Entrar    |    Regístrate
Mundo Basket
 
 

Desde Endesa Basket Lover queremos vuestros recuerdos. Que forméis parte de la historia también. Momentos que marcaron vuestras y nuestras vidas, imágenes que sirvieron para inmortalizarlas. Y eso es lo que queremos, enmarcar todos esos retratos, que forman parte un poquito de nuestras vidas. Cada semana os mostraremos una instantánea para que nos cuentes dónde y cómo lo viviste. Seguro que sirvieron para enamorarte aún más de este deporte. Cuáles eran tus expectativas a partir de ese momento, qué supuso para ti aquel día, cómo lo recuerdas. Siempre hay historias alrededor de estos retratos, algunas incluso que ayudan a acrecentar su épica. Siéntete partícipe y háblanos de tu experiencia. Endesa Basket Lover servirá como tablón y escaparate. Estamos deseando escucharte.

RETRATO Nº 31: “FERNANDITO” ROMAY
por Antonio Rodríguez 26 de Octubre, 2017

Liga 83/84: Arabatxo Baskonia 72-87 Real Madrid (10.09.83)

Fue el gigante de este país, del Real Madrid, de la Selección Española, durante muchos años. Y miren que él decía que “yo, entre los altos, era el más bajo”en torneos internacionales. Sus 213 centímetros le hacían sentir eso. A nosotros, como nimiedades delante de aquel gigante. Viaje a Madrid desde su Coruña natal a mediados de los 70. Imaginen lo que era un tipo de esta estatura en la España de los 70. Eso, y su 58 de pie, en un país donde ni tan siquiera en su capital, se encontraban zapatillas de su tamaño. En 1979, en un encuentro en Móstoles ante Cuba, debutó como internacional y estuvo defendiendo sus colores hasta 1990 y tras buscar en 1993 otros horizontes fuera de su Real Madrid del alma, aterrizó en ‘casa’, en el OAR Ferrol, para acabar retirándose en Zaragoza en 1995.

“Fernandito”Romay es ese tipo grande y entrañable, con aspecto de torpón que, muchas veces machacado por los árbitros, sonreía con cara de asombro y levantaba el brazo reconociendo la falta con toda la resignación. Era un infierno para los rivales por lo que pudo llegar a intimidar. En cuántos pabellones, los aficionados acababan hasta el gorro de él y de sus tapones. Cuántos americanos emborronaban sus actuaciones ante su sombra. Y poco a poco, en trabajo sordo, iba mejorando temporada tras temporada. Y cuando Fernando Martín dio el salto a la NBA y gozó de minutos, fue el mejor tanto en el Real Madrid como en el Equipo Nacional. Con oportunidades y minutos, cumplía como un campeón.

Siempre, siempre fue todo voluntad y profesionalidad. Voluntad, a veces excesiva. La foto que ilustra nuestros “RETRATOS DE UNA VIDA”, parece hasta cómica, con el pobre Iñaki Garaialde en su regazo, intentando proteger el balón y con Junguito mirando, casi alucinado, la escena. Él era así. Un tipo simpático, que hacía equipo, cuyas carcajadas leyendo tebeos de “Zipi y Zape”eran notorias en la cabina de los aviones, por grandes que fuesen y no podía aparcar ese gracejo a su retirada. Y se convierte en un personaje público, en un embajador de diversas causas. Y bien que lo agradecemos.

¿Qué significaba Fernando Romay en el baloncesto que conociste? AHORA TE TOCA A TI. 

(ACB Photo). (ACB Photo).
  • Compartir en:
 
Escribe un comentario