesto de los suyos a cada instante sin privarse de brillo personal.

Nick Calathes, el mariscal de todo (Foto: Euroleague/Getty)

Uno de los grandes peligros que tiene este Panathinaikos es el juego del bloqueo directo en el centro. Porque tienen a Nick Calathes. Así de simple. Puede matar a sus rivales de muchas formas, pero si esquematizamos, lo dejaremos en tres modelos a seguir:

-          Primera, que él anote. Como no es un tirador exterior muy fiable, con su altura y potencia, empuja y empuja hasta llegar a la distancia suficiente para sentirse cómodo en el tiro. Si es el pequeño quien mantiene su posición, le llevará hasta la zona. Si es un hombre grande, estudiará cuánto reculará ganando metros hasta la suspensión corta. Y si no lo hace y se mantiene firme, por velocidad entrará hasta la bandeja.

-          Segunda, asistencia a la continuación del bloqueo. ¡Viva el “alley-oop”! Porque allí los usan mucho. Calathes tiene esa sabiduría-tranquilidad-oportunismo para ver que si es el pívot rival quien salió a defender el pick&roll, entender que la continuación estará más libre. Y no necesita de pases picados que se compliquen a la hora de capturarlos. Estos hombres que bloquean y continúan, suelen ser James Gist, Thanasis Antetokounmpo, Chris Singleton o Adreian Payne. Capaces de coger casi cualquier pase bombeado. Incluso una ayuda sobre ellos, se las ven y se las desean en intentar frenar a tipos que van en carrera con toda la potencia que poseen…y su salto vertical y su envergadura… O sea, que una vez arrancados, lo de la estatura cuenta muy poco.

-          Tercera, ojo con la línea de fondo. El reclamo defensivo a ese pick&roll es tan grande, que Xavi Pascual tiene muy claro que la línea de fondo es un ángulo ciego muy importante para que sus hombres la remonten y cuando se espera un final reflejado en cualquiera de las dos acepciones anteriores, sea alguien quien la remonte, pueda recibir y tenga la misma finalización: una bandeja/mate (¿recuerdan los dos mates de Antetokounmpo así, en el reciente partido ante Valencia Basket? En un bloqueo y continuación, los defensores tienden a adelantarse y dejar el fondo de la pista más desguarnecido. En todo este entramado, entra la sabiduría de Nick Calathes para saber a dónde debe enviar el balón.

Cuando aparecen los hombres interiores de rotación, sobre todo Iannis Vougoioukas, al ser más lento y de menos físico, juegan más al poste bajo. Prefiere continuar bloqueo y ganar la posición para jugarse el uno contra uno de espaldas al aro. En este juego de poste bajo, la inclusión el pasado mes de marzo de Adrian Payne ha sido muy importante. Aunque haya disfrutado de pocos minutos de juego por su lógica inadaptación -aún- al baloncesto en Europa, se puede jugar con él claramente interior o se puede unir al festín del “alley-oop”. Es un combo perfecto para ellos y un arma que puede brillar especialmente frente al real Madrid.

K.C. Rivers fue primordial en la liga regular ante Real Madrid (Foto: Euroleague/Getty)

Y para completar todo este bosquejo, añadan las rachas de sus tiradores. Recuerden cómo K.C. Rivers fue primordial en el OAKA ante el Real Madrid el pasado noviembre, con 20 puntos. Las posibilidades de triples que pueden dar partiendo desde el un lado débil desguarnecido de efectivos, con la buena circulación de balón que tienen, Matt Lojeski, Chris Singleton o una ametralladora ya conocida en España, como Mike James, son terriblemente sobresalientes.

Todos son condicionantes para llevar el encuentro a un nivel de intensidad muy alto, poder elevar también muchísimo el ritmo de juego (no hay más que ver a todos estos atletas, lo que pueden hacer en contragolpes que a nada que puedan, lo inician) y ante su orden defensivo, en medio de toda esa locura de cambios automáticos de un hombre con otro, a una concentración máxima para atacar toda esa telaraña. Son muchos factores a favor. Repetimos, han quedado cuartos en este “wild west” de la fase regular de la Euroliga, por méritos propios. Y está el OAKA.