Retrato nº38: La copa del Joventut de Ricky & Rudy

Retrato nº38: La copa del Joventut de Ricky & Rudy

Antonio Rodríguez

Final Copa del Rey 07/08: Tau Cerámica 80-82 DKV Joventut (10.02.08)

A punto de cumplirse 10 años de esta gran hazaña. Porque lo fue. Hubo un momento en que Baskonia fue el ‘rey de Copas’ en este país. Desde 1994 a este 2008, cinco Copas del Rey fueron suyas y era la octava final disputada en tal periplo. El F.C. Barcelona, por ejemplo, disputó 6 en tal ciclo y el Real Madrid, 3. Estaba en casa, donde había sido el único anfitrión -en este formato de 8 equipos- que pudo quedar campeón en 21 ediciones. Todo estaba preparado para un nuevo cetro.

Enfrente, el DKV Joventut, campeón de la Copa 11 años antes y 10 sin jugar una final. Sin embargo, Aíto García Reneses tenía un plan tras su vuelta a Badalona: hacerles ganar un título. Tomó las riendas del club en 2003 nuevamente y construyó como a él le gusta: con tiempo y mimo. Y fue moldeando a un Rudy Fernández que iba enfilado hacia la élite del baloncesto, mientras creaba a Ricky Rubio y Pau Ribas. Se las hicieron pasar canutas al futuro campeón de liga, Real Madrid, un año antes en semifinales ligueras. Y llegó esta Copa, con los “cadetes” más que formados.

Nunca olvidará el médico del club verdinegro, Víctor Laínez, que el día de la final, en el comedor del hotel, coincidieron con los baskonistas: “Y mientras ellos estaban callados, comiendo, que parecían ya concentrados, nuestros jugadores estaban de bromas, como chiquillos, en un ambiente más distendido. El pálpito era, viendo esa escena, que esa inconsciencia nos iba a hacer ganar”.

Y cierto fue, porque en los momentos más calientes, con el ambiente adverso, supieron jugar como veteranos y campeones. Rudy Fernández, MVP nuevamente de esta edición con 22 años entonces, anotó 32 puntos y se desquitó de su primer y triste MVP -logrado cuando su equipo perdió, precisamente ante el Tau Cerámica en 2004-, siendo el héroe junto al desparpajo de Ricky Rubio, ya una estrella con 17 años.

En Badalona nunca olvidarán esta edición de Copa, porque fue especial. Ni tampoco el aficionado al baloncesto. Ahora toca recordar sobre aquellos momentos. ¡AHORA TE TOCA A TI!