RETRATO Nº 20: “LA MAGIA DEL UN, DOS, TRES”

RETRATO Nº 20: “LA MAGIA DEL UN, DOS, TRES”

Antonio Rodríguez

Liga 86/87: Estudiantes Caja Postal 104-88 Magia Huesca (13.09.86)

Pocos ritos han sido más famosos en la historia de la Liga Endesa que el “Un, dos, tres” en los tiros libres de Granger Hall, cantados al unísono por todo el pabellón. Un método de concentración del estadounidense para encarar los tiros libres, que en cada ocasión, en cada una de las 2949 veces que se dirigió a la línea de tiros libres a lo largo y ancho de su carrera en nuestra liga, ejecutaba. Bote parsimonioso, acompasado con flexión de piernas, coger el balón con ambas manos y disponerse a soltarlo para el siguiente bote. Tres veces así. Y luego, lanzar. Un rito que le sirvió para anotar un porcentaje del 72% desde el 4.60 de distancia. Un rito que se fue adueñando de los aficionados, sintiendo un deseo irrefrenable de cantar sus tres botes. Valladolid, Huesca, Manresa, Sevilla, Salamanca y Huelva fueron testigos anfitriones de ello. El resto de canchas ACB, durante 433 encuentros, lo secundaron.

Granger Hall es uno de los iconos de nuestra liga. En breve, Felipe Reyes batirá su récord reboteador que aún ostenta el estadounidense que Mario Pesquera trajo desde la universidad de Temple. Pero si asociamos a Granger Hall con un recuerdo, son sus años de Huesca. En el Magia Huesca. Posiblemente sea el mayor icono de la historia del club, junto a Brian Jackson, Pagés o Alberto Alocén. Huesca, el Peñas Recreativas, un club que vivió sus días de gloria sobre los anchos hombros de este protagonista en el segundo lustro de los 80’s. En 1996 una ciudad y una gran afición se quedaron sin ACB, algo huérfanos, porque ellos representaban por empuje y amor a unos colores, todo lo mejor de las aficiones de nuestra competición. Todo ese calor, la ambición y el afán por ganar de un equipo modesto, lo retrataba perfectamente Granger Hall. Y su “Un, dos, tres” como catálogo.

Si eres oscense o te enamoró aquel Magia Huesca, si lo recuerdas con la claridad y el cariño con que nosotros lo hacemos, cuéntanos tus recuerdos y tu vivencia. ¡AHORA TE TOCA A TI!